Scrooge en nochevieja



Las Navidades no me disgustan, pero este año se me ha echado encima diciembre sin darme cuenta y las semanas han pasado hasta encajarme en la nochebuena atropelladamente, saltando de un viaje a una presentación, de ahí a un encuentro con lectores y de aquí a una firma de libros. No tengo motivos para estar triste, todo lo contrario, pero este año me he cansado enseguida de las fiestas, mucho antes de lo que suelo hacerlo siempre, y el 25 o el 26 de diciembre ya echaba de menos el verano a pesar de lo poco que me gusta el calor. Quizá me pasa lo mismo que a esos profesores a quienes sus alumnos les parecen cada vez más jóvenes y no quieren darse cuenta de que son ellos los que acumulan trienios. Quiero decir que seguramente las Navidades son las mismas y soy yo el que me estoy haciendo mayor y rompiendo en un viejo cascarrabias. Pero la nochevieja no me pilla por sorpresa, y todas las buenas intenciones que tenía hace una semana se convierten en inconvenientes, en excusas para no acudir a una fiesta, en aburrirme de contar, como cada año, que no me gustan las uvas ni los resúmenes inevitables en los telediarios con las noticias más destacadas del año; y a los cinco minutos de ver el programa de Josema Yuste en la tele ya estaba bostezando. Sí, ya lo sé: soy una suerte de Scrooge con una semana de retraso porque no me gustan la nochevieja, ni los cotillones, ni los matasuegras o los petardos con que los chavales amenizan las calles. Tampoco hago nunca propósitos para el año que empieza y sigo con mi vida con la misma ilusión o la misma pereza de siempre. Pero cada nochevieja cumplo con la familia. Al cabo, ellos son lo único que importa.
Que 2013 os sea leve a todos.


© Andrés Pérez Domínguez, enero de 2013

Comentarios

  1. ¡Hola! Acabo de ver tu blog en fb y aquí estoy :)
    La verdad que me pasa lo mismo que a ti, quitando lo de los petardos... Que me dan mucho miedo :(
    Las uvas no me gustan y mucho menos este año, que mi abuela se atragantó con la última uva y casi nos da un disgusto y luego encima intenté comerlas (porque no me gustan) y casi me ahogo yo por culpa de mi hermano... En fin, cosas de familia XD
    Todavía no he tenido la oportunidad de leer ningún libro tuyo, espero que los reyes se porten bien y me traigan (sino todos) alguno :)
    Feliz 2012+1 para ti también :)

    ResponderEliminar
  2. Hola, MariMari: bienvenida. Espero que los Reyes se porten bien y te dejen algún libro mío... Ya me contarás. Un abrazo y feliz 2013

    ResponderEliminar
  3. Un abrazo y que el año que comenzamos sea lleno de éxitos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

El payaso Trump