Juego metaliterario

Acabo de ver en el muro de Facebook de mi amigo Gregorio León que recomienda El violinista de Mauthausen en la televisión. Ya lo he contado por aquí, y él lo sabe antes que nadie, como no podía ser de otra manera: Gregorio León me prestó su nombre y algunas cosas más para uno de los personajes principales de la novela en la que he estado trabajando durante los últimos catorce meses. Ambientada en enero de 1950, por mi nueva novela circulan algunos personajes de otros libros que he escrito, como el oscuro agente norteamericano Robert Bishop, al que recordarán los lectores de El violinista de Mauthausen. Alguna vez me ha dicho Gregorio que el de Robert Bishop es el personaje que más le gusta de El violinista de Mauthausen, y al verlo sostener el libro no quiero evitar una sonrisa: no podía imaginar Gregorio entonces que en mi próxima novela Robert Bishop y él iban a compartir unos cuantos capítulos... La vida real y la ficción se mezclan, y a veces hasta al autor le cuesta diferenciar dónde empieza una y dónde termina la otra.

Comentarios

  1. Hola ,me hace gracia ver el violinista de Mauthausen,fué mi libro del verano pasado.Este verano claro que me he traido 2 libros no me voy sin ellos.(seguro que tú haces lo mismo ) Buen verano Andrés

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

Un viejo cascarrabias