Sálvese quien pueda




                  
No sé muy bien quién tiene la razón en el asunto de Repsol en Argentina. Palabra. Con estas cosas lo fácil es ponerse patriótico, colgar una bandera en el balcón y entonar el himno como quien canta una saeta. Uno es tan ingenuo o tan bienintencionado que, a pesar de lo parece tan claramente una agresión a una empresa española, piensa que alguna razón de peso habrá para que la presidenta argentina haya tomado esa decisión tan radical. Pero, ya digo, apenas tengo claro lo que está pasando, y mientras más periódicos leo o más telediarios me trago, más dudas me asaltan. Sin embargo, cada vez me aferro más a una certeza, no puedo evitarlo, y esa convicción, qué quieren que les diga, me irrita. Hay un conflicto entre España y Argentina. Y supongo que antes o después se resolverá de alguna forma. Eso es obvio, dirán ustedes. Pero, decía, tengo una certeza: por muchas declaraciones de apoyo, palmaditas en la espalda, frases de consuelo y milongas varias (perdónenme la metáfora facilona) desde los demás países de la Unión Europea, al final los españoles nos vamos a quedar solos en la reivindicación de los derechos de Repsol en Argentina. A la hora de la verdad nadie va a hacer por España nada en contra de sus propios intereses, cada país va a lo suyo, y por mucho que queramos engañarnos, cuando un barco se hunde al final lo único que vale es el sálvese quien pueda. O maricón el último. Díganme entonces, con tantos intereses particulares (de cada país, quiero decir) muchas veces contrapuestos, de qué diablos nos sirve estar dentro de la Unión Europea más que para sacrificarnos, hacer los deberes y cruzar los dedos para que Ángela Merkel decida pasarnos de curso con un aprobado raspado o suspendernos. Que sí, que somos Europeos. Ya lo sé. Estudié geografía en el colegio. 
Pero que alguien me explique por qué ningún político con cierto peso parece tener el valor de ser el primero en afirmar sin ambages que con la peseta al menos tendríamos menos trabas para intentar salir adelante.


© Andrés Pérez Domínguez, abril de 2012

Comentarios

  1. Esperemos que Bruseles nos dé el visto bueno y seguimos adelante!!.

    ResponderEliminar
  2. Pues eso mismo me pregunto yo.Somos europeos pero nos dejarán solos (espero equivocarme pero lo dudo) lo que no se puede consentir que se queden con Repsol, porque luego querrán las demás empresas que tenemos.Buenas noches .

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

Un viejo cascarrabias