De trolls, lectores amables y el amigo Paco Robles. Tour de El silencio de tu nombre VI (Sevilla)



El miércoles no tengo que encontrarme con ningún periodista, pero no va a ser un día tranquilo porque he de responder a las preguntas de una publicación digital, contestar docenas de correos y poner un poco de orden en el feliz ajetreo en que estoy metido. A primeros de la próxima semana tendré que hacer las maletas otra vez, pero el jueves tengo otras dos citas con la prensa que me hacen ilusión. Por la mañana, un encuentro digital en el blog de Canal Sur. Paso una hora contestando preguntas, casi todas cuestiones amables que los lectores quieren saber sobre El silencio de tu nombre o el oficio de escritor. Hay un par de comentarios lanzados con la intención evidente de provocarme, pero lo cierto es que cada vez me divierte más que de vez en cuando aparezca algún troll con ganas de encender una llama polémica. Antes, estas cosas me dejaban perplejo puesto que no acostumbro a meterme con nadie y procuro ser educado con todo el mundo, pero hace tiempo que aprendí que estos tipos de vida aburrida son inevitables, y mucho más desde el parapeto anónimo de Internet. Mientras contestaba a los lectores me hicieron una visita los de informativos. Os dejo un enlace de lo que salió en el telediario.


Por la tarde, he de ir otra vez la tele, esta vez para una entrevista con otro viejo amigo, Paco Robles, con quien esta semana he hecho doblete porque el lunes ya estuvimos charlando en la radio y ahora vamos a sentarnos delante de las cámaras del programa Cómo está Sevilla, en Tele Sevilla. Paco me subió la moral la semana pasada, cuando, vía sms, me contó lo entusiasmado que estaba con mi nueva novela. Lo de la inyección de moral no es ninguna exageración: hace ya un montón de años que conozco a Paco Robles, desde los tiempos en que nos cruzábamos por los pasillos de Onda Cero, y sé que no es de los que gastan saliva en vano ni regalan falsos halagos. Cada vez que tengo ocasión de encontrarme con él aprovecho para comentar el panorama político, que conoce tan bien y tiene la sana costumbre de explicar, delante y detrás de los micrófonos, sin pelos en la lengua. Me gustó mucho el rato que pasamos el otro día en la tele, antes y durante el programa. En cuanto me manden el enlace lo colgaré en el blog, para que podáis verlo.
Para la entrevista en Tele Sevilla llevaba un ejemplar de El silencio de tu nombre. El último que me quedaba de todos los que me había enviado Plaza & Janés. Pilar, otra vieja conocida de los tiempos de la radio, además de celebrar su onomástica también cumplía años el día siguiente, así que hice unos garabatos y se lo regalé. Ahora ya no me quedan libros en casa, pero sólo por ver su cara mereció pena: los libros siempre tendrían que estar en manos de los lectores.

Y, la próxima semana, El tour de El silencio de tu nombre continúa por varias ciudades andaluzas. Ya os contaré.

© Andrés Pérez Domínguez, octubre de 2012








Comentarios

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

El payaso Trump