Los perros siempre ladran al anochecer

No sé si el Diablo debe de andar con su mano puesta sobre mi hombro. Cualquiera sabe.
Aunque en el sur se nos está alargando el verano, tanto que a mediados de octubre me he bañado en el Atlántico en calma, con el agua a la misma temperatura que en julio, en una playa vacía, pronto llegará el otoño de verdad, y las nubes, y la lluvia o el frío. Lo que quiero decir es que hay que alegrarse cuando te pasan cosas buenas, porque las malas siempre están a la vuelta de la esquina.
Pero no me enrollo más. Decía en la primera línea que el Diablo debe de andar últimamente con su mano sobre mi hombro, porque esta tarde tenía el móvil en silencio, como casi siempre, estaba viendo un episodio de la tercera temporada de Perdidos (por cierto, me está gustando mucho) y cuando me da por mirar el teléfono me doy cuenta de que tengo varios mensajes. Un señor muy amable me había pedido hacía más de una hora que lo llamase porque tenía que darme una buena noticia. Y tan buena: resulta que había ganado el I Premio Iberaoamericano de Novela Corta "La espiga dorada". Después de colgar, me quedé sonriendo un instante. Lo que son las cosas. Ya, casi me había olvidado de que me había presentado a este premio. Creo que fue en mayo o en junio cuando mandé la novela, antes de que se fallase el Ateneo de Sevilla, y luego, con todo lo que ha pasado, en fin... Era una novela corta (unas 150 páginas), que había escrito entre octubre y diciembre de 2007. En enero de 2008 se iba a publicar El factor Einstein y, como los sentimientos de culpabilidad me comen cuando estoy sin hacer nada, me puse a escribir una novela que, desde que la terminé, ha estado dando tumbos por ahí, criando telarañas hasta que hoy ha terminado por encontrar su sitio. Estoy contento, para qué lo voy a negar. No sé cuando se publicará esta novela, ni con quién. Supongo que el año próximo, porque ahora he de concentrarme en la promoción de El violinista de Mauthausen, que estará en las librerías dentro de muy poco. De momento, os puedo avanzar su título: Los perros siempre ladran al anochecer. Al menos es el título que yo le puse cuando la escribí. No sé si al final se me ocurrirá otro mejor, o si quien la publique preferirá otro. En la mayoría de estas cuestiones, mucha gente no lo sabe, pero, es el autor el que propone y el editor el que dispone.
Abrazos a todos,

Octubre de 2009

Comentarios

  1. Me alegro mucho de tus éxitos.Aunque no nos conocemos personalmente,siempre sigo tu blog y también tu muro y estoy pendiente de tu violinista,que leeré en cuanto salga.
    Muchísimas felicidades,tienes que sentirte muy orgulloso de este premio,al que se suma el Ateneo de este año.Es para sentirse exultante.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro mucho de tus éxitos.Aunque no nos conocemos personalmente,siempre sigo tu blog y también tu muro y estoy pendiente de tu violinista,que leeré en cuanto salga.
    Muchísimas felicidades,tienes que sentirte muy orgulloso de este premio,al que se suma el Ateneo de este año.Es para sentirse exultante.

    ResponderEliminar
  3. Joder, Andrés, qué buena noticia. ¡¡Enhorabuena una vez más!! Me alegro de corazón. Otra novela que caerá nada más salir.

    Y otra cosa: anunciarás por aquí la presentación de "El violinista de Mauthausen", ¿verdad?

    Lo dicho, que me has alegrado la noche...que te escribo desde el trabajo totalmente aburrido. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. M. Deveriá: muchas gracias. La verdad es que estoy contento, sí. O, más que contento, satisfecho, porque es el resultado de muchísimo trabajo.

    Hola, Juanma: muchas gracias. Ya ves, tío. Al final se trata de no rendirse nunca. Sí, avisaré de la presentación, aunque no sé todavía nada en concreto, salvo que voy a estar felizmente ocupado.

    Abrazos a los dos,

    ResponderEliminar
  5. Ni el diablo ni "na" amigo mío, que el tiempo todo acaba por ponerlo en su sitio "man" que algunos les pese :)))) He dado un salto de alegría y me he reído a carcajadas. Me gusta, que guapo el tema, que guapo, nen.
    Enhorabuena, por éste y pr los que le seguirán, ya te dije: al tiempo!!!

    ResponderEliminar
  6. ¡Enhorabuena, Andrés! Estás que no paras. Como dices, aprovecha ahora que tienes al santo de cara.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Antonia, muchas gracias. Es una gran alegría que para nada esperaba, la verdad.

    Aquí andamos Rafael, haciendo lo que podemos. No sé si sabes que El centro de la Tierra está finalista en el Setenil.

    Abrazos,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

Un viejo cascarrabias