Escritores pobres, pobres escritores

Al relacionarme con amigos norteamericanos siempre me ha sorprendido la naturalidad con la que se habla de dinero. En una sociedad en la que se tiene asumido sin complejos el éxito como una meta importante en la vida no resulta extraño que alguien te cuente, y no necesariamente con petulancia, lo que le ha costado su casa o el dinero que ha ganado su hijo ese año, que además esta enfadado, te lo explica con una sonrisa, porque ha de pagar impuestos, o te pregunte abiertamente el dinero que ganas en tu oficio. En España es diferente, probablemente porque este país tiene una mayor e inevitable tendencia a la envidia y a la mala leche y hemos mamado eso de no hacernos notar, o será porque aún nos quedan ecos de siglos de Inquisición ―ya sabéis: con la Inquisición, chitón― o de la dictadura, y a todos nos enseñaron desde pequeñitos que, de política y de dinero, cuanto menos se hable mucho mejor.
Puede que por eso jamás he preguntado a un amigo, por mucha confianza que tenga con él, cuánto dinero gana. Tan interiorizada tengo esa costumbre que soy incapaz de interesarme por el dinero que gana alguien, por muy amigo que sea, sin pensar que estoy faltándole al respeto. Pero no sólo me pasa a mí, sino a mucha gente. Seguro que si estás leyendo este texto piensas que también te da pudor preguntar a alguien por sus ingresos.
Por alguna razón, con los escritores es diferente. No es raro que alguien, aunque lo acabes de conocer, termine preguntándote si de verdad puedes vivir de inventar historias, cuánto dinero ganas o cuántos ejemplares has vendido de tu última novela, lo que viene a ser una forma más o menos burda de preguntarte cuánta pasta te has embolsado en el último ejercicio. Quién sabe: a lo mejor es porque ganar dinero, pagar hipotecas, la letra del coche o llenar sin estrecheces el carrito del supermercado está bien visto en cualquier otra profesión salvo en la de la escritura, donde para terminar de ser aceptado o caer bien a los demás resulta necesario llevar una vida bohemia, vestir de una determinada forma, la que se espera que un artista, o caminar peligrosamente al borde de la ruina pidiendo limosna en forma de colaboraciones humillantes o trabajos mal pagados. Para muchos resulta muy raro y muy incómodo si no cumples los tópicos que esperan de ti.


© Andrés Pérez Domínguez, octubre de 2013



Comentarios

  1. Me gusta. ¡Gracias! Lo del escritor bohemio repele y cansa, pero a mí lo que me ocurre es que cuando digo que soy escritora y que tengo un hijo dan por sentado que entonces debo escribir cuentos infantiles, ¿no? Y que por supuesto escribo como hobby, y no como profesión. Curioso mundo el de los prejuicios ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo, Noa. Bienvenida a mi bitácora

      Eliminar
    2. Buenísima reflexión .Cuánta verdad contienen vuestras palabras.

      Eliminar
    3. Cuánta razón pero, al final, esperaba que dijeras cuánto ganas como escritor!! xD

      Eliminar
    4. interesante. los libros del fondo son tuyos?

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

François Cluzet