Entradas

Mostrando entradas de junio, 2014

La paciencia

Imagen
No tengo muchos motivos para quejarme, y aunque acepto las cosas como vienen si no me queda más remedio, eso no significa conformismo. En este oficio, como en cualquier oficio, como en la vida, vaya, me podría ir mejor, claro, pero también peor. No escondo que tengo algunas espinitas clavadas: proyectos que no salieron adelante, traducciones o adaptaciones al cine que no cuajaron, premios que se escaparon cuando parecían estar al alcance de la mano. Pero no me quejo, digo. Casi veinte años estrujándome la cabeza y poniéndolo negro sobre blanco, va ya para una década que me dieron el bautizo en una editorial comercial y todavía sigo aquí. En la escritura, todo lo que no sea estar en tu despacho encerrado jugando a “imaginemos que” resulta imposible controlar. Aprendí hace muchos años a ser paciente, o tal vez la paciencia ya la traía de fábrica y no lo recuerdo, pero lo primero que debe aprender un escritor que empieza es que la lentitud es inherente no sólo a la creación literaria, si…