Entrevista a Adolf Hitler

Recuerda que ya tienes El violinista de Mauthausen 

y El síndrome de Mowgli 

EN BOLSILLO SÓLO POR 8 EUROS    (ALGAIDA ECO)



El verano de 2003 mi amigo Óscar Gómez, que justo un año antes había cometido la locura de dejarme debutar como colaborador en los estudios de Onda Cero, me llamó para decirme que le habían ofrecido hacer las madrugadas de verano para la cadena, esto es, para toda España. Para Óscar era una gran oportunidad: un programa de dos horas y media de lunes a viernes dirigido y presentado por él.
-Te ofrezco hacer la sección estrella- me dijo. Entre otras muchas cosas, Óscar Gómez tiene talento para involucrar a los demás en los proyectos en los que cree. -Me gustaría que hicieras las entrevistas a los personajes.
-¿Las entrevistas a los personajes?
-Verás, cada noche vamos a entrevistar a un escritor como si fuera uno de los personajes de su libro, y luego, al final de la entrevista decimos a los oyentes a quién hemos entrevistado realmente. Pueden ser novelas, ensayos, biografías. Lo que te parezca. Si te parece bien la idea, pásame unos cuantos nombres que se te ocurran para ir encajándolos.
La idea me pareció muy bien, claro que sí. Y después de colgar el teléfono me quedé pensando y empezaron a venirme a la cabeza los nombres de unos cuantos escritores a los que me apetecía entrevistar. De algunos había leído sus obras y de otros no, pero intuía que los personajes de sus libros darían juego en las entrevistas. Al final, entre los nombres que propuse y otros que añadió Óscar Gómez, nos quedó una lista bastante digna. Aquel programa se llamó La ínsula Barataria, y gracias a esto tan socorrido de la tecnología he podido recuperar algunas grabaciones de entonces e intentaré ir colgando una cada lunes en este blog durante los próximos meses.
De las muchas anécdotas del programa, hay una que, aunque he contado más de una vez, no puedo resistirme a contar de nuevo para quien no la sepa. David Torres había quedado finalista ese año del premio Nadal con su novela El gran silencio, cuyo protagonista, Roberto Esteban, es un ex boxeador que se dedica a dar palizas por encargo. Pocos días después de aquella entrevista me llamó Óscar Gómez para decirme que tenía una carta en los estudios de Onda Cero. Una mujer de Barcelona me pedía el teléfono de Roberto Esteban, el ex boxeador protagonista de la novela de David, porque quería contratarlo para darle una paliza a sus vecinos. Recibir aquella carta era una historia tan buena que sólo pude manejarlo de la forma en que los escritores manejan estos asuntos: metiéndolo en una novela. Ésa, entre otras, es la razón por la que el protagonista de El síndrome de Mowgli acude a la radio a contar su vida.
No sé el orden en que las pondré, pero quiero empezar por esta entrevista que le hicimos a David Solar encarnando a Adolf Hitler. David Solar ese año había publicado El último día de Adolf Hitler (La esfera de los libros), y de todas las entrevistas que hicimos esta es una de las que más me gustan. Espero que a quienes se asomen por aquí también. Esta en dos partes, y para escucharla sólo hay que pinchar en el icono que está al principio de esta entrada.
Ahí va la lista de los autores / personajes (reales o ficticios) que iré poniendo por aquí cada lunes:

-Capitán Trueno (Víctor Mora)
-Napoleón Bonaparte (Javier Sierra)
-Cristóbal Colón (Juan Eslava Galán)
-Hernán Cortés (Hugh Thomas)
-Mohamed Atta (Pilar Urbano)
-Rubén Bevilacqua (Lorenzo Silva)
-Abraham Lincoln (César Vidal)
-Sherlock Holmes (Paul M. Viejo)
-Roberto Esteban (David Torres)
-Profesor Souto (José María Merino)
-Tomasa (Dulce Chacón)
-Anne Bonny (Zoé Valdés)
-Pedro Juan (Pedro Juan Gutiérrez)
-María de las Mercedes (María Pilar Queralt)
-Javier Falcón (Robert Wilson)

Comentarios

  1. Esto es magnífico, Andrés. Bien hecho.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Carlos. A mí me gusta mucho, y he querido compartirlo con los lectores de este blog. Nos vemos en el tatami.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  3. Tengo especial interés en escuchar tu entrevista al Capitán Trueno, uno de mis primeros héroes. Recuerdo sus tebeos incluso antes de leer mi primer libro. Además hace unos años tuve la suerte de conocer en persona a su creador, Víctor Mora,del que guardo un grato y personal recuerdo. Una persona buena y un magnífico escritor -poco conocido fuera de Cataluña- que aprovecho para recomendar (tiene una novela negra impresionante: La Mujer de Los ojos de Lluvia).
    Abrazos amigo.
    Diego Prado

    ResponderEliminar
  4. Gran héroe el Capitán Trueno. Y fue un gran momento, recuerdo, cuando entrevisté a Víctor Mora como el Capitán Trueno. Pocos días después recibí un tebeo del héroe dedicado por el autor. Gran regalo.
    Procuraré que la próxima entrevista que cuelgue en el blog sea la del Capitán Trueno. En la lista está en ese orden, que fue aleatorio, pero lo mismo lo dejo así, por si alguien la ha leído y es así como la espera.
    Pero hay un héroe, Diego, que a mí me gustaba todavía más de niño: El Guerrero del Antifaz. Su historia era mucho más oscura. Lo que pasa es que no ha sido tratado por el tiempo como se merece. Hace tiempo le dediqué una pieza en la radio. Está en este mismo blog. Si te gustaba aquel héroe, te paso el enlace: http://laseparata.blogspot.com/2008/06/el-nio-que-lea-el-guerrero-del-antifaz.html
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  5. Capitán Trueno y Guerrero del Antifaz...uffff, no sabría con cuál quedarme. Supongo que con el Capitán Trueno, pero pisándole los talones el otro.
    Aunque pueda ser un pelín anacrónico, intentaré que mi niño comience a leer con estos tebeos (a mí me gusta llamarlos así, más que cómics).
    Y bueno, me encanta que hayas colgado y vayas a colgar estas entrevistas (que aún no he tenido tiempo para pararme a escucharlas, pero todo se andará). No sé qué hacía yo en el verano del 2003 que, con la de radio que llevo escuchada a mi espalda, esto se me escapó, Andrés. Bueno, yo vivía entonces, solo, en la Plaza de Santa Ana y esas noches en la calle Betis eran imperdonables...sería eso.

    Por otra parte: fantástico "El factor Einstein", pero para mis gustos literarios fue apasionante "La clave Pinner". Gracias por tus novelas. ¿Cómo va la próxima?

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. De anacrónico nada, Juanma. Con los años tu hijo te lo agradecerá. A mí jamás se me olvidarán esos viernes por la tarde, cuando mi padre me traía el último número de El Guerrero del Antifaz. La historia del Guerrero es fabulosa. Como le decía a Diego, echa un vistazo a esta separata: http://laseparata.blogspot.com/2008/06/el-nio-que-lea-el-guerrero-del-antifaz.html Ahí lo digo todo.
    Yo también digo siempre tebeo, y creo que mi amigo Rafael Montalbán también lo dice. Y a él también le gustaban El Guerrero del Antifaz, El Capitán Trueno...
    La entrevista a Víctor Mora / Capitán Trueno estará aquí el lunes a mediodía.
    Y, tío, vaya atracón de mi obra que te has dado. Resulta halagador, pero espero que no te hayas empachado. Ayer mismo estaba releyendo un libro fantástico de Stephen King, "Mientras escribo", que recomiendo a todo el que tenga deseos de escribir. Decía que lo más lógico, cuando entrega el original de una novela aún sin publicar a siete u ocho lectores de confianza, es que se produzca un empate: a algunos les gustan unas partes y a otros otra. Si hay empate, dice, el punto se lo lleva el escritor. Quiero decirte que de cada libro que escribes hay tantas opiniones como lectores. Yo les tengo mucho cariño a todos, pero lo normal es que, igual que a ti, a algunos les gusten más unos que otros.
    Después de El factor Einstein tengo una novela corta y un montón de cuentos. En mayo saldrá una colección de cuentos mía. Ya lo anunciaré por aquí. Y la nueva novela, bien, finiquitándola estoy, o, mejor, como dice el maestro Reverte (hoy recurro a los maestros), ando en esa fase final en la que llevas tanto tiempo con la historia que serías capaz de acuchillar a tu propia sombra.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  7. Hombre,El Guerrero del Antifaz, cómo no. Bonito post, Andrés. Aunque no sé por qué al del antifaz lo leí menos, lo mismo que al Jabato.Estoy de acuerdo contigo, los tebeos fueron nuestro inicio en el mundo de la lectura y la fantasía hasta el punto de que cuando hoy me suelen preguntar si tengo alguna idea para incrementar la lectura entre los jóvenes, siempre contesto: que vuelvan los viejos tebeos. Tintín, Las Azañas Bélicas, y cómo no, las Grandes Joyas Ilustradas (30 páginas a todo color!, ¿recuerdas?) Publiqué algo sobre esto hace unos meses, una defensa del tebeo aprovechando los 50 años del Capitán Trueno que ahora vuelve a editarse. A veces pienso que sin aquellos tebeos, sin una oportuna enfermedad infantil que me tuvo tres meses en cama y sin aquellos largos veranos insulares, yo jamás habría sido el lector empedernido (y escritor de rebote) que soy. Cuánto debemos a los tebeos!!
    Abrazos.
    Diego Prado

    ResponderEliminar
  8. Yo siempre digo eso, Diego, que los tebeos acabaron haciéndome escritor. Yo no quería ser escritor de niño, sino dibujante de tebeos. El dibujo se me daba bien, pero al final, fíjate, tecleando como un descosido.
    Las joyas literarias eran una maravilla. Esos los conservo todos, en aquellos tomos en los que venían diez o doce juntas. Las tengo en lugar privilegiado de mi estantería, con los tebeos del Guerrero del Antifaz que busqué años después porque los que tenía de niño los perdí. No sé a ti, pero a mí también me gustaban mucho los héroes de la Marvel, los tebeos antiguos, en blanco y negro, Spiderman, Capitán América, La Masa (cuando todavía no se llamaba Hulk), Dan Defensor (cuando todavía no se llamaba Daredevil), Los Cuatro Fantásticos.
    Joder, tío, será que nos estamos haciendo viejos y nos volvemos nostálgicos.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  9. Es normal, Andrés, uno añora lo perdido.
    Sí, los tebeos de la Marvel llegaron después. También me interesan mucho los tebeos antiguos (y de eso los libros antiguos, las rarezas, primeras ediciones -cuando puedo pagarlas). Tengo aún en las cajas de tebeos de casa de mis padres uno que es de un tal Spider, un antecesor en blanco y negro de Spiderman. Algo curisoso.
    Qué suerte tener todas las Joyas Ilustradas, yo no era tan constante. Me propuse hacer la de Titín, a quién también debo muy buenos ratos, pero esa edición pequeña actual no me gusta y me da pereza ir buscando por los mercadillos.
    Del tebeo patrio me quedo, en otro estilo, con Superlópez. Aún hoy me río. Mi chica es forofa de Mortadelo. Qué tiempos también los de Bruguera!
    Abrazos
    Diego

    ResponderEliminar
  10. Yo nunca he sido muy de Tintín, fíjate, Diego, y creo que me he perdido algo, igual que con Corto Maltés (gran nombre para un personaje, por cierto). Para mí fue un descubrimiento Astérix (los conservo todos), y de los españoles esos que dices, no creo haberme reído más que con Mortadelo. De muy niño me gustaba mucho Zipi y Zape, pero Mortadelo es muy superior, desde luego. Pero hay un montón que recuerdo: Rompetechos, Pepe Gotera y Otilio...
    Un abrazo,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

François Cluzet