Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2015

Demasiadas series

Imagen
Hace unas pocas horas, en la gala de entrega de los premios Emmy se emitió un skecth que ilustra de una forma muy ajustada lo que me pasa desde hace bastante tiempo: en la breve pieza, el cómico Andy Samberg termina sintiéndose aislado en una cena porque todos sus amigos hablan de series que no ha visto y para presentar los Emmy ha de encerrarse durante un año y verlas todas. Leo que sólo en Estados Unidos se están preparando más de cuatrocientas series y no sé si me puede la pereza o un empacho anticipado. Hace poco más de una década contaba los días para que emitieran los dos episodios semanales de El ala oesteen la 2, lo pasé en grande con la primera emisión deHermanos de sangre(dos episodios semanales también) en AXN, y terminé enganchado irremediablemente a la trama inverosímil pero hipnótica de Perdidos; también disfruté con las dos o tres primeras temporadas de Héroes, un verano caí rendido ante la sutileza narrativa deMad men y otro me conquistó la ambigüedad de los personajes…

Negra y Criminal

Imagen
Me presentaron a Paco Camarasa hace diez veranos, en su puesto de libros de la Semana Negra de Gijón. Me sorprendió que supiera quién era yo y que conociera La clave Pinner, pero yo nunca había hablado con el librero ni estaba al tanto de sus conocimientos enciclopédicos sobre literatura negrocriminal, un género al que mi novela no pertenecía, por más que los organizadores del sarao asturiano hubieran tenido la amabilidad de invitarme. Me gustó la camiseta que llevaba con el nombre de su librería y le pregunté cómo podría conseguir una. Paco me dijo que las camisetas no estaban en venta. Si la quieres, me explicó, tienes que venir un día a la librería y hacerte una foto. Como la prisa no es un palabra que defina mi existencia, aún tardé casi cuatro años y dos novelas más en recalar en el singular enclave de la Barceloneta (el barrio ya ha salido en dos novelas mías: en El silencio de tu nombre y en otra que se publicará en 2016, supongo). Paco cumplió su palabra: me dejé retratar por …