Entradas

Mostrando entradas de 2008

La crónica especializada (CEADE)

Imagen
ANDRÉS PÉREZ DOMÍNGUEZ
Escritor
Escrito por Patricia Lomas
“Me gustaría ser un escritor invisible”
Prefiere desaparecer detrás de las historias y que la novela deje de pertenecerle en manos de sus lectores. Sonriente y en pose relajada, se muestra humilde y entusiasmado al hablar de su trabajo. Tres éxitos en las librerías y multitud de premios acompañan a un sevillano que escribe sin dejarse condicionar por el mercado literario
Andrés Pérez Domínguez (Sevilla, 1969), comenzó a ganar conciencia en sí mismo como escritor tras participar en diversos concursos literarios de los que resultó premiado. Es el autor de las novelas El síndrome de Mowgli (Premio Luis Berenguer, 2008), El factor Einstein, La clave Pinner, las novelas cortas Los mejores años (Premio José Luis Castillo-Puche, 2002) y Duarte (Premio Tierras de León, 2002), la colección de cuentos Estado provisional (Premio Ciudad de Coria, 2001), y el relato Ojos Tristes (Premio Internacional de Cuentos Max Aub, 2001). Además, conduce e…

El cuento de Navidad de Lionel Neykov

Imagen
Cristóbal, tecleo esta separata al mismo tiempo que escucho una canción en mi ordenador. Durante los últimos días la he escuchado muchas veces, no sólo buscándola en Internet, sino también en la tele, en el anuncio de la Lotería de Navidad, que, aunque a mí no me ha tocado nada, me alegro mucho, no te puedes imaginar cuánto, que le haya tocado a este chaval de Nueva York que ha escrito esta canción que escucho ahora, Freeze my senses, que el tío grabó con su guitarra frente a una web cam, la ha colgado en You Tube, y a los pocos días lo han llamado de una agencia de publicidad española para usarla en la campaña de la Lotería de Navidad.
Esto de la suerte de Lionel Neykov es como uno de esos cuentos de Navidad que acaban haciéndose realidad, querido amigo. Como el náufrago que lanza una botella al mar con un mensaje dentro sin poder soñar siquiera que la marea le va a traer de vuelta una respuesta que le va a cambiar la vida. El otro día vi en el telediario a Lionel Neykov, Cristóbal, t…

Los zapatos de Muntazer al Zaïdi

Imagen
Cristóbal, qué quieres que te diga: a mí cae la mar de bien este periodista iraquí, Muntazer al Zaïdi, el que le ha tirado los zapatos, los dos, a Bush en una rueda de prensa el otro día. Si te digo la verdad, Muntazer al Zaïdi para mí ahora es un héroe por haber tenido las agallas de hacerlo. Y aunque parezca una tontería con la que no se va a conseguir nada más que llamar la atención de las televisiones, el zapatazo de este periodista iraquí a Bush para mí es un símbolo que resume los ocho años de oscuridad de una presidencia norteamericana que ha tenido como eje una guerra sin sentido que ha convertido a Iraq en una patata caliente con la que nadie sabe muy bien que hacer. Nada de lo que se ha dicho o escrito en contra de Bush me parece más elocuente, simbólico, que lo del zapatazo del otro día. Pero también, y eso es lo triste, querido amigo, el zapatazo de Muntazer al Zaïdi es una metáfora desarmante de la impotencia de quienes llevan cinco años invadidos por un país extranjero c…

Los asesores de Obama

Imagen
Cristóbal, me he enterado de que han venido a Sevilla dos asesores de Barack Obama para aconsejar al alcalde, no sé muy bien de qué, pero supongo que le van a decir cómo tiene que hablar, cómo tiene que vestirse, qué gestos debe utilizar si quiere que su mensaje cale en la gente. Es decir, que lo de los retrasos en las obras de metro está muy bien, o que el tranvía de la avenida de la Constitución, con las antiestéticas catenarias, no es el despilfarro de dinero más grande que se recuerda, por lo menos, desde la época de la pirámides. Al cabo, querido amigo, cuando de cumplir sueños se trata lo mejor, parece ser, es hacerlo cuanto antes.
Me hago cargo de que gobernar no debe de ser fácil, y, fíjate, aunque no lo parezca por lo que te estoy contando, estoy seguro de la buena voluntad de Sánchez Monteseirín, pero los políticos con buena voluntad -o los que sólo tienen buena voluntad- a la larga suelen dejar un mal sabor de boca, y algunos, por desgracia, no son capaces más que de provoca…

Las putas y los supermercados

Imagen
Cristóbal, yo hasta ahora sólo lo había visto en algún documental de estos dramáticos que ponen en la tele ahora que por fin todos los políticos parecen haberse puesto de acuerdo en una cosa: no es que haya crisis, sino que, como esto siga así, nos vamos a ir todos, literalmente, al carajo. En la tele había visto a gente de lo más normal, quiero decir gente bien vestida y que no tiene aspecto de estar pidiendo por la calle, rebuscando en los contenedores de basura de las puertas de los supermercados. Si ya me dejó sentado de culo verlo en la pantalla imagínate lo que es estar paseando por una calle del centro de Sevilla, a medianoche, y encontrarte a un hombre mayor, con pinta de jubilado, bien vestido, con las manos protegidas por unos guantes y revolviendo en el contenedor de basura que está en la puerta de una frutería. Yo no sé a ti, querido amigo, pero a mí ciertas cosas me dejan las piernas temblando. La línea que separa el bienestar de la pobreza es tan frágil que me dan escalof…

La vida es sueño

Imagen
Cristóbal, no sé si te has enterado, pero por lo visto este mundo en el que vivimos no es un mundo real, sino más bien un reflejo burdo de otro mundo perfecto que habita en las pantallas de los ordenadores y en los cables del teléfono por donde navega la información; un mundo que podemos construir a nuestra medida, como queramos, un lugar, querido amigo, donde la gente puede inventarse una existencia a la carta en la que no quepan las miserias del mundo en el que todavía nos empeñamos en vivir mucha gente, los que todavía pensamos que hay vida a este lado de la pantalla del ordenador.
Yo nunca he entrado en Second Life, pero parece ser que es como una película en la que cada uno puede elegir el papel que quiera interpretar. Con sólo mover los dedos sobre el teclado, uno puede salir de compras, ligarse a una a tía de esas de las que quita el aliento sólo con imaginarla o ponerse al volante de un Ferrari sin tener que rehipotecar la casa o el futuro de tus hijos. Y, como en una historia…

La impunidad

Imagen
Pues sí, Cristóbal. Ya te lo he contado más de una vez. La última, hace pocas semanas. A mí los tipos que llevan uniforme con tres tallas más pequeñas de las que les corresponde me dan cada vez más asco. Tres gorilas de estos -y cuando digo gorila no me refiero tanto a sus músculos como a su capacidad cerebral- se cargaron a un chaval de 18 años el otro día en Madrid. Un empujón, una tontería, y bueno, ya sabemos todos lo que ha pasado y no voy a contarlo yo otra vez. Prefiero quedarme con el gesto silencioso de sus compañeros de clase el otro día, tan sensatos, tan jóvenes y tan lúcidos, que me hace pensar querido amigo, que, a pesar de todo, a lo mejor el futuro que nos espera no es tan malo, que a pesar de la mierda de mundo que les vamos a dejar en herencia a estos chavales es posible que al final sean capaces de apretar los dientes y tirar para adelante, como todos hemos tenido que hacer en un momento dado.
Pero, como te digo, estoy harto de hijos de puta nazis a los que les babea…

Biografías por encargo

Imagen
Cristóbal, hay mucha gente que asegura que esto de escribir es un don, pero yo no estoy de acuerdo. Aunque, para llevarme la contraria yo mismo -ya ves, también me gusta contradecirme a mí mismo-, también te diré lo que le digo siempre a quienes me preguntan cómo lo hago: que a escribir no se puede enseñar, pero tal vez sí se pueda aprender. En fin querido amigo, que yo creo que lo hago igual que camino, de la misma forma que me tomo un café o me duermo una siesta: me sale de una forma natural aunque al mismo tiempo hay que trabajar mucho para sacar un folio adelante. Una cosa muy rara.
Pero no es de escritura creativa de lo que quiero hablarte hoy. Viene esto a colación porque he visto en las noticias que hay una empresa a la que puedes llevar viejas fotografías de tus abuelos, por ejemplo, y después de que les cuentes la historia de su vida te fabrican una biografía ilustrada, con lo que la vida de cualquier persona de la calle puede convertirse en un libro, con una prosa digna y fo…

El síndrome de Mowgli en Fondo de catálogo

Imagen
Andrés Pérez Domínguez: "Una buena novela debe dejar un poso después de leerla". Tras irrumpir en el mercado literario nacional con dos novelas ambientadas en el contexto de la Segunda Guerra Mundial, el sevillano Andrés Pérez Domínguez acaba de ver publicada la obra con la que se erigió vencedor de la edición 2007 del Premio Luis Berenguer de novela. El Síndrome de Mowgli (Algaida '08) es su título y encuentra su acción en la España actual, en la que un ex boxeador metido a matón, verá como su vida da un giro con la reaparición de un viejo amor, que le llevará tomar una serie de decisiones que pueden acabar con su vida. Una novela de ambiente negro, pero con la pasión y la redención como principales motores de su historia.(Fotos: Susana Alfonso)
El Síndrome de Mowgli me ha parecido, por su estructura, una especie de juego en el que proporciona al principio las mínimas pistas para que el lector, junto al protagonista, no conozca la imagen completa hasta el final.
Sí. Al pr…

El síndrome de Mowgli en El Libro Andaluz

Imagen
Es esta una novela en gris marengo. No puede llamarse negra porque hasta la página 193 no aparecen los golpes, nunca gratuitos ni excesivos a lo largo de la obra. El libro de Andrés Pérez Domínguez tiene sin embargo un tono nocturno, de alcohol y violencia contenida donde quien gana en realidad –y eso no llegamos a saberlo– es un perdedor que se nos hace inmensamente simpático desde el principio.
Pero hay varios detalles más que anotar en la vida de este superwelter que incluso en edad y hechuras no anda muy lejos del aspecto físico del autor. Uno que, sin saberlo o sí, se desmenuza en los personajes que pudo ser, como hizo Pessoa, y en este caso en el tipo canalla y dulce de un boxeador fracasado que mantiene un corazón más puro de lo que él mismo imagina, y con el que el lector intima enseguida. La belleza de la derrota bien ganada a pulso.
Formalmente, la novela tiene una consistencia sin costuras. Pérez Domínguez es narrador de un tirón, como hay que serlo, sin forzar el verbo ni re…

El nuevo inquilino del Despacho Oval

Imagen
Cristóbal, este mes de noviembre ha traído dos cosas que yo llevaba mucho tiempo esperando: el frío, menos mal, conque ya puedo ponerme una buena cazadora y darme un paseo mientras el aire me hiela la cara, y un nuevo inquilino en la Casa Blanca. No es que la llegada de Obama me vaya a reducir el recibo de la luz o que cuando llene el depósito del coche vaya a tener que pagar la mitad, qué va. Ni siquiera me va a costar menos dinero la comida de Navidad -ya sabes: antes pavo, luego conejo, y este año no quiero ni pensarlo- o mis novelas se van a convertir de la noche a la mañana en eso que los entendidos llaman best sellers internacionales. Pero el caso es que aunque a la postre tal vez Obama no sea más que el mismo perro pero con distinto collar, hacía falta un soplo de aire fresco en la Casa Blanca. Creo que es la primera vez, Cristóbal, en que la gente, ganase el candidato republicano o el demócrata, iba a mirar el futuro con ilusión porque lo que más importa no es quien se va a se…

Los amables vigilantes del metro de Madrid

Imagen
Para Antonia J. Corrales, que tenía ganas de leer este artículo Cristóbal, ya sabes que por algún problema genético no suelo llevarme bien con la gente que viste uniforme, sobre todo si tienen malos modales y yo, tan cabezota o tan ingenuo que nunca aprendo, en lugar de ir a lo mío todavía intento enseñárselos. Los buenos modales, quiero decir. Como sabes, llevo un par de meses de promoción con mi nueva novela, y cuando uno anda viajando de un lado a otro, siempre termina encontrándose un tipo metido dentro de un unforme que, por alguna razón, la mayoría lo lleva dos o tres tallas más pequeña de la que le corresponde, como si las empresas de seguridad que los contratan no pudieran pagarles ropa de su talla, y ahí los tienes, pobrecitos, a muchos vigilantes jurados, con esa mala cara y esa mala leche porque les aprietan las camisetas.
A lo que iba: que al final siempre te encuentras a un tipo de estos cuya educación o sus modales son inversamente proporcionales a su mala leche y yo, aunq…

Entrevista en El Tintero

Diagnóstico: El síndrome de Mowgli, de Andrés Pérez Domínguez
Yolanda Barambio Checa
El Síndrome de Mowgli (Algaida), una novela negra al margen de los estereotipos nos hace vivir y sufrir la vida de Rafael Montalbán, llevados por un verbo fácil y cuidado, enganchados por un personaje que siempre llega a las últimas consecuencias de su vida, que asume sus errores. Montalbán quiere volver a empezar, no para enmendar lo que pasó, sino para comenzar una nueva vida alejada de frustraciones pasadas, para ello, el inicio de su nuevo viaje se encuentra en la ciudad donde se perdió definitivamente, Lisboa. Andrés Pérez Domínguez nos hace encontrar el refugio de una buena historia llena de personajes verdaderos, con una trama que sorprende por profunda y redonda. El Síndrome de Mowgli hace que dejemos de tenerlo porque será complicado no identificarse en ninguno de sus pasajes. Todos encontramos nuestro lugar junto a Montalbán que no piensa dejar de buscarlo. ¿Rafael Montalbán es un héroe, un per…

El pulpo Sarkozy

Imagen
Querido Cristóbal: ya te dije alguna vez en este espacio que Nicolás Sarkozy, el mandamás de los franceses, era mi ídolo. Seguro que te acuerdas: lo mismo arreglaba una crisis internacional que se iba a las pirámides de vacaciones con Carla Bruni. Y ahí lo teníamos, tan bajito, con esa cara como de estar silbando todo el tiempo, los michelines astutamente borrados con el photoshop, y se había levantado a una hembra de las que quitan el hipo. Lo normal, supongo, porque de mujeres yo siempre he entendido lo justo, o sea, nada, es que si te ligas a Carla Bruni termines pensando que cualquiera que se te ponga por delante va a ser coser y cantar, que eso de seducir a las mujeres, aunque sólo sea con la intención de salir en primera página o para que tu popularidad no se venga abajo, después de haber encandilado a la Bruni ya no tiene secretos para él. Pero qué va, Cristóbal. Ahora viene Ángela Merkel, la primera ministra -fíjate cómo uso los adjetivos en femenino, por si Bibiana Aído nos e…

El verano eterno

Imagen
Cristóbal, no sé si te he contado alguna vez que a mí me gusta mucho andar, y que si no fuera porque desde donde vivo no hay muchas alternativas, apenas cogería el choche, sino que iría a todos lados andando, en autobús, en bicicleta, en el metro cuando se inaugure o en el tren de cercanías que llevamos demandando tanto tiempo los que vivimos en el Aljarafe donde hay unas cuantas estaciones que cualquier día se caerán a pedazos si no se les da el uso que todos necesitamos.
Pero, a lo que iba: que me gusta caminar, y que, aunque ya hemos pasado el ecuador de octubre, a determinadas horas del día todavía hace tanto calor como si estuviéramos en verano. Ya sé que eso, que haga calor, es algo que le gusta a mucha gente, seguro que a muchos de los que nos están escuchando, pero será porque yo siempre me he considerado un sevillano por casualidad, es decir, que lo mismo podría haber nacido y haberme criado en cualquier otro sitio y haber sido tan feliz, qué quieres que te diga, Cristóbal, pe…

El síndrome de Mowgli en Cuadernos del Sur

Imagen
HÉROES

Una madrugada un tipo con la nariz rota y torcida, con carné falso y sin identidad propia, alguien que no existe en ningún sitio concreto, aunque responde al nombre de Montaner, es entrevistado en un programa de radio donde tiene la oportunidad de contar buena parte de su vida y, de alguna manera, expiar algunas de sus culpas en el pasado. Es la historia de Rafael Montalbán, un ex superwelter, que un buen día renunció a una carrera prometedora en el mundo del boxeo por una mujer, y desde entonces ha tenido una forma poco ortodoxa de buscarse la vida: portero de un club de alterne y matón a sueldo, como se desprende a lo largo de la entrevista. Aunque, después de veinte años, tras reconocer la voz en off de quien un día fuera el amor de su vida, decide encauzar, con otra perspectiva, su triste existencia para volver al punto de partida donde se equivocó y ajustar, de alguna manera, las cuentas a un pasado que, en una frenética búsqueda hacia la felicidad, lo llevará desde Madrid …

El síndrome de Mowgli en ABC de Sevilla

Imagen
Foto: Pepe Ortega «El boxeo es una metáfora de la vida: si te tumban, te tienes que levantar»
9-10-2008
POR Mª EUGENIA GUTIÉRREZ
SEVILLA. Rafael Montalbán, un «tipo con buen corazón aunque con pintas de matón», es el protagonista de «El Síndrome de Mowgli» (Algaida), la última novela de Andrés Pérez Domínguez (Sevilla, 1969) -ganadora del XVII Premio Luis Berenguer-, donde se combina el entretenimiento con la calidad literaria, los valores morales con los sentimientos, dando así vida a la biografía personal de un «héroe cansado». -«El que se sitúa fuera de la comunidad pierde de una forma u otra su cualidad de ser humano y se convierte en una especie de reencarnación de genios malignos, pero señalado y temido por todo el mundo». Rafael Montalbán es una de esas personas que vive al margen de la sociedad. -¡Claro! ¡Es como Mowgli! La complejidad que tiene esta novela es que surge de una metáfora. Y esa metáfora es «El síndrome de Mowgli». Dysney hace unas películas muy bonitas, pero desvirtúa…

Cualquier día me cierran el blog

Imagen
Cristóbal, yo lo siento mucho, pero cualquier día de estos un lector va a pinchar en mi blog para leer las separatas y se va a encontrar con que me lo han cerrado. O un viernes lo mismo se presenta aquí una pareja de la Guardia Civil -espero que al menos nos den las buenas tardes y nos traten de usted, porque ya algunos ni eso- y me lleva esposado al cuartelillo, por bocazas, por decir lo que pienso o por llamar a las cosas por su nombre. No, no te rías, que voy en serio. A este paso no falta demasiado. Tenemos una ministra de Igualdad a la que estamos malacostumbrando tanto que cada vez la veo más a gusto en el papel ridículo de ángel justiciero, desfacedora de entuertos y gilipolleces varias. La última ha sido solicitar la retirada de un anuncio del ministerio de Economía porque lo considera sexista y machista. Indignada está la sufrida ministra porque un hombre dice que no va a dejar a su mujer porque hace unas croquetas que están para chuparse los dedos. Yo, si te digo la verdad, …

Xurxo Fernández

Imagen
Hoy me vais a permitir que me dé un poco de autobombo. Total, es mi blog, así que dónde mejor. Algunos de los que visitáis esta bitácora ya habéis leído estas palabras de Xurxo Fernández sobre El síndrome de Mowgli. Xurxo es este tipo que sale en la foto. Escribe en El Correo Gallego, y tiene la buena costumbre de disfrutar con mis libros. Estoy convencido de que si no le gustaran también me lo diría, o, simplemente, no hablaría de ellos. Yo llevo un espacio de libros en Punto Radio, y la única condición que le puse a mi amigo Cristóbal Cervantes -en realidad no fue una petición, porque entre amigos sobran estas cosas: fue un comentario- que sólo recomendaría libros que me gustasen y que jamás hablaría de mal de un libro aprovechando que soy colaborador de un medio de comunicación. Cualquiera que haya escuchado La Biblioteca de Protagonistas, los jueves sobres las 13,30 h en Punto Radio sabrá que estoy diciendo la verdad. Claro que tengo mis gustos y mis preferencias, mis filias y mi…

El síndrome de Mowgli en El Correo Gallego

Imagen
Cuando no hay un lugar en el mundo
05.10.2008 Andrés Pérez domínguez publica ‘El Síndrome de Mowgli’ en Algaida, premio Luis Berenguer
TEXTO: J. MIGUEL GIRÁLDEZ FOTOS: FERNANDO BLANCO
Andrés Pérez Domínguez, fotografiado durante la entrevista, esta semana en CompostelaEn pocas semanas he hablado dos veces con el gran Andrés Pérez Domínguez. El sevillano alcanzó un éxito notable con su novela anterior, El factor Einstein. Hablo con él en Santiago, de la mano de María Arias, siempre atenta, siempre al quite literario. Gracias, María, o sea. Y Andrés, qué decir. Un tipo estupendo. Descubro que tenemos amistades comunes, admiraciones comunes también: Luis Mateo Díez o José María Merino, uno de los más grandes narradores de cuentos de este país, junto a Antonio Pereira, pongamos por caso. Merino es buen amigo de Pérez Domínguez, y Andrés me dice que tiene cuentos preparados. A ver qué pasa. El síndrome de Mowgli acaba de ganar el premio Luis Berenguer de novela, y Algaida (Anaya) acaba de sac…

El síndrome de Mowgli en ABC de Galicia

Imagen
«El boxeador encarna como nadie al perdedor con dignidad, es una metáfora de la vida»


EVARISTO AMADO SANTIAGO
Casi sin quererlo, y a golpe de lanzamiento, Andrés Pérez Domínguez (Sevilla, 1969) se ha convertido en un compostelano más. Tras visitar la capital gallega para presentar «El factor Einstein», el periodista y escritor andaluz regresa con la premiada «El síndrome de Mowgli» (Premio Internacional de Novela Luis Berenguer, Algaida). Muy alejada de los espacios y tiempos de sus predecesoras, la obra recrea la figura de un inadaptado atropellado por los fracasos, Rafael Montalbán, y su odisea hacia la redención.
-«El síndrome de Mowgli» se escapa bastante lejos del escenario de sus anteriores novelas... ¿Tenía ganas ya de dejar atrás la Segunda Guerra Mundial?
-Ocurre que la escribí entre «La clave Pinner» y «El factor Einstein», pero por el azar se publicó después. No quería dos novelas seguidas en un mismo ambiente, pero ocurrió. Aquí el protagonista es un ex boxeador, una figura mu…

Paul Newman

Imagen
Cristóbal, a mí con Paul Newman me pasa lo mismo que con el fútbol, que más que un deporte donde once tíos se ponen a correr detrás de un balón en pantalón corto, me parece el ejemplo más claro de democracia porque es capaz de poner de acuerdo a mucha gente que no tiene nada en común. Pero de eso ya hablamos cuando España ganó la Eurocopa. Lo que te quiero decir es que siempre he pensado que Paul Newman ha sido capaz de poner de acuerdo a todas las mujeres del mundo. No sé tú, querido amigo, pero yo jamás he conocido una mujer a la que no le guste la belleza ecuménica de los ojos azules más famosos de Hollywood. Y a muchos hombres también. El caso es que se nos están yendo estos monstruos del cine, Cristóbal. Lo hacen poco a poco, casi siempre en silencio, como la llama de una vela que se apaga despacio en un rincón, sin hacer ruido y sin molestar a nadie. Y a mí me da pena cuando un tipo como Paul Newman se despide para siempre. Me pasó cuando murió Burt Lancaster, y lo mismo con Gre…