Entradas

Mostrando entradas de enero, 2009

La chirigota de los políticos

Imagen
(para escuchar este artículo emitido en Punto Radio pincha aquí: http://www.goear.com/listen.php?v=2ce2166) Como cada año por estas fechas, ya están empezando a escucharse las chirigotas del carnaval de Cádiz. Yo pongo la radio y pego la oreja, y el tiempo que empleo al final siempre me parece la mar de bien invertido. Con algunas canciones me parto de risa, aunque otras son para reflexionar y poco aptas para la gente de lágrima fácil. Es lo que tiene esto de las letras de los carnavales, que con algunas te duele la barriga de reírte, y con otras también te duele la barriga, pero de otra manera, porque, a poco que escarbes te das cuenta de que, como alguien dijo una vez -la verdad es que no recuerdo bien, y lo mismo hasta he sido yo el que lo ha dicho por aquí-, la ironía no es más que amargura destilada.
Pero en esto de los carnavales también hay algo que aunque parezca que me da risa lo cierto es que me preocupa porque no es más que otro síntoma de que nos despeñamos, sí, nos despeñam…

Para ponerse a gritar

Imagen
Cristóbal, sí, ya lo sé: hoy debería hablar del discurso de Barack Obama el otro día, del frío que hacía en Washington o de la oronda Areta Franklin que para el placer nuestros oídos le puso la nota musical al momento. Querido amigo, estamos tan obamizados que deberíamos -especialmente nuestros políticos- colocarnos una careta con la sonrisa de Barack Obama y salir todos a la calle a cantar el Viva la gente. ¿Que no estoy contento porque hayan elegido a Obama presidente? Pues claro que estoy contento, y me duele la boca de decirlo. Pero no nos engañemos, Cristóbal, que por mucho Obama y por mucho que los políticos de aquí se quieran convertir en clones del primer negro que se ha sentado en el Despacho Oval, las cuentas de la crisis no nos salen, querido amigo. Y si en Washington hacía frío el otro día, en España son los bolsillos los que se nos han quedado helados. El otro día estuve en un centro comercial de esos con cines y muchos bares, y pensé que de pronto me había convertido en…

Monze, yo también zoy andalú

Imagen
(Este artículo está escrito en versión "traducida" más abajo, por si alguien no lo entiende bien. Monze, yo también zoy andalú

Hoy no te hablo a ti, Crihtoba, zino a Monzerrá Nebrera. Bueno, Monze, zupongo que pa lohamigo, porque azín ze llama en zu bló. Vamoh a veh, Monze, miarma, cómo te lohplico paquementiendah bien. Rezurta que yo también zoy andalú, y aunque no me guhta ni er rosío, ni la zemana zanta ni la feria hay una coza que rivindico con orgullo ca ve que voy Dehpeñaperro arriba, y eh mi asento, fíhate. A mí me guhta hablá en andalú, y aunque podría hablá zin asento zi me lo propuziera, pa mí zería una impohtura tan ehtúpida como zi hablaze en otridioma, como zi lisiera en inglé o en alemán, por sierto, Montze, que ezoh doh idiomah a pezá dabehme criao en Zevilla tambié loh hablo, y zobre tó el inglé zin ningún rahtro de asento andalú, quería mía. Ya te digo, Montze, que entre encorzertarme cuando hablo en cahtellano pa que tú mentienda o hablá er mihmo andalú que F…

El mapa del tiempo

Imagen
Hace poco más de diez años escuché decir a James Cameron que una de las cosas que se planteó cuando estaba rodando Titanic era que durante mucho tiempo -y tal vez quiso decir para siempre- cuando alguien quisiera hacer una nueva película sobre el trasantlántico que se fue a pique después de chocar con aquel iceberg inoportuno en abril de 1912 le fuera muy difícil - imposible, supongo- superar la suya. Pero no es de cine de lo que quiero hablar, ni tampoco me voy a poner a polemizar sobre la calidad de aquella película con Di Caprio y Kate Winslet, sino de Félix J. Palma. Estoy seguro de que a muchos de los que leímos de muy niños La máquina del tiempo de H. G. Wells y luego hemos terminado dedicándonos a esta cosa tan rara de inventar historias, más de una vez hemos pensado en escribir una novela de viajes en el tiempo. Al menos a mí sí se me ha ocurrido alguna vez, y, ya digo, el que esté libre de pecado que tire la primera piedra. No sé si Félix J. Palma cuando estaba escribiendo E…

La crisis del Demonio

Imagen
Recuerda que ya tienesEl violinista de Mauthausen 
yEl síndrome de Mowgli 
EN BOLSILLO SÓLO POR 8 EUROS    (ALGAIDA ECO)


Cristóbal, este 2009 que acabamos de estrenar no va a ser un buen año. A partir de ahora es cuando nos vamos a enterar, pero enterarnos de verdad, de qué va esto de la crisis. Pero que no se preocupe nadie, querido amigo, que con esto del descalabro financiero, como en cualquier cosa, hay respuestas -o consuelo- para todos los gustos. El padre Gabriele Amorth, que por lo visto es el que más sabe de esto de los exorcismos, ha dicho hace poco que la culpa del desastre que estamos viviendo no es de las hipotecas subprime ni de los sinvergüenzas con gemelos de oro que han birlado el dinero de los inversores como si los billetes fueran conejos que se pierden para siempre en el interior de una chistera, sino del Demonio. Como te lo cuento, querido amigo. El mismísimo Satanás es quien tiene la culpa de que no se vendan las casas, ni los coches, y del paro que nos espera este…