Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2010

¡Extra! ¡Extra! ¡Edición especial!

Imagen
Aunque parezca mentira, la semana próxima hará un año que presentamos en el Ateneo de Sevilla El violinista de Mauthausen. Hace doces meses ni siquiera los que se las dan de Rappel podrían avizorar el recorrido de la novela. Yo tampoco, porque con unos cuantos libros ya en el saco y el colmillo retorcido (al menos así me lo parece cada vez que me miro al espejo), me he acostumbrado a no tener demasiadas expectativas cuando se publica un libro con mi nombre en la cubierta. Uno hace su trabajo lo mejor que sabe o lo mejor que puede (sí, ya sé que he escrito esto alguna vez por aquí, pero es la verdad), y lo que pase luego depende, en gran medida, de cómo rueden los dados. Pero la vida es caprichosa, y un año después de aquella presentación sale a la venta la novena edición de mi Violinista. Es una edición especial, por varias razones: la primera, porque lleva un cuadernillo de sesenta y cuatro páginas con fotografías, una carta de mi editor en Algaida, Miguel Ángel Matellanes; un artícu…

Philip Kerr

Imagen
¿Pero tú no has leído las novelas de Philip Kerr? Es una pregunta que me han hecho alguna vez. ¿Cómo es posible que hayas escrito tres novelas que tienen la Segunda Guerra Mundial como telón de fondo y no hayas leído ni una sola novela de Philip Kerr? Hace tiempo que cuando alguien me pregunta con esa contundencia si no he leído un libro, ya no me entretengo en dar explicaciones. Me encojo de hombros ―que, además, es un ejercicio estupendo― y espero a que el curioso se aburra. Pero después de que mis queridos Óscar Oliveira, el jefe de prensa de Algaida, y Gregorio León, el autor de El último secreto de Frida K. , me hablaran muy bien de este escritor escocés, al final acabé interesándome. De hecho, compré una de sus novelas, al azar, en un librería, hace pocas semanas. Hay escritores que dicen que no leen novela cuando están escribiendo las suyas. Yo no soy de ésos, y puede que a lo mejor me estén gustando tanto los libros de Philip Kerr porque ando arremangado con una novela ambient…

Aprender a escribir

Imagen
Es la pregunta del millón: ¿se puede aprender a escribir? Antes o después alguien te la formula en alguna presentación, o te manda un correo electrónico o te para por la calle y te lo suelta. Yo creo que a todos los escritores nos habrán preguntado alguna vez cómo lo hacemos, qué hay que hacer para conseguir ver un libro con tu nombre en la cubierta, como si fuera el resultado de un conjuro nigromántico antes que el resultado de mucho esfuerzo, paciencia y contumacia. Vale, pero entonces, ¿se puede o no se puede aprender a escribir? Yo diría que sí, porque escribo libros y no nací sabiendo. Incluso mi madre me cuenta que de niño lloraba porque se me olvidada ponerle el punto a la “i” en los ejercicios de caligrafía. Pero ya sabemos lo exageradas que son las madres... Y está bien que sean así. Pero es una pregunta un poco tramposa, porque si se puede aprender a escribir, la lógica apuntaría a que también se puede enseñar, y eso no lo tengo tan claro. Muchos escritores opinan que sí se …