Globalización


                  
A lo mejor la globalización es esto y no he sabido darme cuenta hasta esta tarde. Ser europeo quizá no sea sólo manejar la misma moneda y que los precios hayan subido escandalosamente al contar en euros, viajar desde Lisboa hasta Berlín sin que nadie te pida el pasaporte o ver como tu país se queda solo cuando necesitaría a sus socios porque, al final, cada uno mira por lo suyo y nada más. El caso es que esta tarde mucha gente (yo también, aunque no quiera) está pendiente de las elecciones francesas. Ya digo, quizá eso de la globalización y de la hermandad europeísta al final sea tan sencillo como estar escuchando la radio, con el alma en vilo por las elecciones del vecino. Qué curioso. Falta saber quiénes se van (nos vamos) al carajo: si todos a una o sólo los de siempre. El derrumbe globalizado. O como quieran llamarlo.
Parece que en Francia ha ganado Hollande. Y en Grecia los votantes están tan quemados que han dado la espalda a los de siempre. Nada más certero que hoy el refrán ese de cuando las barbas del vecino veas quemar... Me he vuelto de un pesimista que hasta me da la risa floja.
Pero no soy adivino. No tengo ni idea de lo que va a pasar. Mientras, os recomiendo echar un vistazo a la entrada del blog de mi colega de letras David Torres"...lo que de verdad no podemos tragar de los franceses es que, salga quien salga el domingo en las elecciones, tendrán un presidente que mirará cara a cara a Merkel, aunque sea con tacones, en lugar de un señor que enseña los recortes de su país como un alumno los deberes..." Ahí queda eso.
 

© Andrés Pérez Domínguez, mayo de 2012

Comentarios

  1. Verdaderamente la cosa está como para ponerse pesimistas y sobre todo cuando uno sospecha que soluciones al problema español no interesan a nadie. Y es que en Europa, como bien dices, cada uno va a lo suyo y tratan de salir a flote a toda costa, caiga quien caiga, y está claro que los que tienen una posición de poder la ejercerán hasta que alguien les diga basta. En estos días no dejo de pensar en lo cíclica que es la Historia. Muy acertado el post de David Torres, por cierto. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Así es, Olga. Así es, y además por desgracia.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

François Cluzet