La casa de Ana Frank


La última vez que estuve en Ámsterdam fue hace poco más de ocho años. A primeros de diciembre, recién llegado al hotel, a última hora de la tarde, lo primero que hice fue acercarme a la casa de Ana Frank. Faltaba poco para que cerrase, y pasarme por allí fue una gran idea porque al día siguiente había una cola de gente que daba la vuelta a la manzana esperando entrar. Cuando yo la visité sólo había dos o tres personas. La casa de la familia Frank es uno de los lugares que, igual que los campos de exterminio, debería ser de visita obligatoria, sobre todo para esos cabezas huecas que a estas alturas de la película se empeñan en negar el Holocausto.
Pero no quiero hablar de eso, sino de un póster que compré entonces: un plano de la casa donde se escondían los judíos, con sus dependencias, detrás del almacén de Otto Frank. Me lo traje desde Ámsterdam a Sevilla con la intención de enmarcarlo y colgarlo en la pared de algún lugar donde me instalase definitivamente, pero me he mudado varias veces desde entonces y el póster seguía enrollado junto a unos cuantos diplomas que siempre encuentro una excusa para no exhibir en las paredes de mi casa.
Desde hace varios meses un buen amigo me está ayudando a resolver las muchas dudas que me surgen en la novela en la que trabajo. Hace poco estuve en su casa, y su hija pequeña me contaba que había leído El diario de Ana Frank y le había encantado. Yo también lo leí hace muchos años, cuando tenía más o menos su edad, y a mí también me encantó. Además, uno no puede evitar encariñarse de alguien cuyo entusiasmo le recuerda a su propia ilusión infantil, cuando se alimentaba de libros y de tebeos y de películas mientras la mayoría de sus compañeros fruncían el ceño o se daban codazos porque les parecía un bicho raro.
Esta mañana mi amigo me ha acompañado a un sitio que suele estar vedado para la mayoría de la gente y que yo quería visitar para conocer en vivo uno de los lugares por donde se mueven los personajes que de momento sólo existen en mi cabeza y en mis cuadernos. Pero, si soy sincero, yo quería ver a mi amigo, sobre todo, para llevarle un regalo: desde hace semanas tengo el póster de la casa de Ana Frank enmarcado y guardado en el maletero del coche para regalárselo a su hija. Tal vez Alba viaje a Ámsterdam dentro de unos años y visite la casa de Ana Frank, ojalá, pero a mí me habría hecho mucha ilusión que me hubieran regalado algo así cuando era pequeño.
Mi amigo me animó a quedarme en su casa para ver la carita de su hija cuando descubriera mi regalo, pero se me hacía tarde. Ahora, mientras tecleo, puedo imaginarla mirando las habitaciones, la buhardilla, las ventanas, la cocina o las escaleras. Todo lo que tal vez sólo existía en su imaginación y ahora de repente habrá adquirido para ella una apariencia real, más inquietante o emocionante quizá.


© Andrés Pérez Domínguez, febrero de 2014

Comentarios

  1. Yo también leí el libro (no hace muchos años) la verdad me gusto mucho ,que suerte haber visto la casa ,acabo de mirarla a pantalla grande y me he quedado igual que la niña al verla .Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues merece la pena visitar la casa si vas a Ámsterdam. Un abrazo,

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

El payaso Trump