Pequeñas mentiras sin importancia

Uno de los inventos que me facilita bastante la vida es un dvd grabador (ya voy por el segundo), que compré hace unos años gracias a la recomendación de mi amigo Patricio, que suele estar mucho más al tanto que yo en lo que a tecnología se refiere. Lo tengo programado para que grabe todos los días unas cuantas horas y de vez en cuando lo reviso, edito y guardo o borro lo que me voy encontrando. Esta tarde rescaté una película francesa que se grabó esta semana, creo: Pequeñas mentiras sin importancia. En parte se salvó de ser borrada porque vi que uno de los intérpretes era François Cluzet, y la última película que vi protagonizada por este actor, No se lo digas a nadie, me gustó mucho. Prefiero no leer las críticas de las películas hasta después de haberlas visto. Manías que tiene uno. Después de verla me entero de que hay de todo: gente a la que le encanta por su frescura y gente que abomina de ella por tontorrona y superficial.

Pues vale. Puede que no sea la mejor película del mundo, pero a mí me ha mantenido cerca de dos horas y media delante de la pantalla con una media sonrisa. Y no es fácil: ni la sonrisa durante tanto tiempo ni aguantar dos horas delante de la tele. Se lo decía hoy mismo a otro amigo, José Manuel, cuando le escribí para recomendársela. Y aprovecho para animar a los lectores de este blog a verla. Es la historia de un grupo de amigos cuarentones que se van juntos de vacaciones. Nada más. Nada menos. Sostengo siempre que lo más difícil es hacer que parezca fácil algo que no lo es en absoluto. Y yo creo que detrás de Pequeñas mentiras sin importancia hay mucho talento. La están poniendo estos días en Canal +. Ya me diréis.

Comentarios

  1. Buenas noches,bueno pues yo hace meses que la vi en el cine .Y me pareció bonita porque las pequeñas mentiras guardan secretos que no contaríamos

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la recomendación, tiene buena pinta, me recuerda el tráiler a aquella película inglesa "Los amigos de Peter", que me encantó, ciertamente como la vida misma, pequeñas mentiras que forjan quizá nuestro escudo ante los demás. Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Bueno, recojo el guante e intentaré ver la peli. Lo de la tecnología e informática, hace ya un tiempo que me adelantaste, pues ahora soy experto en educación infantil, jeje. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. ¿Y por qué no sorteas una cena con tus lectoras? Sería un detalle por parte, no te costaría nada y nos dejarías satisfechas a unas cuantas que estamos deseosas de pasar un rato charlando con nuestro escritor favorito

    ResponderEliminar
  5. Eso no vale porque las lectoras de Sevilla tienen ventaja

    ResponderEliminar
  6. Gracias por vuestros comentarios. Me hacen gracia los anónimos (las anónimas), pero no acabo de creérmelo...
    Abrazos para todos,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

François Cluzet