Niños sin deberes


                  
Me ha llamado la atención un asunto que ha levantado algún revuelo en Francia y parece que ahora toca en España. No sé si por convencimiento propio o porque todo lo que venga de fuera, para variar, por extravagante que sea nos parece lo más moderno y revolucionario. Resulta que, según alguna asociación de padres (padres y madres, dice exactamente), se está estudiando convocar una huelga de deberes. Esto es, que durante quince días los chavales no hagan sus deberes del colegio. Los argumentos en los que se apoya la iniciativa son demoledores: “el alumnado encuentra en las aulas una enseñanza poco motivadora, poco práctica y alejada de la cultura audiovisual en la que ha crecido”; “el exceso de deberes provoca desigualdades sociales”; los deberes crean "tensiones" entre padres e hijos, constituyen "un problema" para muchos progenitores que salen tarde de trabajar y no disponen de tiempo o limitan la realización de actividades deportivas, culturales o de esparcimiento.
Nos estamos volviendo locos. O tontos. O tontos y locos. Si no, no me lo explico. Quizá por culpa de la cultura audiovisual, con todas las indudables ventajas que tiene, los niños se están olvidando de aprender, de esforzarse. De memorizar, sí, un ejercicio mental imprescindible que ahora, no sé por qué, tiene tan mala prensa. Por lo visto hacer los deberes en casa genera desigualdades sociales y sólo los hijos de padres muy preparados o que puedan  permitirse pagar una academia privada podrán sobrellevar el esfuerzo titánico de hacer los deberes en casa. Pero lo que más gracia me hace es la última cuestión: como los padres salen tarde de trabajar no tienen tiempo de ayudar a sus hijos a hacer los deberes, o los pobres tienen que limitar las horas de gimnasio, culturales o esparcimiento.
Aquí está me parece, en definitiva, la madre del cordero: no es que nos hayamos vuelto locos. Ni tontos. Lo que pasa es que somos unos comodones que no queremos renunciar a nada. Así nos va. Me cuesta creer que alguno de mis compañeros de clase en EGB o en el instituto ―entonces nos mandaban deberes, y había que estudiar, y no creo que eso haya sido malo para ninguno de nosotros; ah, y nuestros padres no nos ayudaban mucho― que ahora tienen hijos piensen que la obligación de hacer los deberes, en su justa medida, no sea más que una forma impagable de aprender a esforzarse, de acostumbrar a los niños a la disciplina. La lección más provechosa que tal vez recibirán nunca. Más importante seguro que cualquiera de esas actividades extraescolares con las que torturan los padres y la sociedad a muchos niños de ahora, como si fuera una obligación hacer mil cosas diferentes cada día. Cuando alguien me cuenta la agenda tan apretada de sus hijos desde que salen del colegio me cuesta no estresarme: clases de inglés, de informática, ballet, fútbol, tenis, balomnano, natación... No digo yo que no sean divertidas, incluso algunas necesarias. Pero es normal que no tengan tiempo, ni ganas, de hacer los deberes.


© Andrés Pérez Domínguez, abril de 2012

Comentarios

  1. Espinoso tema sí señor, no es la primera vez surge el tema en contra o a favor. Pero es que queremos hacer de nuestros hijos unos adultos superpreparados en varias disciplinas, pero se nos pierde el aspecto más básico, la educación en el trabajo diario y el esfuerzo. Antes llegábamos del cole, a merendar y a hacer los deberes, y ahora tienen menos horas de clase y después carrera meteórica contra reloj para llegar a a academias, clubes, polideportivos y demás, si es que no les da tiempo ni de jugar. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Soy maestra de Educación Inicial y trabajo con niños desde hace años.Comparto tu opinión,Andrés.Es importante que el niño aprenda algunas disciplinas,pero se debe tener presente que todo niño merece tener un espacio de recreación.El juego ayuda mucho a que el niño logre un buen desarrollo integral.Lo más recomendable sería que los talleres y otras actividades extraescolares los pueda llevar durante sus vacaciones,así no sentirá cansancio el tener que llevarlos después de asistir al colegio.
    Muy interesante esta información que has compartido.
    Muchos saludos.
    Naty

    ResponderEliminar
  3. Es un tema interesante. La verdad es que sí. Abrazos,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

François Cluzet