Que Dios reparta suerte

Esta tarde me han dado las noticia algunos amigos del Facebook. Yo no tenía ni idea porque llevo unos días enclaustrado corrigiendo las galeradas de El violinista de Mauthausen que debe estar en la calle a finales de octubre. Resulta que mi libro de cuentos, El centro de la Tierra, ha sido seleccionado como finalista en el premio Setenil de cuentos.

Fernando Valls, en su blog, ha puesto la lista de los otros finalistas para que los lectores que han leído los libros opinen sobre ellos.
Muchos de los que frecuentan este blog ya saben que en este libros hay cuentos que escribí entre 1999 y 2007. Resulta muy gratificante ver que, después de tantos años, esta colección ha sido elegida finalista en el premio Setenil. Pues eso, que Dios reparta suerte. El premio, y lo digo de verdad, es estar ahí.

Comentarios

  1. Mucha suerte, Andrés. Sólo he leído, además del tuyo, el de Juan José Millás. Éste es un gran libro también. La diferencia con el tuyo (aparte diferencias de estilo, temas, etc, etc) es, para mí, que "El centro de la Tierra" mantiene un mismo nivel, muy alto, de principio a fin. Lo cual no sucede con "Los objetos nos llaman", que a veces (insisto, para mí) renquea algo y decae.
    En todo caso confío en que ganes tú y no lo haga uno de los candidatos (no voy a dar el nombre), un escritor en mi opinión absolutamente mediocre. Y ya me callo que me caliento...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Juanma. Yo no he leído ninguno de los otros libros finalistas, pero,en cualquier caso, estar entre los finalistas es una grandísmia satisfacción.
    Me ha dado mucha alegría.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena, amigo. El libro lo merece sin ningún tipo de reserva. No obstante he de confesar que el Setenil siempre me ha parecido un premio poco fiable, o al menos bastante "extraño" a la hora de elegir los finalistas. El año pasado, sin ir más lejos se quedaron fuera gente de la talla de Vila Matas (que podría entenderse por no ser precisamente un cuentista) o Antonio Pereira (aquí sí, incomprensible, por tratarse de uno de los cuentistas fundamentales de los últimos 50 años, ninguneado como viene siendo habitual por el "establishment" literario que - a buen seguro- no lo ha leído, como no ha leído a Padrós de Palacios y otros grandes del cuento español). Este año sin ir más lejos dejan fuera de la final a un cuentista joven totalmente recomendable (y además cuentista exclusivo) como Ignacio Ferrando. Por no mencionar nombres fundamentales como Merino o Martínez de Pisón. Me parece un despropósito. Aparte, basta ver la mayoritaria elección de libros de editoriales grandes, las que precisamente menos apuestan por el género del cuento. Aún así, comparto tu felicidad y ojalá te lleves el gato al agua, Andrés. Méritos no faltan.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Diego. Los premios, por desgracia, siempre resultan injustos. Pero el caso es que me ha tocado a mí estar entre los finalistas esta vez. ¿Ganarlo?. Me gustaría, claro que sí, pero no me preocupo por eso. Yo escribo, colaboro con la editorial en todo lo que haga falta, hago todos los esfuerzos para que mis libros lleguen a los lectores. Pero, de lo que no se puede controlar, como es un premio (y está bien que así sea), no me preocupo. Y ando tan liado ahora mismo que apenas me queda tiempo para pensar en otra cosa que en El violinista de Mauthausen.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  5. Desde que lei El centro de la Tierra es una de mis recomendaciones entre compañeros de trabajo, amigos... Mucha suerte, aunque estoy segura de que no te hará falta :)

    Isa

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, Isa. Ya veremos qué pasa.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  7. Pues no sé amigo si ganarás este premio, de lo que sí estoy segura es de lo bien que lo haces y lo digo con conocimiento de causa. El hecho de estar ahí ya es suficiente para los que degustamos tu literatura, tu buena literatura, aunque sería una gran alegría que te lo llevases... para qué mentir :)
    Estamos todos muy orgullosos, tú lo sabes, lo sabes de sobra.
    Enhorabuena!! Como te dije en aquella entrada de mi blog, esto es sólo el principio. No me equivocaba, y no sabes como me alegra.

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Antonia. Sé que lo dices de corazón. Sería una alegría, pero sobre todo un reconocimiento. Pero bueno, los premios no dependen de uno, así que sólo queda seguir trabajando sin preocuparte por ello.
    Un beso,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

Un viejo cascarrabias