Viejas revistas

La mañana de hoy se ha presentado lluviosa y hace frío, así que me dedico a mirar en los baúles para buscar revistas viejas. De vez en cuando me gusta repasar las que tengo, ordenarlas, volverlas a colocar en algún sitio donde seguramente quedarán olvidadas hasta la próxima vez que dedique un rato a revolver la cantidad de papeles que hay en mi despacho, que a veces tengo la sensación de que se reproducen a escondidas o se cambian de sitio para volverme loco.

Creo que son ya veintinueve tomos, uno por año, los que tengo de la revista Muy interesante. Yo tenía doce años y andaba en séptimo de EGB cuando mi padre me regaló la suscripción a la revista. De los muchos tebeos y revistas que se han ido quedando olvidados en alguna mudanza desde entonces, por alguna extraña y feliz razón, la colección de Muy interesante me ha acompañado siempre. Veintinueve tomos es como una enciclopedia, una clase magistral y amena de ciencia, historia, curiosidades y tecnología. Tan útil resulta que más de una vez he mirado los índices anuales para investigar algún tema sobre el que estaba escribiendo. Estos días en los que intento poner mi despacho en orden siempre encuentro algún ejemplar de la inconfundible revista roja todavía envuelto en el plástico del correo, y rara vez no termino sentándome a leerla, encontrando algún tema que me llame la atención y del que quiero saber más.

Hasta ayer por la tarde yo pensaba que mis tomos encuadernados de casi treinta años de Muy interesante eran como para dar envidia a cualquier aficionado al coleccionismo, pero mi amigo Patricio me hizo poner los pies en el suelo al enseñarme los ejemplares del Reader´s Digest y de National Geographic que habían pertenecido a su abuelo. Del Reader´s Digest yo también conservo algunos, pero de los primeros ochenta. Los que me enseña Patricio ayer son más antiguos. Pero me entusiasman los ejemplares de National Geographic de finales de los cincuenta: en inglés, a doble columna, sin mácula, como si acabasen de salir de la imprenta; las páginas gruesas, su peso, igual, o incluso mayor, que la mayoría de los libros que se publican hoy. Qué curioso ver las fotos, los anuncios de la época, que parecen pergeñados por los hombres de Don Drapper (ya me lo había dicho Patricio, que también se ha enganchado a Mad men); los reportajes, tan extensos; los mapas, las ilustraciones que Guillermo, el hijo de mi amigo, no podía dejar de señalar, sentado a mi lado, cada vez que pasaba una página. Un reportaje sobre la fundación de Jamestown, en Virginia, en 1607, con el capitán Smith y la india Pocahontas; otro sobre la explosión turística de las islas Baleares; un montón de páginas espléndidas sobre los colonos del Mayflower.

Este, el número 5 de The National Geographic Magazine, de mayo de 1957, es especial, me explica Patricio. ¿Ves? Tiene cuatro páginas repetidas, un error de imprenta, y por eso es un ejemplar único, mucho más valioso. Lo cuento porque Patricio me regaló la revista, y ahora mismo la tengo en mi mesa, y la miro casi sin atreverme a tocarla, como quien no quiere estropear un tesoro.

© Andrés Pérez Domínguez, diciembre de 2010

Comentarios

  1. A personas especiales sólo se le puede regalar cosas extraordinarias; Te he querido recompensar por tu recomendación de Mad Men, o mejor, por los veintidós años de iluminaciones de tantos Madmens que no has parado de insistir en compartir conmigo. Simplemente Gracias! de corazón, de amigo, de hermano...

    ResponderEliminar
  2. Hola Andrés,vaya colección mas genial ,esa revista siempre tiene buenos reportajes,yo tengo una colección de libros ,que ya tienen 30 años.(como pasa el tiempo ).y tienes mucha suerte de tener un amigo como ese hay pocos .un saludo

    ResponderEliminar
  3. Comprendo tu entusiasmo por la colección de "Muy Interesante". Yo tengo varias: "Año Cero", "Fotogramas", "Más Allá de la Ciencia"...
    Y son pequeños tesoros que volvemos a ellos cada vez que miramos las estanterías y a veces, le quitamos el polvo de encima y recordamos cuánto nos costó hacer la colección entera.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por vuestros comentarios.

    Abrazos para todos,

    ResponderEliminar
  5. Que bien, la revista Muy Interesante es buenisima, la Readers tambien, muy completa y antiquisima. Tienes un tesoro de revistas Andrès.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

François Cluzet