Harto

Hace demasiado calor, está nublado, el cielo barrunta tormenta y uno empieza estar un poco cansado del verano. Al final siempre me pasa, aunque no quiera: el verano se me hace demasiado largo. Pero este final de verano uno también está harto de leer las noticias, y el escepticismo se hace más grande al ver lo que está pasando en Madrid. Me gustaría pensar que hemos avanzado un poco, que al final, si nos empeñamos, algún día este país será un lugar civilizado, incluso educado, pero qué va. La iglesia nunca ha gozado de mis simpatías, pero no por ello me molesta que venga el Papa, y que, quien quiera, vaya a verlo y a pasar calor mientras los riegan con una manguera, como a Carmen Maura en La ley del deseo ―total, el éxtasis también tiene mucho que ver con aquella noche madrileña de Almodóvar y la religión―. Casi siempre me entero de estas cosas en las redes sociales, o mirando de cuando en cuando el televisor sin volumen mientras estoy buscando un billete de avión y un hotel para largarme muy lejos la semana próxima. Con la misma perplejidad me entero de que los fanáticos insultan a los peregrinos y un imbécil estaba dispuesto a rociar con gases tóxicos a los anticatólicos. Veo a Mouriño meterle el dedo en el ojo al ayudante de Guardiola y luego mofarse de él en la rueda de prensa y me digo que, aunque nunca he sido muy futbolero, este portugués barriobajero y maleducado va a conseguir que me saque el carné del Barça. Todavía no entiendo por qué Florentino Pérez no le enseña la puerta de salida.

Pero lo que más me duele, lo que más me asusta, lo que me hace estar más harto, más incluso que de este calor bochornoso que no acaba de convertirse en tormenta, son los modales de la policía, cada vez más lejos de los ciudadanos, cada vez con más ganas de sacar la porra y golpear a la gente. Da mucho miedo ver que algunos disfrutan con eso. Si alguien creía que en España habíamos avanzado, me temo que acabamos de reunir pruebas suficientes de que no. Aquí seguimos teniendo demasiada mala leche. Todos. Y no caben, parece, términos medios: o eres del Barça o eres del Madrid; del Betis o del Sevilla; quieres que el Papa se derrita bajo la mitra o eres un católico reaccionario; del PP o del PSOE; rojo o de derechas; facha o bolchevique, a estas alturas de la película. Todo llevado al extremo, como si el único final posible fuera la confrontación, y la policía pegando palos con la excusa cobarde de que son unos mandados. Ya puestos, para ver tanta violencia, lo mejor sería que volvieran a las televisiones cuanto antes Belén Esteban y Matamoros. Sus discusiones y malos modos en Telecinco son mucho menos perniciosos que los gestos de Mouriño en el Nou Camp o los cachiporrazos de la policía a una pareja de jóvenes muerta de miedo en un portal madrileño.

Mientras tanto, el que escribe esta entrada en su blog, ya tiene los billetes y el hotel para largarse muy lejos la próxima semana. Y, visto el panorama, lo que más le apetece es no volver durante una larga temporada.

www.twitter.com/aperezdominguez

http://www.facebook.com/pages/Andrés-Pérez-Domínguez/272070026881

© Andrés Pérez Domínguez, agosto de 2011

Comentarios

  1. Cuanta razón llevas. También estoy hasta el gorro del verano y no puedo coger un billete y largarme. Espero que al menos a ti te sirva.
    Por cierto, me gustan tus libros.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
  2. Se venden helados en el desierto del Gobi.

    ResponderEliminar
  3. La casa encendida: solo me voy unos días. Pero me dan ganas de largarme una temporada, sí. Encantado de que te gusten mis libros.

    Xrisstinah: no pienso ir tan lejos en este viaje...

    Abrazos,

    ResponderEliminar
  4. Me viene a la memoria una canción de Serrat, que venía a decir aquello de "harto ya de estar harto, ya me cansé, de gritarle al mundo por qué y por qué...". Descansa, renuévate, pero no te hagas esperar...

    ResponderEliminar
  5. Yo acabo de regresar de mi retiro isleño tras un mes de silencio y ya estoy deseando volverme para no ser testigo del otoño movidito que a todas luces nos espera. Vivimos tiempos inciertos, amigo, donde los radicalismos de tirios y troyanos denotan llanamente la rabia, frustración e impotencia largamente acumulada. Temo una explosión en cualquier momento, una detonación a escala social que habremos de lamentar. País de sordos el nuestro. Buen viaje.

    ResponderEliminar
  6. Buena canción esa de Serrat, Tony. En los viajes al extranjero no suelo descansar: hay muchas cosas que ver y el tiempo parece que se achica. Pero se hará lo que se pueda...

    Sí, Diego: este país cada vez me preocupa más. La mala leche nuestra, tan puñetera.

    Abrazos,

    ResponderEliminar
  7. Ya está bien siempre es la policia la que tiene la culpa y no es cierto muchos de los del 15 M soño buscan fastidiar a quien sea y no les importa nada ni nadie ( lo se muy bien por algunos de ellos que conozco) lo que más me fastidió fue que nombraron el hambre de africa cuando no les importa nada de lo que ocurra alli,yo soy de msf,y cuando lo comente dijeron a quien le importa lo que ocurra alli.Por eso estoy harta de ellos son falsos .Disfruta de esos dias Andrés

    ResponderEliminar
  8. Hay de todo, Rosa Mary. Por suerte o por desgracia. Pero la actuación de la policía ha quedado en evidencia más de una vez estos días. Lamento decirlo, pero es así. Ya me gustaría a mí que fuera de otra manera, pero no. Los modales de algunos policías me han hecho sentir mucha vergüenza y mucha rabia. También los de algunos exaltados anticatólicos, pero los palos injustificados de los policías me hacen reflexionar sobre muchas cosas, y ninguna es buena.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  9. A mí, a veces, más que irme de viaje me gustaría exiliarme. Y si tuviese dinero quizá lo haría. A un país más serio, que no más bonito y con más posibilidades, que no lo hay. Yo, de momento mañana cogeré un tren y me voy cerca, para apurar las vacaciones. Espero descansar, escribir y sobre todo, no ver tele ni periódicos. Que hartos acabaremos con las elecciones. Particularmente las campañas electorales me agotan. Y me agotan los indignaos y los JMJ por igual. Disfruta y un abrazo, Andrés.

    ResponderEliminar
  10. Que lo pases bien, amigo Paco. Yo intentaré también hacer lo propio.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

El payaso Trump