Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2014

Jalogüinizados

Imagen
Hace calor, mucho, en el sur. En septiembre y a primeros de octubre diluvió y hacía fresco como en un otoño anticipado que ahora se antoja un espejismo. Pero pronto, tal vez mañana o pasado empiece a hacer frío y al salir a la calle el olor del humo prematuro en alguna chimenea nos vaya acercando un poco más al otoño, o al invierno,  para el que no falta tanto aunque el cielo lo desmienta entre Despeñaperros y Algeciras. Cada año, en esta época en la que el verano nunca se acaba de ir y el otoño  no acaba de llegar, me quedo parado siempre un momento delante de los expositores con los mantecados en el supermercado, tan pronto, y veces me sorprendo probando alguno cuando todavía salgo al campo en pantalón corto y camiseta, como en verano. Pero aún más que los mantecados a destiempo me chocan los adornos de Halloween en España, más todavía en el sur y con este calor. Ayer vi un coche de caballos, tan andaluz y tan tópico, en cuyo asiento alguien había tenido la ocurrencia de colocar una…

¿Un escritor famoso?

Imagen
Seamos serios: ¿son famosos los escritores? Si nos atenemos a la definición de fama en el diccionario de la RAE, puede: “Opinión que la gente tiene de la excelencia de alguien en su profesión o arte”. Pero la fama de los escritores es muy pequeña si se la compara con la de los actores, cantantes o futbolistas. Y está muy bien que sea así. Si no, sería insoportable, creo.
Hace unos pocos días un chaval me hizo una pregunta que me ha empujado a reflexionar sobre el asunto, aunque mi respuesta fue sonreír, amable, que es lo único que se me ocurre cuando me pasan estas cosas para no quedar como un idiota o un pedante. Hace casi dos décadas, cuando mi nombre y mi foto empezaron a salir en la prensa por haber ganado algunos premios literarios, más de uno, convencido de lo que decía o porque se suponía que era lo que había que decir, me soltaba una frase que escuché muchas veces: te vas a hacer famoso. Al principio me molestaba en explicarlo (antes me molestaba en explicar cosas que ahora no m…

Un andaluz avergonzado

Cada vez que a un andaluz le da por hacerse el gracioso en la tele me echo a temblar, sobre todo si sospecho que exagera el acento ―tan hermoso y del que presumo― o lo convierte en una cadena de exabruptos y desórdenes sintácticos con el único fin de llamar la atención o hacer gracia a unos cuantos tertulianos que pretenden reírse de él. No es lo mismo hacer gracia que se rían de uno, vaya. Pero casi siempre es culpa del graciosillo, que además sabe que se mofan de él y no le importa. O lo busca. Al cabo, se trata de otro atajo hacia la fama.
No conocía a Álvaro Ojeda. Suelo ser impermeable a los asuntos virales en Internet, pero anoche me enteré de que este periodista jerezano ha grabado un vídeo dirigido a Pablo Iglesias, el líder de Podemos. Me enteré y lo vi, por curiosidad, lo confieso.

Vaya por delante que no soy uno de los seguidores de Podemos. Según decía Álvaro Ojeda anoche en la tele, los motivos de las críticas al vídeo que circula en la Red son su acento andaluz y la ideol…