Un par de amigos

No son sólo un par, sino muchos más los amigos que me están dedicando estos días algún recuerdo cariñoso por haber ganado el Ateneo. Quiero aprovechar para daros las gracias a todos los que me habéis llamado o me habéis escrito. Seguro que he olvidado responder a alguno. Disculpadme si es así. No ha sido mala intención, sino que me ha resultado imposible atender a todos.
Haber ganado el Premio Ateneo de Novela de Sevilla tiene muchas cosas buenas que aún no soy capaz de avizorar, pero hasta ahora lo mejor ha sido el cariño de la gente, por la calle, en mi teléfono, en mi correo, en este blog o en Facebook. Todos tienen el mismo valor, pero quiero reproducir aquí dos textos que ayer me emocionaron cuando los leí.
Uno es de mi querido Antonio García Barbeito, columnista de ABC, la voz más rotunda que se puede escuchar al encender la radio. Lleva años iluminando el magazine de Carlos Herrera con sus reflexiones. No hace muchos años, cuando yo era colaborador de Onda Cero y salía de viaje, era raro que la gente no me preguntase si conocía a Antonio García Barbeito. Mi querido Barbeito el viernes por la mañana despertó a los oyentes de Onda Cero con estas palabras que me permito reproducir aquí:
"Y me quedo, por amistad y por pasión lectora, con el nombre de Andrés Pérez Domínguez, que acaba de ganar en Sevilla el Premio Ateneo de novela con su obra El violinista de Mathausen. Un gran escritor que, a su manera, también deja lo mejor de él en los demás. Así que nada mejor que la memoria del santo Vicente y las páginas milagrosas de Andrés para que el fin de semana no me lo estropee la errata de un político."
Y el sábado lo volvió a hacer en su columna de ABC:
"... Decidió no vender puertas sino abrirlas, abrírnoslas. Sabía que tenía el duro en esa facilidad suya para inventar historias partiendo de la realidad o partiendo de su mágica fábrica de situaciones, personajes, sucesos. Andaba metido en El centro de la tierra que me había dejado su autor, Andrés Pérez Domínguez, y cuando le había cogido a Valdivia todo el asco que tú metiste en ese autobús, Andrés, cuando había admirado los redaños que le echó González a su jefe, me entero de que te han dado el Premio Ateneo de novela por El violinista de Mauthausen. Enhorabuena. Bendita sea tu mano derecha, Andrés. Con préstamo de Víctor, nada como tus novelas para esquivar la mediocridad y el aburrimiento. Gracias, amigos".


La otra alegría me la dio ayer mi colega y amigo Pedro de Paz, en su blog, que me consta que tiene una legión de seguidores. Pedro, además de autor superventas por su estupenda El documento Saldaña, es un tipo entrañable. Escribió una entrada en su blog que me permito copiar aquí:
"NO PUEDE SER DE OTRA MANERA
Lo conocí —supe de él, más bien— cuando, hace años, me birló el premio Max Aub de relatos con su excepcional cuento Ojos Tristes. Nos encontramos en persona en la pasada edición de Getafe Negro donde tuvimos ocasión de compartir mesa redonda, unas cervezas y una animada charla. Y confirmé lo que ya había intuido en la distancia a través de varios correos electrónicos entrecruzados: que es buena gente. Leí su Clave Pinner y su Síndrome de Mowgli y entendí por qué me había birlado el Max Aub: porque, además de buena gente, es un escritor brillante.
Ahora Andrés Pérez Dominguez se ha erigido en ganador del premio Ateneo de Sevilla con una —no me cabe la menor duda— excelente novela titulada El violinista de Mauthausen. Y yo me alegro muchísimo. Me alegro de que, poco a poco y a base de constancia y trabajo, se vayan reconociendo los méritos de un auténtico narrador, de alguien para el que la escritura es algo más que juntar una palabra tras otra, de alguien que pone el alma en cada texto que escribe.
Enhorabuena, Andrés. No me cabe la menor duda que éste será uno más a añadir a la larga lista de éxitos que te esperan. No puede ser de otra manera."
Este oficio de contador de historias es jodido muchas veces, pero te recompensa con creces encontrarte en tu camino con tipos como estos, tan generosos y tan buena gente. Yo no sé si merezco sus palabras, pero ellos sí merecen que les muestre públicamente mi agradecimiento y mi amistad.

Comentarios

  1. Enhorabuena, Andrés. He sabido de ti -perdona la ignorancia-, porque soy un fiel seguidor de Pedro de Paz y he podido leer la reseña en su blog.
    Leyendo lo que él ha escrito sobre ti, entiendo que me he perdido algo realmente bueno, así que me dispongo a enmendar mi error. Buscaré tus novelas y las leeré y, si me lo permites, publicaré algún comentario para comentarte qué me han parecido.
    Un saludo. Estaré atento a nuevas entradas.

    ResponderEliminar
  2. Pues a mí me pasaba lo contrario que a nuestro amigo GLR, que no conocía a Pedro de Paz, buscaremos más de él y por sus palabras más que elogiosas a Andrés, merece hacer el intento de poner mi grano de arena y sacarlo del grupo de "ignorados" en mi círculo de lectores.
    saludos

    ResponderEliminar
  3. GLR: pues bienvenido a mi blog, y a mis libros, si te apetece. Aquí tienes tu casa.

    Anónimo: Pedro es un gran escritor, con muchos lectores. Ya estás tardando en leerlo.

    Abrazos a los dos.

    ResponderEliminar
  4. Me escribes en "El Centro de la Tierra" que mi entusiasmo es contagioso. Me alegro de que sea así. Pero me dejo contagiar yo por la felicidad que destilan tus palabras. Y por la tranquilidad que tienen, la que da conseguir este premio importantísimo sólo con el trabajo puro y duro, honrado y sincero. En fin, ya usé palabras tuyas en su momento: es el triunfo de un cabezota que, seguro, duerme en paz consigo mismo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, Juanma: dormir, lo que es dormir, estos días puedo dormir poco, pero sí, estoy en paz conmigo mismo.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  6. Dice mi querido amigo, el gran poeta en catalán Ponç Pons, que de nada sirve ser Cela si estás peleado hasta con tu hijo. En el mundo de la literatura los egos no suelen dejar ver el bosque. Pero tú, Andrés (y no suelo equivocarme con la gente) aparte de gran escritor eres una buena persona, un tipo amable, sencillo y accesible, y eso se nota además en la mucha gente que estos días salta desde el silencio para felicitarte alegremente. Eso dice mucho de la persona. Y en tu caso sé, además, que nadie te ha regalado nada, que has escrito contra viento y marea y que has sido fiel a ti mismo. Lo lógico era que llegara este éxito y que, por ser como eres, no estés solo en esa cumbre. Ese es el auténtico triunfo.
    Abrazos.
    D.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias, Diego. Lo mejor de estos días, es, desde luego, el cariño de los amigos. Los amigos como tú.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  8. Hola Andrés, estamos orgullosísimos en Sanlúcar la Mayor de tener entre nuestros vecinos a una gran persona como tu, pero aún mas de tener un extraordinario escritor. Gracias por deleitarnos con tus novelas y tus cuentos. Que rato tan estupendo y literario nos hiciste pasar el día 6 de Junio en en el Salón de Plenos con motivo de la feria del libro.
    No cambies y gana mas premios, te los mereces todos.
    Un fuerte abrazo.
    Loli Macías.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias, Loli. El honor es mío. Lo que estoy viviendo estos días es muy bonito, sí. Yo también lo pasé muy bien el otro día con vosotros.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  10. ¿Ya has visto el blog de Antonia J. Corrales? Échale un vistazo...

    ResponderEliminar
  11. Sí, acabo de contestarle.
    Juanma, pásate por facebook, que verás un nuevo vídeo que te gustará, en el que estoy con Cristóbal, Óscar Gómez y Fernando García Haldón. Los abrazos del Ateneo, se llama.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

François Cluzet