Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2012

Más allá del espionaje

Imagen
Tengo por ahí algunas reseñas deLa clave Pinner que iré poniendo aquí. Os dejo hoy esta que apareció el mes pasado  en el blog de Olga Olmedo, a quien agradezco mucho entusiasmo que muestra por mis libros: "Una novela de espionaje en la que el valor de los ideales, la pasión y el perdón son tan protagonistas como la acción. 
Hoy vuelve a las librerías en edición de bolsillo La clave Pinner, primera novela de Andrés Pérez Domínguez y finalista en 2004 del Memorial Silverio Cañada en la Semana Negra  de Gijón. En ella el escritor concibe y desarrolla una historia trepidante y bien traída ambientada en plena operación Mincemeat, cuando los ingleses buscaban una forma de hacer creer a los alemanes que el desembarco aliado desde el Mediterráneo se produciría en Grecia y no en Sicilia como planeaban y de hecho sería apenas tres meses después. En el Londres de 1943 y ese contexto bélico Gordon Pinner mal vive en una pensión y ahoga en alcohol  los valores en los que un día creyó. Hecho un …

Curro Jiménez

Imagen
Entre hablar de Sánchez Gordillo y otros temas se me pasa la semana sin decir nada de Sancho Gracia, de quien ya sólo nos quedará el recuerdo. Para los de mi generación siempre será Curro Jiménez. Desde hace muchos años guardo algunas notas sobre una novela que nunca escribí y no sé si escribiré algún día: una historia entre Sevilla y Madrid, a principios del siglo XIX, con franceses y bandoleros, toreros de los de antes y hombres que se visten por los pies. Cada vez que pienso en ese proyecto de novela aparcado me acuerdo de Curro Jiménez. Es inevitable hablar de bandoleros y no pensar en esa serie. La ponían los domingos por la noche hace más de treinta años. Luego vi a Sancho Gracia en Jarabo, ese inolvidable episodio de La huella del crimen, y en Lobos, aquella serie que no tuvo el éxito que se merecía, donde daba gusto verlo compartir plano con Miguel Ángel Solá. Lo recuerdo en el cine como el bombero retirado de La caja 507 y el especialista fracasado de 800 balas; o la última …

Vacaciones

Imagen
Creo que por fin estoy de vacaciones. No puedo afirmarlo con rotundidad porque en mi oficio nunca encuentro una frontera clara entre el trabajo y el ocio. Resulta raro también cuando trabajas en casa y llegan las vacaciones. Con el tiempo me he dado cuenta de que lo mejor es poner tierra de por medio o intentar hacer cosas diferentes. Quiero irme lejos, pero aún no lo tengo claro. Mientras tanto, voy y vengo a la playa estos días tan largos que parece que el calor durará para siempre, como si el verano fuera eterno y no un fogonazo que se acabará enseguida y empezaremos a echar de menos el olor del campo cuando se pone el sol o la brisa suave que por fortuna sopla muchas veces desde el Atlántico. Me acerco a la playa a ver a la familia, a algunos amigos, sin mirar el reloj. Mi madre me prepara una buena cena y aunque siempre le digo que no, cada vez que voy me ofrece una cama para quedarme a dormir. Mi amigo Patricio y Ana, su mujer, también me ofrecen una habitación cuando voy a ver…

Sánchez Gordillo

Imagen
El alcalde de Marinaleda siempre me ha caído simpático. Comparta o no su manera de pensar o la forma en la que a veces enfrenta las dificultades, siempre me ha parecido que en su pueblo ha conseguido mantener un nivel de bienestar para sus vecinos gracias a un sistema marxista inexportable a otros ámbitos mayores. Escribo estas líneas mientras veo a Sánchez Gordillo en el telediario al frente de un puñado de hombres que asaltan un supermercado. Uno de ellos empuja de mala manera a una empleada del Mercadona que se resiste a que se lleven los carros. No puedo estar de acuerdo con lo que ha pasado. Supongo que muy poca gente lo estará cuando lo que se trata es de robar, aunque sea con la excusa de protestar o llamar la atención. Pero sí hay, a mi juicio, una reflexión interesante sobre lo sucedido, y me da que, al cabo, lo que pretende Sánchez Gordillo no sea más que eso. ¿Qué pasará cuando la gente tenga hambre de verdad, cuando no pueda pagar la hipoteca ni comprar papillas para los…