Un post caduco

   
Me gustaría que este post caducase antes de publicarlo, que incluso antes de terminar de escribirlo una de las noticias destacadas de hoy fuera la dimisión de Guillermo Zapata, el concejal de Cultura del ayuntamiento de Madrid. O tal vez que la recién elegida alcaldesa no se demorase ni un segundo más en cesarlo. Esto no tiene que ver con los colores. Hay cosas que no merecen ni un segundo de debate. No se pueden hacer chistes sobre el Holocausto, Marta del Castillo o Irene Villa y luego ocupar un cargo político. A Guillermo Zapata y a Pablo Soto, el otro concejal que hace tiempo también se despachó a gusto en Twitter, algunos los quieren disculpar por su juventud, pero ¿acaso no han sido la juventud y las ganas de romper con lo anterior unos de los principales activos de la campaña electoral?; ellos arguyen tontamente que cuando desbarraron en las redes sociales no se dedicaban a la política. Y eso qué importa. Muestra una forma de ser, un talante, una actitud, una preocupante ligereza y, sobre todo, una imperdonable falta de respeto.
Vale, acabo de escribir el post. No me ha llevado más que unos pocos minutos. Hay veces que la actualidad te sirve los textos en una bandeja y casi se escriben solos. Ahora voy a leerlo, por si quiero cambiar algo, lo voy a subir al blog, y luego lo voy a colgar en mi muro de Facebook y también lo voy a enlazar en Twitter. Nada me daría más alegría que ya hubiera caducado.


© Andrés Pérez Domínguez, junio de 2015

Comentarios

  1. Menos mal que hay alguien que ha opinado con cordura y sentido común ante este hecho, entre tanto toma y daca que solo entiende una pura lucha politica y no son capaces de ver la viga en el ojo propio.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Alfonso. Por desgracia, mucha gente no lo entiende así. Basta leer el hilo de los comentarios sobre esta entrada en las redes sociales. Un abrazo,

      Eliminar
    2. Esos comentarios que lei anoche por un lado me han decepcionado y por otro me han convencido de lo que va a pasar en un futuro. Un saludo

      Eliminar
    3. Triste, pero es así. Aunque esperemos que no. Seamos optimistas y crucemos los dedos, por si acaso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

Un viejo cascarrabias