El síndrome de Mowgli en México

Estas cosas tan raras tiene la Literatura. Ya sé que por el título de esta entrada puede parecer que mi novela El síndrome de Mowgli está arrasando en México. Lo cierto es que no tengo ni idea de si se vende por allí. Pero me ha llegado una alerta de Google con el título, y cuando la pincho me entero de que un periodista mexicano, Eduardo Holguín, utiliza el titulo de mi novela para su columna y para hablar del desempleo en Coahuila. Cuando uno escribe nunca sabe si lo que hace le va a interesar a nadie, y no puedes prever tampoco que lo que se te haya ocurrido pueda servir para algo que ni siquiera podías imaginar. A mí me ha gustado encontrarme con esto, y quería compartirlo con quienes se asoman por aquí.
El Síndrome de Mowgli
Martes, 3 Marzo, 2009
Me sorprende la falta de reacción de los liderazgos empresariales laguneros ante la enorme mala noticia que en los medios nacionales nos dio Juan Francisco Molinar Horcasitas:
en los últimos tres meses en México se han perdido 128,000 empleos, de los cuales 26 mil desempleados son de Coahuila.
La cifra corresponde al 20.3% del empleo caído en todo el país.
A lo mejor, los que supuestamente representan a los miles de micro, pequeños y grandes empresarios de La Laguna, no se ponen el saco porque consideran que ese problemita es de Saltillo y de Ramos Arizpe, no de la “Región de los Grandes Esfuerzos”.
Pero no ponerse ese saco implicaría que los señores desconocen la peligrosa realidad del desempleo abierto en la Comarca, una realidad que no compete únicamente a Torreón, sino que incumbe a todas las ciudades de la zona metropolitana, tanto de Coahuila como de Durango.
Habría que recordarles que, basado en datos de la misma Canacintra, la Opinión Milenio publicó, el dos de febrero del 2009: “el catarrito restó 19 mil empleos a La Laguna”.
Es posible que los Tata Mandones de las Cámaras no se pongan el saco porque les resulta cómodo echarle la culpa del desempleo a la crisis global.
Pero eso es evadir una verdad:
hace más de un quinquenio que la Inversión Extranjera Directa y los capitalistas nacionales se olvidaron que existía La Laguna.
Es probable que el Síndrome de Mowgli explique que los capitanes de los gremios no se quieran poner el enorme saco que está colgado en la percha del desempleo.
El Síndrome de Mowgli es un libro inspirado en el personaje del niño de la selva que nos habla de una disyuntiva:
¿ser niño para siempre? Con eso me refiero a la reiterada cuartada que culpa a papi gobierno de los males que aquejan a la sociedad.
Yo no conozco ningún plan, programa, iniciativa regional que le haya presentado la comunidad empresarial a los gobiernos estatales y/o municipales.
Los líderes locales se han limitado a repetir las demandas de sus gremios nacionales; pero no sé de ninguna propuesta que acuda a acciones que resuelvan la ya endémica falta de competitividad de La Laguna.
A lo mejor no se ponen el saco porque ya traen otro.
El de proveedor, el de futuro político, el de funcionario público.¡Vaya usted a saber!

Comentarios

  1. Curiosa utilización de tu título, amigo.Un título, por cierto, curioso y goloso. Yo le mandaba un ejemplar al mexicano, a ver si te hace más propaganda jaja. No estaría mal unos cuantos lectores de ultramar, que seguro que los hay.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Pues no convencía el título a mis editores, fíjate, Diego. Pero a mí siempre me ha parecido una metáfora interesante. Le comentaré a mi editor lo de los lectores de ultramar, a ver si se vende la novela por allí.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  3. Ya sabes, Andrés, que esta novela me dejó tocado y me deslumbró. Tuve oportunidad de decírtelo.
    Una vez leída, el título me parece un acierto. Pero antes de eso, de comenzar a leerla, me desconcertaba un poco, no me convencía. En fin, sensaciones que uno tiene antes de que llegue el conocimiento de algo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Lo de los títulos, Juanma, siempre es arriesgado, no ya porque a la gente no le encaje, sino porque puede confundir al lector. A mí me gustaba mucho, y me sigue gustando, y es de la metáfora, de lo que significa El síndrome de Mowgli, de donde nace la historia. Yo creo que ha sido una buena idea haberlo mantenido, porque resume, a mi juicio, muy bien, el espíritu de la novela. Y lo mejor es que mucha gente se siente identificada con El síndrome de Mowgli.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

El payaso Trump