Entradas

Mostrando entradas de enero, 2008

La campaña

Querido Cristóbal: tú ya lo sabes bien, pero yo no dejo de asombrarme cuando veo a los políticos en campaña electoral. Es para partirse. En cuanto las elecciones se aproximan algunos pierden el sentido del ridículo hasta extremos que rozan la vergüenza. Vergüenza ajena, por supuesto. Y ahora es más divertido porque uno puede mirar a los de aquí, a los de toda la vida, a ese pobre Rajoy, al que le faltan brazos para achicar agua del barco del PP que me parece que navega a la deriva, o a Zapatero y a Solbes, que parece que se han quedado miopes desde que están ahí arriba. Es lo que tiene gobernar, que a poco que uno se acostumbre a mirar papeles y estadísticas en lugar de arremangarse y bajar a la calle con la gente enseguida pierde la perspectiva. Y a los tienes, a Zapatero y a Solbes, empeñados los dos en que el asunto del dinero en España va muy bien, empecinados en que la gente no está hasta el cuello por culpa de las hipotecas implacables o el precio exagerado de los pisos, ahí los…

Entrevista en el Mundo

El Mundo, 21 de enero de 2008 LA ETERNA SEVILLA
Por Francisco Robles

ANDRÉS PÉREZ DOMÍNGUEZ


Andrés Pérez Dominguez (Sevilla,1969) ha sido galardonado en más de un centenar de certámenes literarios. El último ha sido el premio Luis Belenguer de novela con El síndrome de Mowgli, que publicará próximamente Algaida. Tras el éxito de crítica y público que cosechó con La clave Pinner, una novela de espionaje ambientada en Sevilla que no tiene nada que ver con eso mismo que el lector puede estar pensando, sino con la II Guerra Mundial, este autor sevillano que vive en Sanlúcar la Mayor vuelve a las librerías con El factor Einstein.

--Haga un esfuerzo y resuma el arranque del argumento de su nueva novela.

--El 2 de agosto de 1939 Albert Enistein le escribe una carta al presidente Roosevelt para ofrecerle la fabricación de la bomba atómica antes de que lo hiciera Hitler. El científico se situaba en un dilema ético, ya que, por un lado, era antimilitarista y, por el otro, ju…

El himno

Bueno, querido amigo, lo cierto es que ya se veía venir, y se veía venir de lejos sin necesidad de ser un lince, que al final vamos a tener que ver la eurocopa sin un mal himno que llevarnos a la boca. Y no es que el pareado me haya salido con intención, pero bueno, una vez que nos eliminen en cuartos de final, digo yo que a ver para qué queremos la letra de un himno que poder cantar. Pero bueno, te diré, un poco más en serio ―aunque lo anterior no era del todo de broma―, que a mí lo de que el himno tenga letra o no me parece una tontería, pero que, además, se escriba como se escriba o se can-te como se cante, el asunto siempre va a traer polémica. Tú imagínate el panorama, Cristóbal, en el improbable caso de que la letra del himno sea consensuada, que, ya te digo, seria rizar el rizo, no quiero ni pensar en una final en la que juegue la selección española, los jugadores catalanes quizá con la boca cerrada para no desentonar, o los vascos, o los andaluces, que aguafiestas los tenemos …

El factor Einstein en El País Andalucía

El País Andalucía, 18 de enero de 2008 Una novela relata la búsqueda de la bomba atómica
La Alemania nazi y EEUU pugnan por la fórmula en 'El factor Einstein'

SANTIAGO BELAUSTEGUIGOITIA - Sevilla - 18/01/2008


Los años treinta dan sus últimas boqueadas. El mundo es un lugar peligroso. Hitler domina Alemania y su codicia de territorios y países parece insaciable. Mucha gente huele ya en el ambiente la guerra que se avecina. Leo Szilard, físico húngaro refugiado en EEUU, tiene la certeza de que los nazis preparan una bomba que los hará invencibles. Szilard cree que hay un hombre clave para evitar que Hitler imponga su dictadura a todos los seres humanos. Ese hombre es AlbertEinstein, padre de la Teoría de la Relatividad.
Einstein podría conseguir que EEUU se adelantara en la carrera por la bomba. Que el planeta no sea esclavizado por los nazis dependerá de quién sea el primero en descubrir la fórmula de la bomba atómica. La novela El factor Einstein, de Andrés PérezDomín…

El factor Einstein en el Correo de Andalucía

El Correo de Andalucía, 16 de enero de 2008 El parto de la bomba atómica, contado en clave de ‘thriller’
Alejandro Luque

Científicos, nazis, espías, un ingenio que cambiará la Historia... Estos y otros mimbres se entrelazan de manera trepidante en El factor Einstein, la nueva novela del sevillano Andrés Pérez Domínguez que acaba de ver la luz en mr ediciones.

Con 15.000 ejemplares de tirada inicial, la nueva obra de Pérez Domínguez (Sevilla, 1969) es, en palabras del escritor y periodista Juan José Téllez –que la presentó ayer en la Fundación Lara–, “un paseo por distintos subgéneros, que van del espionaje a la narración de aventuras, pasando por el policíaco, el negro o incluso el folletín”, afirmó. “No es la tópica novela de espías, sino un pretexto para reflexionar sobre cuestiones de cierta trascendencia, como hicieron en su momento maestros como Graham Greene o John LeCarré”, añadió Téllez.

A lo largo de 574 páginas, Pérez Domínguez lleva al lector al mundo …

El factor Einstein en el Diario de Sevilla

Diario de Sevilla, 16 de enero de 2008 Pérez Domínguez transforma en novela el mayor dilema de Einstein

El autor sevillano describe la campaña que el científico emprendió, pese a ser pacifista, para que Estados Unidos creara la bomba atómica antes que los nazis
Braulio Ortiz / SEVILLA
El sevillano Andrés Pérez Domínguez articula su nueva intriga alrededor de la figura del científico más famoso de la historia de la humanidad, Albert Einstein. El autor juzgó irresistible un personaje cuyas extravagancias eran múltiples, entre ellas que "odiaba llevar calcetines, se le podía ver con una cuerda en vez de una correa y navegaba dando bandazos", pero Pérez Domínguez supo que convertiría al Premio Nobel en carne de ficción cuando conoció el dilema que vivió en los preámbulos de la Segunda Guerra Mundial. Entonces, el físico Leo Szilard, convencido de que los nazis preparaban una bomba atómica, le pidió a Einstein que presionara al Gobierno de los Estados Unid…

El factor Einstein en ABC de Sevilla

Imagen
ABC de Sevilla, 16 de enero de 2008 PérezDomínguez vuelve al género del espionaje con «El factor Einstein»
Mª EUGENIA GUTIÉRREZ
16-1-2008 11:02:17

«El mundo ya nunca será el mismo. Leo Szilard, físico húngaro refugiado en Estados Unidos, lleva casi seis años rumiando la idea de que las cosas ya nunca serán como antes, pero nadie le hace caso». La sorpresa y la intriga están presentes desde el comienzo en la nueva novela de Andrés PérezDomínguez (Sevilla, 1969), «El factor Einstein» (MR Ediciones), donde la historia de científicos convertidos en espías queda relegada a un segundo plano para profundizar en el retrato de sus personajes: algunos reales, como Leo Szilard, AlbertEinstein o Alfonso Altamira, y otros ficción, como la agente secreta FridavonKleinsberg.

Ambienta, al igual que su anterior novela «La Clave Pinner» (2004), en la Segunda Guerra Mundial, la trama de «El factor Einstein» comienza en enero de 1939 cuando el físico Leo Szilard recurre al afamado científ…

El factor Einstein en el Diario de Marbella

Diario de Marbella, 15 de enero de 2008
Pérez Domínguez recrea en 'El factor Einstein' la carrera por la construcción de la bomba atómica entre Alemania y EEUU
15-01-2008 19:29:16

El escritor sevillano Andrés Pérez Domínguez recrea en su nueva novela 'El factor Einstein' (MR Ediciones) la carrera por la construcción de la bomba atómica entre Alemania y Estados Unidos enmarcada en el contexto de la Segunda Guerra Mundial.

En rueda de prensa, el escritor explicó que, en un principio, la novela iba a tener como epicentro el episodio histórico relativo a la oferta que el Gobierno de la II República española hizo a Einstein ofreciéndole una cátedra extraordinaria en la Universidad Central de Madrid. De hecho, según el escritor, el abril de 1933, el Gobierno español hizo pública la noticia de que el científico había aceptado el ofrecimiento, aunque finalmente se instaló en el Instituto de Estudio Avanzado de Princeton, en Estados Unidos.

Sin embargo, Pér…

El mundo cambiante

Pues sí, Cristóbal. Ya estamos en 2008, pero a mí me da la sensación de que el mundo avanza cada vez más deprisa. Tal vez sea un síntoma inequívoco de que ya me voy haciendo mayor, pero bueno. Son cosas que pasan, y que a mí, si te digo la verdad, no me preocupan. Pero el caso, querido amigo, es que el mundo avanza, queramos o no. En Francia, sin ir más lejos, hay un presidente que se ha echado una novia espectacular y la ha paseado estas Navidades por las pirámides de Egipto y por las ruinas de Petra, en Jordania. Y en Estados Unidos hay un candidato demócrata que tal vez tenga mu-chas posibilidades ―lo veremos en noviembre― de convertirse en el primer presidente negro de la historia, o tal vez vaya a ser una mujer quien se siente en el despacho oval. Pase lo que pase este año termina el mandato de GeorgeBush en la Casa Blanca, y miro de reojo las noticias que vienen de las primarias de Estados Unidos y siento un soplo de aire fresco, que ya va haciendo falta. Y, la verdad, qué quier…

Reseña de El factor Einstein en Mercurio

Calendarios

Cristóbal, yo no sé tú, pero a mí me gustan mucho las agendas, esos cuadernos en los que cada página representa cada día por venir. Desde hace muchos años tengo la costumbre de guardar las agendas viejas, las páginas fatigadas y manoseadas, las fechas en las que apunté algo importante o aquellas en las que escribí una nota para recodar algo que no debía olvidar. Ya te digo: cada vez que tengo ocasión me pierdo en una papelería y me pongo a mirar las agendas: las de plástico, las de tapa de negra de toda la vida, las de propaganda, las de anillas, las más modernas, las que tienen la cubierta de cuero y uno ya sabe cómo van a oler antes incluso de quitarles el plástico. Las veo este año, Cristóbal, las agendas, las del 2008, y la sensación es idéntica a la de cada año: doce meses por delante, querido amigo, 365 días intactos todavía en los que aún parece, cuando empezamos el año, que podemos cambiar las cosas, que si nos lo proponemos podemos hacer que esas 365 hojas de los calendarios …