Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2011

Unas cuantas cosas que he aprendido

Imagen
Contestaba el otro día a un cuestionario que me envió el crítico y escritor Pedro Domene para la revista Cuadernos del Sur. La primera pregunta era, más o menos, cuánto he aprendido en estos años que llevo escribiendo. Mucho, respondí, lacónico, en lo literario y en lo personal. Colgaré aquí la entrevista cuando se publique, pero ahora que ando terminando nueva novela, y que hace diez años, justo por estas fechas, estaba arremangado hasta los codos escribiendo La clave Pinner, es cierto que yo también me he preguntado más de una vez si he aprendido algo durante todo este tiempo. El caso es que de vez en cuando se ponen en contacto conmigo escritores que no han publicado o están a punto de hacerlo y me piden consejos para acometer una novela, para publicar, si merece la pena participar en concursos. Cosas así. Que algunas personas quieran saber mi opinión sobre estos asuntos nunca dejará de producirme perplejidad. A lo mejor es que me estoy haciendo viejo... Pero supongo que no está de…

Veinte años no es nada

Imagen
La semana pasada cumplió mi sobrino veinte años, y cuando miro hacia atrás no me queda otra que reconocer que para mí es como si no hubiera pasado el tiempo. Me pasa con casi todo. Echo la vista atrás y ya recuerdo cosas de hace casi cuatro décadas, y es raro, porque yo sigo pensando que aún tengo la misma edad que tenía cuando nació mi sobrino, casi la misma que él tiene ahora; el día que llevé a su abuela, mi madre, al hospital porque su madre, mi hermana, se había puesto de parto. Parece que fue ayer cuando nació, pero mi sobrino ahora es un virtuoso de la guitarra, lleva un pendiente, y a regañadientes me pide permiso para fumar cuando estoy delante, por respeto o por costumbre. Qué raro es todo esto, le decía el otro día a mi sobrino, porque para mí es como si no hubiera pasado el tiempo, y a veces tengo que darme pellizcos para recordar que ya no soy un chaval, que jamás volveré a serlo. Y tampoco estoy seguro de haber aprendido muchas cosas o de haber alcanzado eso que llaman m…

Disciplina

Imagen
Hace poco tiempo muchos habíamos comentado las primeras secuencias de la última película de Clint Eastwood, Más allá de la vida, la sobrecogedora y realista recreación del maremoto en el oceáno Índico de diciembre de 2004, pero la realidad siempre sorprende, asusta más cuando uno se da cuenta de que lo que parecía ficción en realidad no es más que una posibilidad tangible, incluso una premonición. Todavía estamos aturdidos pero quizá también saturados de las imágenes del tsunami en Japón, y ahora toca especular con la radiación y con las réplicas del terremoto, pero después de haber visto tantas fotografías espeluznantes y tantas imágenes que me gustaría que las hubieran sacado de cualquiera de esas películas apocalípticas que rara vez soporto, lo que más me llama la atención en los telediarios es lo que no sale, simplemente, porque no está sucediendo: no hay disturbios en Japón a pesar de que el ánimo y el sufrimiento justificarían que hasta el más calmado perdiera los nervios o que …

Un notable ejercicio narrativo

Imagen
Eso es lo que dice Luis Vea García sobre El violinista de Mauthausen en la web La biblioteca imaginaria. Aprovecho para agradecerle sus palabras amables y colgar su reseña en mi blog. Aparte de la cubierta del libro, las fotos que ilustran el texto corresponden a mi última visita al campo de exterminio, en noviembre de 2009. En un par de ellas aparece la famosa Escalera de la muerte. Los lectores de la novela la reconocerán enseguida."Andrés Pérez Domínguez es un autor archiconocido entre los que se presentaban y ganaban concursos literarios, por eso no es tan extraño que conquistase el XII Premio de novela Ateneo de Sevilla tomando el relevo al también andaluz Félix J. Palma. No es la presente la típica novela sobre la Segunda Guerra Mundial, aunque el trasfondo de la guerra fundament e lo que sucede en la trama. Tampoco es la clá sica novela sobre los campos de concentración aunque el que uno de sus personajes esté cinco años en Mauthausen determina lo que ocurre. Ni tan siquie…

La crisis de la ira

Imagen
No sé a ustedes, pero a mí cada vez me interesa menos la política. No es que no sea importante. Lo es, y mucho. Para ser sincero, los que cada vez me interesan menos son los políticos. Hace años, uno que mandaba decía que España iba bien, y los otros, los que no mandaban, enseguida lo contradecían porque no estaban de acuerdo. Hasta hace no mucho, el que ahora manda hacía como si la palabra crisis, con sus seis letras, no existiera en los diccionarios, y ahora aunque se muestra tan convencido de su capacidad para sacar las cosas adelante, da la sensación de que ni siquiera los que están más cerca de él se atreven a afirmar con la misma rotundidad sus argumentos. Mientras tanto los otros, los que antes mandaban, en lugar de dar soluciones parece que prefieran frotarse las manos mientras esperan a que les llegue el turno, como el equipo de fútbol que sabe que para ganar la eliminatoria le basta con aguantar el balón hasta que el árbitro pite el final del partido. Y entre ellos, entre lo…