Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2009

El centro de la Tierra: presentación

Imagen
Dejo por aquí este vídeo y algunas fotos de la puesta de largo de la editorial Paréntesis el sábado pasado en la feria del Libro de Sevilla, donde compartí mesa en la carpa con mi editor, Antonio Rivero, y mis colegas de letras José Manue Benítez Ariza y Julio Manuel de la Rosa, con quien también estuve compartiendo mesa en febrero en Barcelona sobre literatura y boxeo. La colección de cuentos que me acaba de publicar Paréntesis, El centro de la Tierra, es de mis libros, tal vez el que más ilusión me hace ver editado. Pero, como ya lo conté el otro día, sólo tenéis que pinchar en el vídeo que está debajo para enteraros.

También dejo por aquí algunas fotos del acto
Aquí estoy, hablando de mis cuentos, con José Manuel Benítez Ariza a mi derecha
Y aquí se nos ve a los cuatro: Antonio Rivero, un servidor, Benítez Ariza y Julio de la Rosa
Antonio Rivero, el editor, y yo mismo

Almas enfrentadas al abismo

Imagen
Ayer estuvimos en la feria del libro de Sevilla en la puesta de largo de la editorial Paréntesis. Estuvimos José Manuel Benítez Ariza, Julio Manuel de la Rosa y un servidor. Por la mañana pasamos un buen rato con Braulio Ortiz, del Diario de Sevilla, donde hoy hablan de nosotros. Por aquí pego un extracto.
...la iniciativa se presentó ayer en la Feria del Libro, en un acto al que asistieron, junto a De La Rosa, dos voces andaluzas que forman parte del catálogo: José Manuel Benítez Ariza, que propone un viaje a la infancia en la novela Vacaciones de invierno, y Andrés Pérez Domínguez, que con El centro de la Tierra se revela como un certero cuentista tras forjarse un nombre en el ámbito de la novela. ...Pérez Domínguez, por su parte, era hasta ahora conocido por sus novelas El síndrome de Mogwli, El factor Einstein y La clave Pinner, pero en El centro de la Tierra recopila relatos redactados durante los últimos diez años. "Siempre he escrito cuentos porque soy un defensor del género…

Feria del Libro

Bueno, pues ya ha llegado la feria del Libro, y este año estaré por allí firmando ejemplares de El síndrome de Mowgli, de mi libro de cuentos recién salido de la imprenta, El centro de la Tierra, y por supuesto también de El factor Einstein y La clave Pinner. Y el que quiera acercarse para cualquier otra cosa será bienvenido también.
Mañana sábado a las 20 h estaremos en la carpa en la puesta de largo de editorial Paréntesis (la editorial que ha publicado mis cuentos) y el viernes 22 estaré firmando en Anabel, de 19-20 h, y en La Casa del Libro, de 20-21 h. Conque, como decían mis queridos lobos de Kipling, buena caza a todos.

Pérez Domínguez en El centro de la Tierra

Imagen
Ya, ya sé que el titular puesto en mi blog queda un poco egocéntrico, pero es que mi libro de cuentos se titula así: El centro de la Tierra, y Alejandro Luque, de El Correo de Andalucía, siempre al quite, ha sido el primero en hablar de él en la prensa. Esto aparecía hoy, y por aquí lo dejo para que quienes se asomen lo puedan leer. Un abrazo, Alejandro Pérez Domínguez en El centro de la Tierra


Alejandro Luque
Conocido sobre todo como novelista, Andrés Pérez Domínguez ha querido reunir parte de su narrativa breve dispersa en el volumen El centro de la Tierra (Paréntesis), que recoge diez relatos. La mitad de ellos son inéditos, pero todos han sido premiados en diferentes concursos. “Son el resultado de mis tiempos de certamenero”, comenta el escritor sevillano. “Yo, como todo hijo de vecino, empecé batiéndome el cobre escribiendo cuentos. Y me empeño en seguir escribiéndolos, por más que el mercado pida novelas”. El autor de La clave Pinner, El factor Einstein y El síndrome de Mowgli ha …

Mauthausen, los hombres sin patria

Imagen
A casi todo el mundo le gusta ir a la playa en verano. A mí, sin embargo, me gusta visitar los campos de exterminio nazis. Ya llevo unos cuantos: Büchenwald, Auschwitz, y este verano Mauthausen. De vez en cuando me obligo a viajar hasta uno de estas fábricas de los horrores, como si el hecho de verlos con mis propios ojos pudiera librarlos del olvido, como si la memoria de lo que sucedió allí dentro pudiera quedar intacta si todos nos obligásemos a visitar estos monumentos a la crueldad y, si llega el caso, poder llamar miopes en su propia cara a quienes todavía son capaces de negar, no sin cinismo arrogante, su existencia. Büchenwald, Auschwitz. Hay muchos más: Treblinka, Sobibor, Majdanek, Dachau. Pero yo tenía muchas ganas de visitar el más famoso de los campos de concentración austriacos. Uno, que por alguna razón le obsesionan los temas que tienen que ver con los años treinta y cuarenta, había escuchado alguna vez que, a pesar de que fueron diez mil los republicanos españoles que…