Microrrelato

El violinista de Mauthausen me está dando muchas alegrías estas semanas. Muchas más de las que había imaginado. Recibo montones de mensajes de lectores amables que me cuentan sus impresiones. La mayoría pertenecen al ámbito privado, así que no voy a ser yo quien los cuelgue en esta bitácora. Sin embargo, el escritor y crítico Antonio Parra Sanz me mandó un texto muy hermoso hace poco: me contaba que estaba disfrutando tanto con mi violinista que no había podido resistirse a escribr un microrrelato, que, además, me ha dedicado. Os lo dejo por aquí, después de haberle pedido permiso.


Éxito rotundo

Para Andrés Pérez Domínguez

Marcus Müller atacó los últimos compases del adagio de Bach con todo el corazón, mientras el público desfilaba ante él con las manos agarrotadas y la mirada perdida en el violín, sintiendo cómo el calor se iba apoderando de sus almas. Marcus cerró los ojos para finalizar y no dejarse envanecer por los aplausos que ya imaginaba en sus oídos. Cuando los abrió, estaba solo. Antes de guardar el violín en su funda, tuvo que sacar de ella el uniforme de rayas, se cambió, se ajustó la estrella amarilla en el pecho y arrastrando los pies se dirigió por primera y última vez hacia las duchas.


Comentarios

  1. Hasta el título del microrrelato es maravilloso. Es perfecto. Y es desgarrador.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Bello y desolador. No se puede decir más con tan pocas palabras. Excelente, mis felicitaciones al autor.

    Un abrazo.
    Alicia C. T.

    ResponderEliminar
  3. Impecable relato. Ya se consigue en Colombia la obra?... Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Es una joya de microrrelato, un haiku en prosa. Me ha puesto los pelos como escarpias. Es sencillamente atroz. De un talento incuestionable. Enhorabuena a Antonio y también a Andrés.

    ResponderEliminar
  5. Tan real como desgarrador.
    Esta es la historia del ¿ser humano?
    Gracias Andrés por lo que haces

    ResponderEliminar
  6. Un hermoso relato, corto pero de una sustancia fina , serena y agridulce.
    Lo cierto es que el libro tambien me produjo esa misma intensidad, y como toda bella obra se presta a que la inspiracion llegue. Seguro que otros relatos saldran a la luz tras la lectura del libro.
    ¿Cuantos pintores se inspiraron el "Las meninas" para hacer su propia creación?
    Un abrazo y todo lo mejor para el proximo año.
    Un "trianero" en Barcelona

    ResponderEliminar
  7. Juanma, Alicia, Manuel, a mí tambíen me ha gustado mucho.

    Mauro, no sé muy bien si sé podrá conseguir El violinista de Mauthausen en Colombia. Salió en España hace un par de meses. En cualquier caso, basta mirar en la web de la Casa del Libro (www.casadellibro.es), FNAC (www.fnac.es) o en Amazon, supongo, para encontrarlo.

    Gracias, Joaquín. Estoy totalmente de acuerdo.

    Lauura, de nada: gracias a ti por leerme.

    José A. Galán: me alegro de que haya gustado la novela. Si inspira algo a los demás, pues mira, es un valor añadido, algo que me hace sentir orgulloso, para qué lo voy a negar.

    Abrazos a todos y mis mejores deseos para el 2010

    ResponderEliminar
  8. Estoy encantado de que os haya gustado el relato, aunque el verdadero mérito es de Andrés por haber escrito esta novela. Un saludo para todos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

Un viejo cascarrabias