Profeta en mi tierra

No me gusta escribir de madrugada, ni ponerne a navegar por Internet. Pero la ocasión merece quebrantar la costumbre. Esta noche he ganado el LXI Premio Ateneo de Novela de Sevilla. Nunca había ganado un premio en la ciudad donde he nacido, conque la alegría ha sido mucho mayor por eso. El título de la novela es El violinista de Mauthausen. A finales de octubre creo que estará en las librerías. Tiempo habrá de contar cosas de ella por aquí. Mañana intentaré poner aquí algunas fotos del acto. Ahora me voy a descansar. Ha sido una noche muy intensa, muy emotiva. Feliz.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Te acabo de dar un abrazo para felicitarte sinceramente y no me acuesto sin ser el primero en hacerlo públicamente en tu blog.

Félix G. Modroño
Andrés Pérez Domínguez ha dicho que…
Querido amigo: muchas gracias. Yo acabo de llegar también, y no he podido resistir meterme en el blog unos minutos. Ha sido una noche muy feliz para mí. Y ha sido un placer compartirla con todos vosotros.
Un abrazo,
Juanma ha dicho que…
¡¡¡¡Qué noticia tan enorme!!! ¡¡¡Bravo, Andrés, bravo!!! En fin, he leído alucinado esta entrada. ¡¡¡Me acabas de alegrar el día!!!
Mi mayor enhorabuena por este premio que sin duda la novela merece. Ah, que no la he leído...¿y qué? A veces las certezas llegan antes que su constatación.
Bueno, que te doy un abrazo en cuanto nos volvamos a ver. Iré con tu libro bajo el brazo.
Anónimo ha dicho que…
¡¡Enhorabuena por el premio Andrés!! Deseando estoy de que llegue octubre para poder leer esa novela.
Un abrazo,

Isabel Giménez
Pedro de Paz ha dicho que…
Enhorabuena, campeón. Disfruta de ese premio, sin duda más que merecido.

Un abrazo,
Pedro de Paz
Francisco Galván ha dicho que…
Enhorabuena, amigo. Me alegro sinceramente por ti.
Antonio Parra Sanz ha dicho que…
Andrés, acabo de verlo en internet, mi enhorabuena, consuela que a uno le gane un escritor como tú. Un fuerte abrazo.
Andrés Pérez Domínguez ha dicho que…
Juanma, muchas gracias por tu amistad y por tu cariño. En octubre podrás leer la novela.

Isabel, encantado de verte por aquí. Muchas gracias.

Pedro, querido colega: es una satisfacción inmensa el Ateneo, la verdad. Muchas gracias.

Francisco, muchas gracias, y bienvenido a este humilde blog.

Antonio, los premios son una lotería, y esta vez me ha tocado a mí. Pero es cuestión de seguir jugando. Sólo eso.

Un abrazo muy grande a todos. Disculpad mi brevedad, pero hoy ando con mucho ajetreo
Rascaviejas ha dicho que…
Vida cotidiana: levantarse, aseo, sueño, rutina, coche, poner la radio y ¡oh! la primera noticia de la mañana, Andrés se lleva el premio Ateneno de Novela... Alegría de verdad. Otra forma dde encarar el día. Y un cierto desasosiego que algún día le contaré: no sé porqué había tenido un servidor una especie de presentimiento anterior... Me dedicaré a la brujería. En fin. Felicidades y felicidades. Porque usted y su literatura lo merecen. Ea!
Rafael G. Organvídez ha dicho que…
¡Qué buen año llevas, Andrés! Me alegro mucho y te deseo suerte en la promoción.
Creo que en septiembre se presentará en el Ateneo -allí estaré, como todos los años. El libro nos llegará en otoño a las librerías. Hasta entonces tendremos que esperar para leerlo.
Un abrazo
Andrés Pérez Domínguez ha dicho que…
Don Manuel Jesús Roldán: muchas gracias, y ya me contará usted eso de los presentimientos. Por allí andaban nuestros amigos de la radio, Cristóbal, Óscar, Fernando.
Un abrazo,
Muchas gracias, querido Rafael: por supuesto que me encargaré personalmente de que te inviten a la presentación, me tendrás por la librería cuando quieras. Y, no sé si te acuerdas, pero alguno de los libros que utilicé para frecuentarme me lo conseguiste tú.
Un abrazo,
susanamoo ha dicho que…
Enhorabuena. Qué gustito debe dar.
Rafael G. Organvídez ha dicho que…
Claro que me acuerdo, Andrés. Fíjate cómo son las cosas. Nada más que por eso me siento -por supuesto con tu permiso- una millonésima parte copartícipe de tu premio.
Te reitero mi enhorabuena.
Andrés Pérez Domínguez ha dicho que…
Pues sí que da gustito, Susana, sí.

Rafael, más que una millonésima parte. Mucho más. Un librero atento y que conoce bien su oficio es muy estimable para un escritor. Por cierto, más arriba escribí "frecuentarme" en lugar de "documentarme". El ajetreo de hoy, ya sabes.
Abrazos,