Cura de humildad

Se me acumulan felizmente las lecturas estos días. Hoy añado a la lista de libros pendientes otro regalo de un amigo muy querido. Vengo de un encuentro literario con José María Merino en Sevilla y, además del rato bien aprovechado, me traigo su última obra, que aún no estoy muy seguro de si se trata de una colección de cuentos o una novela o tal vez ambas cosas: El libro de las horas contadas, exquisitamente publicado por Alfaguara.

Los habituales de esta bitácora están al corriente de mi amistad con José María Merino. Nada nuevo que añadir porque no quisiera ser empalagoso. Pero tal vez por eso no les extrañará que al encuentro de esta tarde el escritor y académico haya venido con un libro dedicado para mí. Yo, que también he llevado libros dedicados para amigos muchas veces (hay unas cuantas personas muy queridas a las que jamás consentiré que compren mis libros), nunca dejaré de emocionarme cuando alguien como José María Merino hace lo propio conmigo. Y no puedo sino contarlo públicamente.

En el encuentro, José María Merino ha leído algunos fragmentos de El libro de las horas contadas y ha regalado reflexiones muy interesantes y lúcidas sobre el oficio de escritor, pero el tiempo que he pasado con él ha sido para mí, sobre todo, una impagable cura de humildad: basta un rato con alguien que lleva muchos años en esto de inventarse historias y sabe tantísimo y lo explica con una sencillez magistral como para preguntarte si no se aburrirán tus lectores cuando se encuentran contigo, si no serán demasiado benévolos quizá cuando te leen o te escuchan hablar.

www.twitter.com/aperezdominguez
www.facebook.com/perezdominguezandres

© Andrés Pérez Domínguez, noviembre de 2011

Comentarios

  1. Una gran suerte bien merecida el tener un amigo tan auténtico y sincero como Merino, pero él es muy listo y sabe escoger bien a sus amigos, y el que tenemos común Merino y yo bien le puedo dedicar las mismas palabras. Creo que estaban predestinados a encontrarse!

    ResponderEliminar
  2. Qué grande Merino. Hay que atesorar esas amistades como oro en paño.
    Hoy, seguramente, veré a nuestro amigo Félix Palma, que anda por Barcelona.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Chico amigos como los tuyos hay pocos (tienes mucha suerte )lo digo siémpre tendrás tiempo para leer todos esos libros? lo bueno que tienen qu siempre estan hay esperando su turno y no importa cuando.buenas noches disfrutalos

    ResponderEliminar
  4. Gracias por vuestros comentarios.

    Abrazos para todos,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

El payaso Trump