Entradas

Mostrando entradas de 2009

La bendita maldición

Imagen
El año se acaba, pero yo no pertenezco a esa clase de tipos que se ponen nostálgicos en Nochevieja. Lo cierto es que el de Nochevieja es uno de los días del año que menos me gustan: hay demasiado bullicio, las televisiones se dan codazos por emitir el programa más hortera, y nunca me han gustado las uvas, conque esta noche será para mí una como las demás, salvo que tendré que ponerme tapones en los oídos para dormir.El 2009 ha sido un año intenso. Muy intenso. Me he mudado dos veces de casa, al final de la primavera gané un premio de novela que ha sido muy importante para mí y, justo antes de empezar la promoción deEl violinista de Mauthausen, me llamaron para decirme que había ganado la primera edición del certamen de novela corta La Espiga Dorada con un texto que tenía aparcado desde finales del 2007, y también me anunciaron que la colección de cuentos que había publicado en primavera, El centro de la Tierra, había sido elegida como una de las diez finalistas del premio Setenil. Cua…

El escritor invisible

Imagen
Por aquí dejo esta entrevista que me hizo Antonio Rodríguez hace poco para el Diario de Córdoba. Usted ha llegado a afirmar en alguna ocasión que le gustaría ser un escritor invisible, ¿por qué motivo?
A mí me gusta pasar desapercibido. Resulta un poco contradictorio responder a esta pregunta en una entrevista, pero es la verdad. A pesar de ello, soy consciente de que la promoción, aparecer en los medios, forma parte del oficio de escritor. Pero lo importante, lo más importante, debería ser, siempre, la obra y no el autor.
Sus primeras obras son más breves, las últimas más voluminosas, ¿las primeras suponen en su trayectoria un aprendizaje y las últimas la lección aprendida?

No, no es eso. Es verdad que al principio empecé e scribiendo cuentos porque cuando no tienes experiencia afrontar la escritura de una novela de 500 páginas puede imponer demasiado. Y necesitaba probarme escribiendo textos más breves. Pero eso no quiere decir que minusvalore la narrativa breve, sino todo lo contrario…

De Galdós a Primo Levi

Imagen
Queridos visitantes de esta bitácora. Aunque espero vivir muchos años más y escribir todavía un buen puñado de novelas, después de leer reseñas de El violinista de Mauthausen como esta que ha hecho Diego Medrano en El Comercio, pienso que ya me puedo morir tranquilo... Me cuentan también, mis editores, que la cuarta edición de mi violinista está en marcha. En un mes y medio, uno no puede, ni debe, pedir mucho más, salvo dar las gracias a todos los lectores que se han interesado por mi novela y a los críticos que, como Diego Medrano, hablan así de ella.
Feliz Navidad a todos.

15.000 ejemplares vendidos
Conocemos a Andrés Pérez Domínguez (Sevilla, 1969) de unas novelas de largo aliento, mezcla de intriga, historia, ficción y buenísima literatura: ‘El factor Einstein’, ‘La clave Pinner’, ‘El síndrome de Mowgli’, etc. Lleva 15.0000 ejemplares vendidos del Premio Ateneo de Sevilla de este año: ‘El violinista de Mauthausen’ (Algaida). Su reto, ejemplar: retratar la vida de republicanos español…

El gran descubrimiento de la narrativa española

Eso es lo que decían el otro día en el programa El gato al agua, de Intereconomía. Es verdad que estoy un poco abrumado por tantos elogios, y al ponerlos en el blog no puedo evitar la sensación de quedar como un idiota, pero es mi novela y es mi blog, así que dónde contarlo si no. Por aquí os dejo el momento en que hablan de El violinista de Mauthausen en El gato al agua:

Todos somos espías

Imagen
Por aquí dejo esta estupenda reseña que Gregorio León, el autor de El pensamiento de los ahorcados, ha hecho en el blog literario La tormenta en un vaso. Desde aquí le mando un abrazo, y le digo que, aunque la comparación resulta halagadora, no lo niego, lo de Graham Greene y Primo Levi resulta exagerado, sin duda...
Uno de los más maravillosos misterios de la naturaleza es como, una simple e insignificante semilla es capaz de transformarse en un recio árbol, frondoso. Ha contado Andrés Pérez Domínguez que el germen de El violinista de Mauthausen fue una imagen que captó en el metro de Viena. Una pareja bailaba un vals, sin música. A partir de esa minúscula semilla el escritor sevillano ha construido una historia que emociona desde la primera página. No es una novela con ritmo trepidante, de esas que te dejan sin aliento, al borde de la asfixia, como si acabaras de correr una marathon y cuando llegas a la meta te sientes estúpido (aparte de muy cansado). Claro que ocurren cosas, hay ac…

Tercera edición de El violinista de Mauthausen

Queridos visitantes de esta bitácora: la tercera edición de El violinista de Mauthausen ya está imprimiendo. Creo que estará en las librerías antes de Nochebuena. Me cuentan en la editorial que se han vendido 15.000 ejemplares, y no puedo dejar de estar contento porque, apenas poco más de un mes después de que se publicase la novela, tantos lectores se hayan interesado por ella.
Si alguien tiene interés, mañana miércoles, de 18,30 h. a 20,30 h., estaré firmando ejemplares en La Casa del Libro de Sevilla, y el próximo viernes estaré presentando la novela y firmando ejemplares a todo el que quiera en el salón de plenos del ayuntamiento de Sanlúcar la Mayor (Sevilla) a las 20 h.
La semana pasada, en informativos Telecinco dedicaron un espacio a El violinista de Mauthausen. Por quien no haya tenido la oportunidad de verlo, por aquí dejo el vídeo.
Gracias, desde aquí, a todos los lectores.


Mauthausen, Informativos, España
Cargado por artemiocorona. - Mira las noticias más recientes en video.

Atrapar la realidad

Imagen
Al gran Jose Miguel Giráldez

Se me acumula el trabajo. Tengo tantas cosas que contar de estas semanas felices y agotadoras que estoy viviendo con la promoción de El violinista de Mauthausen que me faltan horas. Durante el último mes y medio he estado en Austria, en Galicia, en Madrid, Bilbao, Barcelona, Cádiz, Córdoba, y algunos sitios más que se me escapan. Ayer llegué de promocionar la novela en Valencia y Murcia, donde no sé si podrá volver a sonar el violín de aquí a las Navidades porque se ha agotado. Muchas gracias desde aquí a todos los lectores de esas tierras que se han interesado en El violinista de Mauthausen. No sé si debería poner por orden cronológico las entrevistas que van saliendo en la prensa, pero me da lo mismo. Voy a empezar por esta, que aparece hoy en El Correo Gallego. La firma Jose Miguel Giráldez, de quien pensaba que era uno de los tipos más generosos con mis libros de cuantos periodistas he tenido la fortuna de conocer desde que me dedico a inventar historia…

Viaje a Mauthausen con la prensa. IX (el vídeo)

Aunque ya colgué por aquí todas las entregas de mi viaje a Mauthausen con la prensa, dejo este vídeo, con un resumen del viaje, en el que se pueden ver algunos de los escenarios que aparecen en El violinista de Mauthausen.

El martes 8 de diciembre, en Herrera en la Onda

Imagen
El próximo martes 8 de diciembre, a las 11,30 h, estaré en el programa de Onda Cero "Herrera en la Onda" hablando deEl violinista de Mauthausen. El programa se emite para toda España, pero puede escucharse desde cualquier lugar del mundo en www.ondacero.es

Pues eso, todo el que quiera, ya sabe dónde encontrarme el próximo martes.

Tan realista como mágico

Imagen
Como no solo de los acordes del violín vive este escritor -ni se alimenta este blog-, por aquí dejo esta reseña que aparece en la revista Mercurio de noviembre, y que firma Juan José Tellez, a quien aprovecho desde aquí para agradecerle sus palabras.

Ajuste de Cuentas

Antes de hacerse este año con el LXI Premio Ateneo de Novela de Sevilla, por su novela El violinista de Mauthausen, Andrés Pérez Domínguez publicó en la flamante editorial Paréntesis una colección de diez relatos titulada El centro de la Tierra: un ajuste de cuentas de sus protagonistas consigo mismos. Un ladrón vestido de Papá Noel y otro convertido en fantasma, un portero con más miedo a la conciencia que a los penalties, un alcohólico con una imposible voluntad por rehabilitarse o un infame torturador al que su víctima encuentra en la tierra de nadie de un autobús urbano. El propio Pérez Domínguez ha identificado a sus personajes como "gente que está al borde del abismo". Y el desenlace de cada historia depend…

Firma de libros

Imagen
Este viernes estaré firmando ejemplares de El violinista de Mauthausen (Premio Ateneo de Sevilla, 2009) de 18,30 a 20,30 en la librería Beta de la calle Sierpes, en Sevilla.
Pues eso, todo el que quiera una dedicatoria, de este libro o de cualquier otro, o, simplemente, charlar conmigo, avisado queda.
Abrazos a todos,

A Mauthausen con la prensa (VIII. La escalera de la muerte)

Imagen
Primero está el garaje. Las botas que llevamos para el frío suenan sobre las piedras igual que debieron hacerlo las de los SS. Este sitio apenas lo pisaban los prisioneros, nos cuenta Birgit. Entre el garaje y la Appelplatz vemos algún monumento conmemorativo. Josep Borrell, el director de Clío, se encarga de colocar en su sitio una bandera republicana para hacer las fotos. La cantera está un poco más allá, pero supongo que la dejaremos para el final. Creo que es lo mejor. Primero hay que entrar en el campo, ver los barracones que quedan, las duchas, las cámaras de gas, los hornos crematorios, las fotos de las víctimas y los verdugos, y luego bajar los 186 escalones. Nada más cruzar la Appleplatz, que viene a ser algo así como la plaza del recuento, bajamos a las duchas. Hace tanto frío que uno no puede evitar encogerse al pensar lo que tendría que ser estar bajo el agua helada en invierno. Birgit nos cuenta cosas del campo, yo intervengo de vez en cuando para contar a los periodistas…

A Mauthausen con la prensa (VII. Esto va en serio)

Imagen
Por la mañana nos subimos al autobús, camino de Mauthausen, pero antes vamos a parar en el cementerio donde están enterrados los padres de Hitler. Al otro lado de la calle hay una casa, en una esquina, donde el pequeño Adolf pasó unos años de su infancia. Ahora es una funeraria. Su único destino posible tal vez. Nos paramos todos frente a la casa, imaginando al pequeño dictador saliendo por la puerta para ir al colegio. Le pido a Maribel que me haga una foto y cruzo la calle para ponerme delante de la casa. Me planto en la acera, dispuesto a posar, y en ese momento todos sacan sus cámaras y empiezan a disparar, como si fuera un reo delante de un pelotón de fusilamiento. Tardo un instante en darme cuenta, de nuevo, de que hemos venido a trabajar, que hoy es el día más importante del viaje, y que esto va en serio. Al otro lado de la calle, en el cementerio, volvemos a hacer lo mismo delante de la tumba de los padres de Hitler. Hay unas cuantas flores frescas sobre la piedra. Me hubiera …

A Mauthausen con la prensa (VI. La salchicha, Skármeta, Vargas Llosa y Pérez Domínguez)

Imagen
Nos metemos en un bar, y al cabo de un rato se nos unen los que se habían quedado en el concierto. Jose Oliva dice que no se quiere marchar de Austria sin probar una salchicha, y allá que vamos. Pregunto en un par de locales, pero nada. Incluso paro a un tipo por la calle, desesperado, para que por favor me diga dónde podemos comernos una de esas salchichas austriacas. Me habla de un sitio, pero hay que coger un autobús. Así que al final nos metemos en uno de los bares en los que habíamos preguntado, y acertamos. No había salchichas, pero tenían una carne estupenda servida en distintas clases de pan. En el bar estuve hablando un rato con Ricard Ruiz Garzón, a quien conocí hace tres años en una cena del Ateneo de Novela de Sevilla, cuando aún no podía imaginar que llegaría a ganarlo. Hablar con Ricard de libros siempre es un placer, y te cuenta las cosas con la tranquilidad y la sensatez de quien sabe de qué va este negocio. Luego nos vamos al hotel, pero cuando nos ven llegar los del …

Presentación en Madrid

Imagen
Si estáis por Madrid, el próximo miércoles 25 de noviembre presentaré El violinista de Mauthausen, Premio Ateneo de Sevilla 2009, junto a Lorenzo Luengo, Premio Ateneo Joven, que presentará Amerika. A Lorenzo lo apadrinará Félix J. Palma, y a mí Vanessa Monfort.
Pues eso, el que quiera, ya sabe por dónde andaremos.

A Mauthausen con la prensa (V. Un nuevo parpadeo)

Imagen
En la segunda tanda, Jose Oliva, de EFE, y Carlos Sala, de La Razón, me someten al tercer grado. Matellanes, Oliveira, Susana y Maribel se han ido. Total, el que tiene que contar la novela soy yo. Cuando terminamos las entrevistas apenas me queda tiempo para darme una ducha antes de irnos a cenar. Birgit ya está en la recepción cuando bajo. Hay que cruzar el puente de los Nibelungos otra vez para ir al concierto. No está lejos, pero me quedo rezagado charlando con Paco Luis del Pino sobre la película Münich, de Spielberg, que a los dos nos gusta mucho, y nos perdemos. Nos metemos en el sitio equivocado. Primero es la cena, luego el concierto. Abrimos una puerta y nos encontramos a los músicos ensayando. Buscamos un restaurante y está vacío. No es allí. Al final llegamos. Tarde, pero llegamos. Me disculpo en alemán con Herr Steiner, que también nos acompaña esa noche. Tut mir leid. Wir waren verloren, le digo. Se echa a reír. Supongo que me entiende. Llevo un rato diciendo que no voy a…

A Mauthausen con la prensa (IV, Yo he venido a hablar de mi libro)

Imagen
A las siete de la mañana, ya estoy en la calle. No hemos quedado con Birgit hasta las nueve, pero ya lo he contado: en los hoteles no duermo bien. Busco un supermercado abierto y compro un par de botellas de leche para guardarlas en el minibar de la habitación del hotel. Me da vergüenza pedirla en los bares, pero es mi bebida favorita. Es uno de los préstamos que hice a mi amigo Rafael Montalbán, el protagonista de El síndrome de Mowgli. Los lectores de esa novela tal vez lo recuerden. Cruzo el puente de los Nibelungos, recorro la Hauptplatz de Linz, me cuelo en una callejuela donde un rótulo me indica cuál es la casa en la que vivió un tiempo Kepler y desando el camino. El tiempo justo para desayunar en el hotel y encontrarnos con Birgit. Con ella volvemos a la Hauptplatz, nos enseña el balcón donde Hitler se dio un baño de multitudes justo un día antes de anunciar en Viena la anexión de Austria, el Anschluss, en 1938. Pasamos la mañana recorriendo la ciudad, nos informan de una expo…

A Mauthausen con la prensa (III, El paro en Linz)

Imagen
Llegamos a Linz después de un par de horas de viaje en el autobús que nos esperaba. Intercambio unas palabras en alemán con la conductora y me alegro de que no frunza el ceño demasiado. Hace tiempo mi alemán era aceptable, pero hace mucho que no lo practico y hay cosas que me cuesta entender. Pero me he enterado de que la conductora me ha dicho que la esperemos en el autobús mientras va a la caja a pagar el aparcamiento. Luego, cuando llegamos a Linz, al despedirme me pregunta que cuánto tiempo vamos a estar. Le digo que dos días, que soy un escritor que vengo con un grupo de periodistas para promocionar mi última novela. Sonrió. Lo mismo mi alemán no está tan oxidado como pienso.Algunos han dormido durante el trayecto. Yo soy incapaz. A mitad de camino me he sentado en la parte delantera, con Óscar Oliveira y Albert Montagut, el director de ADN. Pasamos un rato estupendo hablando de libros, de cine, de series de televisión sobre la Segunda Guerra Mundial. Montagut me refresca la memo…