Sin Facebook

No sé si un diosecillo virtual la ha tomado conmigo por escribir aquí el otro día que damos demasiada importancia a las redes sociales. Lo sigo pensando (eppur si muove, que diría el gran Galileo), pero ayer, tratando de hacer un cambio en mi perfil personal de Facebook me desaparecieron los 5.000 amigos. Juro que hice todo lo que el ordenador me pedía y seguí a rajatabla, como un soldado obediente, cada uno de los pasos.
Pues nada, que se acabó, no sé si temporalmente o para siempre. Puedo dar de alta otro perfil personal, pero entre que no sé muy bien si podré recuperarlo (he pedido a Facebook que me lo devuelvan) y que me da un poco de pereza empezar de nuevo, prefiero atender a todo el que quiera decirme algo en la página de Facebook, donde ya estaban muchos amigos, o en Twitter.
No, no os vais a librar de mí tan fácilmente...


www.twitter.com/aperezdominguez
http://www.facebook.com/perezdominguezandres

© Andrés Pérez Domínguez, enero de 2012

Comentarios

  1. Estas cosas nunca pasan porque sí. Nos veremos por ahí. suerte.

    ResponderEliminar
  2. Hola bueno yo lo cambié y aqui sigo eso si es un poco diferente .En cambio donde me borraron fue en twitter porque pues no lo se (volveré a empezar )aun.que me da pereza.Que tengas suerte y lo recuperes

    ResponderEliminar
  3. Bueno como ya sabes ya recuperé twitter.Asi que seguro que tú recuperas tú facebook .Animo

    ResponderEliminar
  4. Creo que es irrecuperable. Pero al menos me queda la página, donde puedo seguir en contacto con los amigos.
    Abrazos,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

Un viejo cascarrabias