Sobrevivir al infierno

Dejo aquí esta reseña que hizo Pedro Domene (a quien aprovecho para mandar un abrazo) de El violinista de Mauthausen en Cuadernos del Sur la pasada primavera.

Sobrevivir al infierno


Una imagen, un violinista tocando en los Jardines de Luxemburgo, dará lugar a todo un relato. Muy pronto imaginamos a unos personajes, cuya existencia desencadena una historia de amor, para entreverar, posteriormente, un extraño triángulo que, de alguna manera, le resulte tan extraño como interesante a un lector que se deja llevar por los episodios de unas vidas ambientadas en el mágico París de 1940, en el campo de exterminio de Mauthausen, y finalice en las ruinas de un Berlín ocupado, tras el armisticio de la II Guerra Mundial. La historia de Rubén Castro, de Anna Cavour, de Franz Müller, o del enigmático Bishop, es la de unos supervivientes, un español republicano encerrado en el campo, su novia francesa colaboradora con los servicios secretos aliados y el ingeniero alemán, que la joven conocerá, en el París ocupado, y a quien se verá obligada a espiar. (Con mi querido Miguel Fernández, de Canal Sur Radio, en su programa "Es la vida" en la pasada Feria del Libro de Sevilla)


La trama está servida: intriga, aventura y espionaje, elementos a que nos tiene acostumbrados Andrés Pérez Domínguez (Sevilla, 1969), autor de una interesante visión sobre el mayor proceso bélico del siglo XX, con una singular novela La clave Pinner (2004), donde relata el engaño de los aliados para ubicar el desembarco con que terminará el conflicto, una extraordinaria historia-ficción, clave para fabricar la bomba atómica, titulada El factor Einstein (2008) y, ahora, El violinista de Mauthausen (2009), con el que amplia y ofrece un magistral fresco sobre conceptos como la lealtad y la traición, o el sufrimiento y el sacrificio y, si el lector aún no se siente satisfecho con percepciones tan humanas como las esgrimidas, en el peor de los casos, la novela cuenta uno de los episodios menos conocidos sobre el Holocausto y el número elevado de los españoles republicanos que lo sufrieron, o en el mejor, refrenda una espléndida visión novelada de esa puerta a la esperanza: la que vivieron los supervivientes del ignominioso campo, los anónimos combatientes frente al opresor nazi, o los desechos humanos tras una larga contienda sobre la que se edificaría el futuro de una nueva Europa.

Al margen de etiquetas técnicas, de características narrativas y otros aspectos, El violinista de Mauthausen, sobresale por ese compromiso adquirido con los perdedores, por esa caleidoscópica nimiedad que nos desvela detalles de esas biografías anónimas, a quienes ante el horror, siempre les acompañará una melodía porque, como señala el proverbio alemán, «Donde oigas cantar, siéntate tranquilamente. Los malditos no tienen canciones», y cuyo final, tras el milagroso reencuentro de los amantes, como en las mejores historias, queda abierto porque de lo que se trata es de continuar sobreviviendo tras la barbarie, como si los protagonistas de esta increíble historia de amor fuesen las únicas personas que existieran en el mundo.

Comentarios

  1. Una reseña muy buena y bien explicada

    ResponderEliminar
  2. HOLA ANDRES como te va.me parece genial y estupenda porque esta muy bien explicada.claro que te dare mi opinion de tu novela.se que me va a gustar la portada me llamo mucho la atencion un saludo

    ResponderEliminar
  3. Está excelente esta reseña de tu novela,Andrés .Transmite una explicación muy clara.
    Muchos saludos.Y que continués logrando alcanzar muchos éxitos.

    ResponderEliminar
  4. A mí también me ha gustado la reseña, Andrés. Debe ser muy gratificante para ti leer estas cosas. Que sigan las ventas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. ...traigo
    sangre
    de
    la
    tarde
    herida
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    TE SIGO TU BLOG




    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...


    AFECTUOSAMENTE
    ANDRES

    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DEL FANTASMA DE LA OPERA, BLADE RUUNER Y CHOCOLATE.

    José
    Ramón...

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Pakiba, Rosa Mary, Naty y Paco.

    José Ramón: ¿?

    Abrazos a todos,

    ResponderEliminar
  7. Gracias, a todos, por ser tan buenos lectores de crítica literaria. Soy Pedro M. Domene, autor de la crítica en Cuadernos del Sur. A Andrés le debo, en primer lugar, buenas lecturas, en segundo, una especial devoción de hace años, y en tercer lugar, creo que soy amigo suyo, pero sé diferenciar la amistad del buen trabajo que hace un escritor. Él se merece esos reconocimientos porque lleva muchos años y muchas horas, dale que te pego.
    Gracias a Pakiba, Rosa Mary, Naty, Paco Gómez, por vuestros juicios.
    Felices lecturas, y esperamos el nuevo libro de Andrés.
    Pedro M. Domene

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

El payaso Trump