Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2006

Emigrantes españoles

Querido amigo:
ace poco veía en un periódico la fotografía de un barco atestado de emigrantes españoles que habían cruzado el Atlántico en un viejo barco de vela, desde Canarias hasta Venezuela, para buscarse la vida por las bravas. Eran tipos flacos, con los pómulos afilados, las púas de las barbas asomándoles en los mentones sin afeitar, de pie en la cubierta de una precaria embarcación que todavía nadie llamabacayuco. Calculo que la fotografía debería de tener unos cincuenta años, y lo cierto es que no hace tanto, y todavía hace mucho menos que una de las palabras que primero aprendíamos en el colegio era la palabra emigrante ―los que salían de su lugar de origen en busca de mejor fortuna―, los españoles que hacían las maletas y subían a un tren que los llevaba a trabajar a una fábrica de Alemania o que subían a un barco como el de la foto que te cuento para buscarse la vida en Suramérica. Sin embargo, fíjate, cuando yo iba al colegio la palabra inmigrante no era más que eso, una pa…

Lisístrata en Colombia

Querido Cristóbal, llevo toda la vida escuchando a los que se supone que en-tienden que es el dinero lo que mueve el mundo, y que si uno hurga un poco en la llaga de las guerras más tarde o más temprano acabará dándose cuenta de que el motivo principal por el que estas suceden es por el dinero, por el dinero puñetero. Pero lo cierto es que no me gustan las teorías conspirativas, y enseguida desconfío del que me habla del petróleo de Iraq o de otros intereses ocultos que motivan las guerras, y aunque no niego que estas teorías pueden llegar a tener algo de verdad no me gustaría ser tan ingenuo como para pensar que el dinero, sólo el dinero, pueda ser la causa de tanta destrucción y tanta miseria.
 demás, según he podido comprobar estos días, ya no es el dinero lo que mueve mundo, sino que tal vez lo que haga avanzar este planeta sea lo mismo que lo haya hecho avanzar siempre, querido amigo. El sexo, Cristóbal. Tal vez sea ésta una cuestión interesante para que la tratéis en la sección d…

El siglo XXI

Pues ya ves, querido Cristóbal: el lunes, cuando se cumplió el quinto aniversario de lo de las Torres Gemelas, de pronto me acordé de cuando de niño mi madre me hablaba del día que mataron a Kennedy. Me contaba mi madre que se acordaba perfectamente de lo que estaba haciendo aquel 23 de noviembre de 1963 cuando una bala reventó la cabeza de uno de los presidentes más carismáticos de toda la Historia de Estados Unidos. Con el tiempo, Cristóbal, descubrí que no sólo mi madre, sino que mucha gente también se acordaba de lo que estaba haciendo el día de la muerte de JohnFitzgeraldKennedy, de lo que hacía en el preciso instante tal vez. Y es que quizá aquel día, Cristóbal, hace ya cuarenta y tres años, fue como si el mundo, la gente, de pronto hubiera perdido la inocencia.
Pensamos, querido amigo, y lo pensamos de una manera equivocada, que lo tenemos todo bajo control, que si el sol se levanta cada mañana y el otoño sucede al verano y a aquél lo sigue el invierno nada podrá hacernos daño, …

Todo sigue igual

Bueno, Cristóbal, ya estamos aquí otra vez con las separatas. Hace poco más de un mes que castigué a los oyentes con la última, y me da la sensación de que, si hubiese tardado un poco más de tiempo en ponerme delante del micrófono, tal vez el mundo habría cambiado tanto que hasta nos costaría trabajo reconocernos. Te lo digo porque, según dicen los expertos, el verano ahora dura doce días más que antes ―lo que para quienes nos pasamos el día mirando el cielo deseando que llueva no es una buena noticia―, y, para colmo, hemos apeado a Plutón del rango planetario. Será lo que tiene la distancia: quizá estar tan lejos del sol tenga la culpa de que a uno no lo tengan en cuenta.
Eso en cuanto a la astronomía, porque, no nos engañemos, nada más bajarnos un poco de las nubes nos percatamos de que por aquí todo sigue más o menos igual: los árboles que arden en verano y los inmigrantes que llegan a las costas de Canarias mientras en Bruselas miran para otro lado. Será que las fotos junto a los s…