Una extraña melancolía

Sobreviene a veces, pero siempre de golpe, inesperadamente, antes de empezar un viaje. Estás haciendo las maletas, empaquetando tus cosas con cuidado para que quepan sobre todo los libros, por si hay retraso en un vuelo o un cataclismo te obliga a pasar fuera mucho más tiempo del que tenías previsto. Y ni siquiera la perspectiva de estar mañana en un país extranjero donde hablarás un idioma que no es el tuyo te logra apartar de una súbita y extraña melancolía que te afecta unas horas antes, como la tristeza de un domingo por la tarde, aunque sepas bien que desaparecerá dentro de un rato. Y mañana, cuando estés camino del aeropuerto, este raro quebranto no será más que un recuerdo misterioso, indescifrable, y la excitación de viajar comenzará enseguida, mucho antes de llegar a tu destino. Tal vez sea verdad eso que leí una vez, hace muchos años, sobre unos indios de Norteamérica que al viajar se sentaban de cuando en cuando para esperar a su alma, que se desplazaba más despacio. A lo mejor temo que un día pueda ir tan rápido que mi espíritu no pueda acompañarme.

www.twitter.com/aperezdominguez

http://www.facebook.com/pages/Andrés-Pérez-Domínguez/272070026881

© Andrés Pérez Domínguez, agosto de 2011

Comentarios

  1. Qué bonito, Andrés. Feliz viaje y un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Eso pasa siempre al menos a mi cuando te vas te da pena y cuando vuelves te da pena dejar ellugar donde estas .Es asi siempre pero se pasa rapido verdad?,Bueno disfruta del pais.

    ResponderEliminar
  3. A disfrutar Andrés y no te añores.!!

    ResponderEliminar
  4. Ya estamos en la blogosfera: http://cafeconlibrosprado.blogspot.com/
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Que tengas un buen viaje,Andrés. Que pases unas lindas vacaciones.
    Un abrazo desde Lima-Perú.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por vuestros comentarios. Ya estoy de vuelta.
    Diego, bienvenido a la blogosfera. Mañana te pongo un enlace. Hoy estoy agotado.
    Abrazos para todos,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

François Cluzet