De manuscritos y apocalipsis

Asombra e inquieta al mismo tiempo que los demás sepan tantas cosas de ti. Por la mañana, cuando ya llevo un rato trabajando, suena el teléfono y alguien me pide si puedo entrar en directo en un programa de radio en el que van a hablar de la gente que aún escribe a mano, y por un momento me pregunto si no me estaré haciendo más viejo de lo que soy capaz de darme cuenta. Ayer, los chavales de un instituto al que fui a dar una charla me trataban respetuosamente de usted a pesar de que todos los días he de hacer un esfuerzo para recordarme que hace ya muchos años que dejé atrás la adolescencia, y hoy parece que soy uno de los pocos escritores que aún utilizan pluma y cuaderno para el primer borrador de sus novelas.

Uno escribe libros y cuenta cosas sobre su vida en el blog, pero nunca es consciente de cuánta gente hay al otro lado: lectores que se llevan a la cama tus novelas y luego las dejan en la mesita de noche después de doblar el pico de una página cuando los vence el sueño, o personas que se asoman a esta bitácora virtual aunque no se entretengan en dejar constancia de su visita con un comentario.

Por lo visto se ha hecho público el estudio de una universidad norteamericana que dice que al escribir a mano se pueden expresar mejor las ideas, pero durante unos pocos minutos de charla agradable en directo explico que suelo escribir a mano el primer borrador de mis libros, y que la única razón es que me gusta el contacto de la pluma con el papel. Luego paso al ordenador lo que he escrito, y en los sucesivos borradores ya sólo utilizo el ordenador. Aunque, matizo, para los textos cortos, como un artículo, prefiero utilizar el teclado directamente.

Sin embargo, me pregunta alguien desde el estudio de radio, a pesar de escribir a mano mantienes un blog bastante activo. Por supuesto, respondo. Lo cortés no quita lo valiente. Que me guste escribir a mano no significa que esté en contra de las nuevas tecnologías. Todo lo contrario.

Hay una pregunta que, como una enfermedad contagiosa, se suele repetir desde hace meses cada vez que alguien me entrevista: ¿qué opinas de los libros electrónicos? No creo que nadie pueda saber qué pasará con estos cacharros, pero supongo que convivirán de una manera más o menos civilizada con los libros de toda la vida. De hecho, El violinista de Mauthausen sale estos días a la venta en formato digital. La verdad es que a mí me gusta más leer en papel, pero cada uno tiene sus preferencias. También prefiero usar los libros y las enciclopedias de toda la vida para consultar algún dato antes de pasarme horas organizando toda la información a la que se puede acceder en Internet con solo pulsar un botón.

Pero sí me preocupa mucho más la piratería. Ayer, en un periódico alguien se mostraba muy pesimista respecto al futuro del libro. La ventas han caído hasta niveles inquietantes, decía; las devoluciones crecen de manera alarmante, y la sombra de la piratería amenaza a los libros igual que a la música y a las películas. No sé hasta qué punto llegarán a resultar acertadas estas predicciones apocalípticas, pero, quién sabe, con esta maldita costumbre que tenemos del todo gratis, a lo mejor llega un momento en que más de un escritor empiece a plantearse si tantas horas de esfuerzo merecen la pena. Uno escribe por vocación, sobre todo, les decía ayer a los chavales de Aracena, pero solo con la vocación y el amor al arte, que yo sepa, no se puede llenar el carrito del supermercado.

© Andrés Pérez Domínguez, noviembre de 2010

Comentarios

  1. Los libros electrónicos no me gustan. Empecé uno y la verdad lo encontraba tan antipático de leer que lo dejé. Donde esté uno que lo puedas tocar,oler y acariciar, que se quite todo lo demás.

    Saludos Andrés.

    ResponderEliminar
  2. Hola Andrés, pues me parece genial que sigas con tu primer borrador a mano, yo lo he intentado pero me cuesta... respecto a lo del apocalipsis literario, no sé, en España somos muy radicales... lo vemos todo negro o blanco, pero hay muchas cosas que podrían hacerse para mejorar las ventas de libros, como por ejemplo, hacer mayor hincapié en la distribución de los libros, en lo hermoso que es regalarlos, y lo barato que sale en comparación con un juego de la Play, por ejemplo, y lo que aprendes, lo que vives.. .haría falta más publicidad, genérica, donde se hablara más de lo hermoso que es leer, y que yo sepa, hasta ahora, sólo se apoya al cine y a la música, y los músicos, al menos, tienen los conciertos para seguir teniendo ingresos, pero un escritor, desgraciadamente, no tiene eso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Es de las mejores notas que has escrito, mu buena y si, sin haber leido una novela tuya (que debo leer pronto o dejo de llamarme Richard) he conocido aspectos tuyos en este blog que sigo desde mucho antes que lo reseñara en Negro sobre Blanco. Comentarios amenos que muestran a una persona pausible, metodica, dedicado, apasionado, de elegante gusto. Sin querer dejas salir aspectos de ti y eso ocurre por el medio por donde te expresas lo que McLuhan en su momento llamo Aldea Global, el internet. muchos te leen, muchas personas te siguen, yo apenas te conozco porque Anika fue el medio que me dio acceso a vos, pero en España, antes y ahora despues de haber ganado este premio, el marketing ha hecho fiestas con tus obras y aun haces ruido total te llamaron hoy... Respecto al libro seguira viviendo asi como vive el teatro, el cine, la radio la tv todo... no te preocupes los libros viviran y los escritores igual... aun existe gente que compra el librito legal yo lo hago, una libreria economica del gobierno pero le comro a ellos y bueno los usaditos. Un abrazo y que vendas mucho y que el marketing no te pegue tanto por la pirateria... un abrazo, espero por la noticia del libro digital.

    ResponderEliminar
  4. Hola Andrés,me gusta lo que dices,y escribir con pluma me parece genial ,y le doy más valor,como más intimo.(espero esplicarme bien).el futuro del libro ,seguira hay,las personas que siempre han leido lo seguiran haciendo y cada vez hay mas personas .un saludo

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante lo que has publicado en tu blog,Andrés.Y es maravilloso que puedas conservar en un cuaderno los borradores de tus escritos.
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
  6. Hola Andrés, el valor que le damos al trabajo de un artista está devaluado.
    La piratería hace estragos con los artistas nuevos, y un tipo que compone o escribe, si quiere hacer algo realmente bueno necesita tiempo para trabajar en su obra (porque no es sólo inspiración, un poco de inspiración el resto es transpiración) y mientras tanto tiene que vivir, pagar su alimentación, sus impuestos, su alquiler, su sistema de salud. Me preocupa esto.

    Yo creo que estamos atrapados entre dos épocas, todavía tenemos costumbres y necesidad de la época de la que venimos y vamos adquiriendo habitos de los nuevos tiempos. Es complejo vivir en un tiempo intermedio, pero ahí vamos.

    Yo adoro leer en papel, escribir directamente con la pc, mi mano no resiste los calambres, asi que me inclino por lo mas practico, pero siempre llevo una libretita de papel por las dudas.

    Te encontre por face, sabia que este blog me iba a resultar interesante, te sigo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Estupendo que sigas haciendo tus primeros borradores a mano, yo no puedo, pero lo de la pluma y el papel es muy romántico, ojalá yo pudiera. Lo que dices es cierto, uno nunca sabe en qué manos van a acabar nuestras novelas ni en qué momento van a ser leídas. Asimismo las personas que pasan por nuestros blogs y que nos leen sin dejar comentarios son muchas. En cuanto a la cultura del todo gratis en España creo que ganamos por goleada a cualquier país de nuestro entorno. Y como lo de la piratería de libros siga adelante, serán muchos los escritores que dejen de escribir, cierto. Para leer, prefiero el papel, pero sólo de momento, ya veremos,. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Algunas veces y más la causalidad me coloca una agradable sonrisa.

    Aunque ya la vista no es mi mejor aliada, amo leer y especialmente tocar los libros.
    SIEMPRE han sido el mejor regalo que me puedan ofrecer.

    Estaré en tus orillas, desde mi propio borde.
    Un agrado

    Rossana

    ResponderEliminar
  9. No sé si es más romántico, Andrés, pero en lugares como en los que yo vivo, muchas veces no queda otra, porque los cortes de luz son rutina frecuente y no es cuestión de quitarle a un personaje su derecho a réplica, simplemente porque alguien bajó la palanca o una tormenta inoportuna pretende desbaratar mi inestable inspiración.
    En cuanto a que los chavales te traten de usted, es porque son unos malcriados y no porque nos pase el tiempo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. El libro es una pequeña obra de arte y, en su concepción, perfecta. Va a ser muy difícil que desaparezca, como no han desaparecido los periódicos. Cambiarán los canales de distribución, eso sí, pero el libro continuará pese a todo. Al no tener fecha de caducidad, su extensión en el tiempo le da mucha ventaja. Desde el punto de vista conceptual no hay comparación posible.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Creo que es cuestión de romanticismo, Andrés. Yo no puedo escribir a mano porque desde niño tengo una caligrafía espantosa y, ni yo mismo, entiendo lo que escribo. Por contra, sigo usando el carrete en mi cámara de fotos. Lo dicho: romanticismo, Andrés. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Por cierto, Andrés:
    soy tu visita nº 66666. ¿Tengo premio? Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  13. Gracias a todos por vuestros comentarios.

    Félix, es un número como para preocuparse:)

    Abrazos para todos,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

François Cluzet