Entradas

Mostrando entradas de abril, 2013

Firmas en la Feria del Libro de Sevilla

Imagen
Amigos: el miércoles empieza la Feria del Libro de Sevilla. Estaré firmando este fin de semana. Os dejo las coordenadas:

Viernes, 3 de mayo
-Caseta de Librería Beta, de 20 a 21 h
Sábado, 4 de mayo
-Caseta de El corte inglés, de 19 a 20 h
-Caseta de Casa del Libro, de 20,30 a 21,30 h

La caseta de La araña

Imagen
El año pasado por estas fechas llevaba doce años sin pisar la feria de Sanlúcar la Mayor. He escrito doce años, sí. No era una promesa ni un exilio, sino que, simplemente, los años pasan, cada vez más rápido, y cuando uno quiere darse cuenta un mes no es más que un suspiro, un año apenas un parpadeo, y el calendario de una década tarda menos en pasar que el momento en que uno mira para otro lado engañándose inútil y estúpidamente sobre el paso del tiempo. No sé si habrían pasado otros doce años —o menos, o más— sin pisar la feria si mi viejo amigo José Manuel Bou no me hubiera llamado unos meses antes para contarme que los socios de la caseta de La araña habían decidido concederme la insignia de 2013: La araña de oro. ¿Qué hecho para merecer este reconocimiento?, le pregunté. Eres un escritor laureado, me dijo Bou, y siempre que tienes ocasión dices en alguna parte que eres un tío de pueblo, que te has criado en Sanlúcar la Mayor.          La importancia que se da al trabajo de los esc…

Demasiado expuesto

Imagen
El otro día tuve que bloquear a una seguidora en Facebook. No suelo optar por esta solución tan radical cuando alguien me molesta, pero el asunto ya no iba sólo conmigo, así que lo mejor era cortar por lo sano, ras, ras, y se acabó. Siempre he dicho que tengo la suerte de que la mayoría de mis lectores o seguidores en las redes sociales (ambos términos no tienen por qué coincidir) suele ser gente amable a la que intento responder en la medida de mis posibilidades, que cada vez son menos porque el número de ellos crece cada día y yo sigo siendo sólo uno. Pero es verdad que cuando alguien empieza a escribirte y a insultarte en abierto o en privado, a veces con la única intención de llamar tu atención o ser amable (sí, algunos quieren hacerse amigos tuyos mediante la provocación), terminas preguntándote si merece la pena. Yo tengo una relación de amor y de odio con las redes sociales, y cuando lo pienso fríamente no estoy seguro de hasta qué punto son necesarias para un escritor, sobre to…

Novela menos negra

Imagen
Tengo últimamente abandonadas las reseñas que aparecen sobre El silencio de tu nombre. A ver si puedo ir poniéndolas aquí poco a poco. Hoy os dejo ésta aparecida el mes pasado en el blog de novela negra Black club. Curioso salir en este blog puesto que El silencio de tu nombre no es una novela negra.  Pero quizá por eso sea de agradecer.
RESEÑA
Probablemente, "El silencio de tu nombre" sea la novela menos negra, en el sentido estricto de término, de las que he reseñado y reseñaré en este blog. Sin embargo, tiene su razón de ser que la incluya en un espacio dedicado a la novela negra, ya que Andrés Pérez Domínguez mezcla sabiamente la narrativa histórica y la de espionaje. Por ello, me permito reseñarla. 
Aclarado este punto, debo decir que Pérez Domínguez destila una prosa fluida, hermosa y rica, a través de la cual arma una novela coral en la que ningún personaje acaba de llevar del todo las riendas de la trama, aunque en principio parezca que la pareja protagonizada por Martí…

Salud, dinero y amor

Imagen
No es grave, pero sí resulta muy incómodo, sobre todo porque de pronto hace tanto calor como si ya fuera verano, y las molestias de la gripe se estiran algunos días más de lo que cualquiera desearía. Qué curioso, qué cómico incluso resulta, que, después de haber estado viajando durante varios meses a sitios donde hacía mucho frío durante la promoción de El silencio de tu nombre, no haya pillado ni un triste resfriado y que ahora, en una semana loca con un sol más propio de finales de junio que de mediados de abril, se me haya colado a traición un virus implacable que me tiene ya tres días encerrado, sin ganas de nada y con una fiebre tan alta como no recordaba haberla padecido nunca. Miro el cielo despejado a través de la ventana con pena por ni siquiera poder salir al campo a pasear, por no poder ir a la playa, que me pilla tan cerca pero de pronto tan lejos porque si apenas puedo sostenerme de pie cómo voy a ser capaz de conducir. Nada grave, decía al principio, pero sí incómodo. Impo…

Don Draper

Imagen
Tengo una amiga locamente enamorada de Don Draper. Podría decir que le gusta Jon Hamm, pero no, más bien se trata de Don Draper, el personaje que interpreta. En realidad, la mayoría de las mujeres que conozco se derrite cuando aparece en la pantalla el protagonista de Mad men. Y, lo más intrigante de la cuestión, o quizá no tanto, es que el publicista de la pujante agencia de Manhattan en los sesenta es el tipo que uno nunca querría tener como cuñado o como yerno: se traga los lingotazos a media mañana como si fueran de agua coloreada mientras empalma cigarrillos uno detrás de otro y su concepto de la fidelidad podríamos decir, siendo muy generosos, que es un poco relajado. Si los caballeros las prefieren rubias pero se casan con las morenas, cuando las veo suspirar por Don Draper no puedo evitar llegar a la conclusión de que la mayoría de las mujeres, aunque para llevarlo al altar consideren que el más adecuado sea un tipo honesto y trabajador, encuentran irresistibles, mal que nos p…

Aquel santo día en Madrid

Imagen
Desde ayer poner la radio o la televisión o mirar el periódico se ha convertido en una sucesión de necrológicas. También es casualidad, no sé si cómica o no, que Margaret Thatcher y Sara Montiel se hayan muerto el mismo día. De la Thatcher no voy a decir nada porque ya se ha hablado mucho de ella, y se hablará. De Sara Montiel me llamó la atención ayer, y he de confesar que con admiración, enterarme de que durante muchos años fue analfabeta. Ni siquiera en aquella época y aun siendo tan guapa como fue debió de resultarle sencillo empezar en un mundo donde saber leer se me antoja importante.   Pero hoy se ha muerto el gran José Luis Sampedro y me temo que por la coincidencia en el tiempo de los fallecimientos de Margaret Thatcher y Sara Montiel mucha gente no se va a enterar, o, peor, ni siquiera sabrá quién era. No es exagerado lo que digo: hace pocos años también fallecieron casi al mismo tiempo el futbolista del Sevilla Antonio Puerta y Paco Umbral, y mientras al funeral del…

Primavera

Imagen
Parecía que nunca iba a salir el sol, que el buen tiempo no sería más que un recuerdo y el clima siempre sería desapacible, como en esas películas apocalípticas en las que por culpa de un cataclismo el mundo se ha convertido en una suerte de erial en el que sólo sobreviven los más fuertes o los más listos, pero desde ayer luce un sol generoso en el suroeste de España, y esta mañana, aunque desde hace semanas arrastro una lesión no muy grave pero incómoda que me molesta bastante al caminar, no he podido evitar dar un paseo de más de una hora por el campo. Bastan unos minutos andando para ver, después de tanta lluvia, que el verde va ser muy generoso esta primavera. Soy tan bruto que al poco de salir a caminar ya no me acuerdo de la lesión salvo cuando recibo el aviso de algún pinchazo al que procuro no prestar atención. No hace calor pero tampoco hace frío, y en las huertas con naranjos que flanquean el camino ya se puede oler el azahar, inconfundible, tan intenso en esta tier…

Tan difícil de escribir como sencilla de leer

Imagen
Ayer por la mañana mientras iba por la calle me llegó un correo al móvil con el aviso de una reseña. Quienes me conocen saben que no presto mucha atención a los mensajes del móvil; que, aunque me parece útil, abomino del whatsapp y ni siquiera me suenan los avisos. También, para escribir un mensaje cuando estoy en la calle, procuro no sólo pararme, sino buscar un lugar para sentarme.  Y yo, que rara vez navego por Internet desde el móvil, ayer no me senté, pero sí me paré en la calle para leer esta reseña que había escrito Rubén Castillo Gallego sobre El silencio de tu nombre en la revista digital www.agitadoras.com  Te alegra el día que un colega sea tan generoso con tu trabajo. Da gusto cuando, siete meses después de su publicación, te das cuenta de que hay gente que ve cosas en tu novela en las que quizá nadie antes había reparado.
"Hace ya tiempo que descubrí, en la prosa de Andrés Pérez Domínguez, su condición caleidoscópica; es decir, la anonadante virtud que tiene para alcanz…