Juego para cinéfilos

No sé vosotros (o ustedes, como prefieran), pero yo, muchas veces, cuando estoy leyendo una novela, no puedo evitar poner a un personaje la cara de un actor en una futura versión cinematográfica. A los escritores, lo he dicho muchas veces, el cine nos ha influido, para bien o para mal. Yo creo que para bien. Pero bueno, es mi opinión. Adjudicar nombres de actores a los personajes de una novela es un ejercicio muy interesante cuando cotejas tus elecciones con las de los demás. Según mi experiencia, lo normal es que la respuestas sean muy diferentes, lo que viene a demostrar que la experiencia de cada lector es única, como la propia vida. Y es una de las cosas que siempre me han fascinado de esa extraña y compleja relación que se establece entre una novela y cada uno de sus lectores. Recuerdo que mi amigo Félix J. Palma, que me precedió en el premio Ateneo, preguntó a sus lectores qué actores les gustarían para una versión cinematográfica de El mapa del tiempo. El otro día, después de que Celda 211, que primero fue (y lo sigue siendo, por supuesto) novela, se llevase el Goya a la mejor película, se me ocurrió preguntar a mis amigos de ese patio de vecinos que es Facebook qué actores les gustarían si se hiciera una película de El violinista de Mauthausen. Daba lo mismo que fueran españoles o extranjeros. La respuesta fue inmediata, y muy interesante, con las propuestas más diversas, lo que no viene sino a confirmar lo que pensaba: que la experiencia de cada lector es tan íntima y tan única como la misma vida. Como no no todo el mundo está en Facebook (por suerte...), escribo esta entrada en mi bitácora, por si alguien quiere seguir dejando sugerencias. Para que os hagáis (se hagan ustedes) una idea de por dónde van los tiros, dejo unos cuantos nombres que los lectores apuntaron. La mayoría sugirió nombres para los cuatro personajes principales (Anna, Rubén, Franz y Bishop), pero también hubo unos cuantos apuntes interesantes para los secundarios.

Anna: Natalia Verbeke, Paz Vega, Pilar López de Ayala, Olivia Molina, Juliete Binoche, Kate Winslet, Keira Knightley, Penélope Cruz, Ana Mouglalis, Audrey Tatou, Juliete Binoche, Jenniffer Connolly, Belén Rueda, Marta Etura, Charlize Theron, Kristin Scott Thomas, Silvia Abascal...Rubén: Eduardo Noriega, Christian Bale, Fele Martnínez, Alberto Amman, Orlando Bloom, Antonio Banderas, Ralph Fiennes, Imanol Arias, Eduard Fernández, Antonio de la Torre, Diego Martín, Viggo Mortensen, Carmelo Gómez, Diego Luna...Franz: Raúl Arévalo, Jordi Mollá, Antonio Resines, Jude Law, George Clooney, Clive Owen, Diego Luna, Liam Neeson, Heath Ledger...Bishop: Luis Tosar, Ed Harris, Russel Crowe, Pierce Brosnan, Paco Roma, Alejo Sauras, Jack Nicholson, Jordi Rebellón, Jose Coronado, Ricardo Darín, Matt Damon, Robert Downey jr., Eduard Fernández, Christopher Waltz, Robert Redford...Santiago: Benicio del Toro, Carlos Bardem, Antonio Resines...
Marlene: Meryl Streep, Charo López, Julieta Serrano, Carmen Maura...
Padre de Rubén: Juan Diego, Juan Luis Galiardo...
Enriqueta: María Galiana...
Dieter Frank: Eusebio Poncela, Fele Martínez...

Ya veis (ya ven): o es que en España no hay dos que tomen café de la misma manera, o es que va a ser verdad eso de que la experiencia de cada lector es única. A ver que opináis (qué opinan) vosotros (ustedes)...



Comentarios

  1. La verdad es que es muy interesante la reflexión que planteas en la entrada. Como lector me pasa lo que a todos, que no puedo evitar poner rostro a los personajes, incluso vestirlos y recrear los paisajes propuestos en la novela. Es curioso el proceso y como se van formando las imágenes en la mente.
    Pero es que como escritor me pasa lo mismo. Suelo poner rostro y cuerpo a los personajes basándome en personas que conozco.
    Es la magia de la novela, que propicia un mayor nivel de imaginación que el cine que te lo da todo hecho.
    Por jugar al juego que propones, creo que el papel de Bishop lo bordaría John Malkovich. Para Rubén me queda bien Johny Deep. Anna, no sé, quizá Michelle Pfeiffer. Viggo Mortensen haría un buen Franz. Y para los secundarios, habría que estudiarlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Una vez dichos, me cuesta pensar en otros. Así que optaré por los ya escritos.

    Anna: lástima que la imagina más joven que la actriz que, en mi opinión, le daría verdaderamente todo lo que es, Adriana Ozores (inmensa siempre). Optaré por Pilar López de Ayala o Belén Rueda. Quizá más la segunda.

    Rubén: Antonio de la Torre le daría el acento que seguro tiene. Yo añado uno que no está: Juan Diego Botto.

    Franz: Antonio Resines o Ricardo Darín.

    Bischop: Carmelo Gómez, indudablemente.

    En cualquier caso, sería una gran película.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. A mi me pasa todo lo contrario, macho: nunca me imagino mis personajes (ni los de otros) con rostros de actores. En fin, me lo haré mirar.
    Pero puestos a especular Anna podría ser, en efecto, Pilar López de Ayala, o mi amada Ariadna Gil.
    Ojalá tuvieramos al atormentado Montgomery Clift para encarnar a Rubén... O Dustin Hoffman con 25 años menos.
    Bishop estaría bien en el cuerpo de Sam Neill. O ya puesto, Ralph Fiennes.
    Un buen Franz sería Andy García, por ejemplo.
    Por soñar que no quede.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias a los tres por vuestras aportaciones. Ahora solo falta que alguien se atreva...
    Un abrazo,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

François Cluzet