El chispazo y la espeleología



         Mi querido José María Merino me dijo una vez que escribir un cuento es como una iluminación mientras que escribir novelas es como hacer de espeleólogo. Pienso mucho en esa frase estos días, sobre todo después de que otro amigo escritor me pidiera hace no mucho un relato para trabajarlo con sus alumnos en el taller de escritura que imparte. Después de leerlo con sus alumnos mi amigo me dio un amable tirón de orejas: se lamentaba de que tenga aparcada mi faceta de cuentista. No dejes de escribir cuentos, Andrés, me decía. En ellos anidan temblores que, muchas veces, no es fácil trasladar a las novelas. Me decía eso y algunas cosas más que mejor me callo. Y la verdad es que tiene razón mi amigo. Hace tiempo que no escribo cuentos, y lo echo de menos. Lo echo mucho de menos. Pero no resulta sencillo encontrar una editorial que los publique dignamente y los distribuya con un mínimo de garantías. En 2009 publiqué una colección de cuentos, El centro de la Tierra, que ese mismo año fue finalista del premio Setenil al mejor libro de relatos publicado en España. Pero la edición era infame y la distribución tan mala que me alegro de haber recuperado los derechos de ese libro para poder reeditarlo en el futuro.
         Es verdad que durante los últimos años he estado muy concentrado en mis novelas, y también lo seguiré estando en el futuro. Pero el mensaje de mi amigo me ha sacudido algo por dentro y ando estos días revisando una decena de textos que me gustaría publicar en el futuro. Y al hacerlo me afecta una rara emoción de la que casi nunca gozamos los escritores con nuestros propios textos. Había algunos cuentos de cuyo desarrollo o resolución ya no me acordaba, a veces sólo tenía una vaga idea de la trama. Es curioso, porque soy capaz de recordar párrafos enteros de libros que he leído hace más de treinta años pero inconscientemente me esfuerzo en olvidar mis propios textos. Qué placer poder leer al fin una obra tuya como si lo hubiera escrito otro. O a lo mejor es que en realidad la escribió otro porque ya no eres la misma persona. Y mi amigo llevaba razón en lo de los temblores que anidan en los cuentos. Es algo especial. Una emoción que no se puede conseguir ni con la mejor de las novelas. No es más fácil ni más difícil. Es diferente. Simplemente. Y a veces a uno le apetece más acudir al estímulo de un fogonazo que hacer de espeleólogo.


© Andrés Pérez Domínguez, enero de 2013





Comentarios

  1. Una vez cuando tenia 21 años hice espeología en unas cuevas que para entrar tenias que hacerlo estirado,fue tremendo y me quedó tal trauma que nunca más.

    ResponderEliminar
  2. Yo nunca he hecho espeleología, Pakiba, salvo para escribir novelas...
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  3. Tú, aunque en literatura odio las etiquetas, eres por encima de todo un cuentista. Un muy buen cuentista.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

El payaso Trump