Una anécdota angustiosa

En el blog "De tinta en vena" acaba de aparecer esta reseña sobre El factor Einstein. El mercado de los libros, ya lo he dicho por aquí alguna vez, cada vez se parece más al de la ropa, y las novelas, por desgracia, parecen quedarse antiguas con el cambio de las estaciones. Por fortuna, cinco años después de que se publicase La clave Pinner, todavía hay lectores que me escriben para hablarme sobre ella, y, casi dos años después de que apareciese en las librerías El factor Einstein, hay lectores que todavía siguen comentándola. Es para alegrarse, desde luego. No puedo evitar una sonrisa, una sonrisa de complicidad, al enterarme de la angustia de esta lectora por haberse dejado olvidada mi novela en una zapatería. Desde aquí aprovecho para darle las gracias por la amabilidad de sus palabras sobre El factor Einstein.

"Sin duda una buena elección, cuando lo vi en aquella mesa con tantos libros apilados, su portada me llamaba a gritos, pero fue la contraportada la que decidio que pasara a mi bolsa entre los afortunados que se vendrian a casa despues de aquella excursión terapeutica.

Andrés Pérez Domínguez es un sevillano que ha ganado un centenar de premios literarios, y que ha demostrado su valia como escritor en al menos dos novelas anteriores a esta que me ocupa. Al más puro estilo John LeCarré nos envuelve en una trama de espias, que en España no contaba con ningún autor merecedor de reconocimiento.



Pérez Dominguez se basa en un hecho histórico para fraguar su trama, y en un personaje archiconocido para darle sensación de proximidad. En los años de la Republica y con un Einstein recien desertado de Alemania donde los nazis empezaban a hacerse fuertes, el gobierno español le ofrecio la nacionalidad y una catedra en Madrid que jamás aceptaria el cientifico más famoso de la historia.

A partir de ese hecho real este autor sevillano construye una novela en la que los personajes y los lugares en los que se ambienta son descritos con minuciosidad, hasta el punto de llegar a conocer con precisión a sus dos personajes principales, un fisico español Alfonso Altamiria, y una agente del Abwehr nazi, Frida Von Kleinsberg , esta última convencida de la importancia de su misión desdobla su personalidad en Frida Klein, la otra mujer que lleva dentro, una fisica alemana capaz de ser tierna cuando su contrapartida es fría como un témpano de hielo y dura como el acero.


La acción se ambienta en el Berlin de la preguerra, en Cracovia, y en Nueva York lugar de exilio de muchos cientificos europeos, concretamente en Manhatan, con el mismo guante blanco y barroquismo con el que disecciona a los personajes, nos presenta los lugares en los que transcurre la acción, hasta el punto de llegar a visualizarlos. Esto hace que la novela sea en ocasiones incluso demasiado pausada y que se tenga impaciencia por saber que pasa.


La tensión es palpable en alguno de sus pasajes, tanto que se puede llegar a cortar con un cuchillo y hace participe al lector de la angustia del personaje inmerso en la acción. La novela esta distribuida en siete partes de unos cinco capitulos cada una, y sigue el esquema clásico de la novela enigma; planteamiento, nudo y desenlace, en cada una de estas partes la intriga va increscendo hasta llegar a un desenlace un tanto inesperado.

En mi paseo por la red estas son algunas de las opiniones que he podido recabar sobre esta novela:


Es, simplemente , una historia humana maravillosa, en vuelta en una tragedia de proporciones universales . Xurxo Fernández, El Correo Gallego

Pérez Domínguez domina muy bien los recursos del género, tanto la atmósfera de las ciudades, que ha descrito con mucho cuidado, como lo que podríamos llamar la urdidumbre narrativa del interés, que crea en el lector la necesidad de saber en qué va a quedar todo. Es decir, buena atmósfera y buena trama. Jose María Pozuelo Vivancos. ABC de las Artes y las Letras.


Se le dan bien a Pérez Domínguez la realidad subterránea de la Historia, la especulación verosímil de lo que pudo suceder y esos personajes secundarios que ayudan a completar la sicología de los protagonistas y aristas que suelen tener el amor, el engaño, la venganza o el patriotismo. Guillermo Busutil, La Opinion de Málaga.


Frente a la novela entretenida, pero mala de solemnidad, frente a la novela "literaria", "selecta", oero tediosa, Andrés Pérez Dominguez ofrece una alternativa. Edmundo Díaz Conde, El Correo de Andalucía.

Andrés Pérez Domínguez es otro de esos escritores con ganas de narrar, que demuestran que el entretenimiento y la literatura no son incompatibles. Félix J. Palma, Mercurio

La obra de Andrés Pérez Domínguez se distingue por ofrecer historias de una austeridad sorprendente y se alejan de todo tipo de efectismos porque, entre otras muchas de sus características, tanto en su temática como en su estructura, carece de ese tipo de elementos superfluos que pudieran relegar estos textos a un tipo de escritura de consumo: el denostado best-seller. Pedro Domene, Cuaderno del Sur.


Unas opiniones que sin duda incitan a leer el libro en el que el amor, el engaño, el desamor, el mal entendido patriotismo y la lucha contra un régimen que asusta a los cientificos de la época son subtemas que ayudan a perfilar la trama. Einstein es presentado como un personaje simpático y su discrepancia con los fisicos cuanticos puesta de manifiesto. Es su famosa teoría de la relatividad y un mineral, el uranio, los que haran posible la creación de la arma más mortifera de la historia y con todos estos ingredientes se fragua una buena novela de espías que no tiene como escenario España si no como autor a un español.



Durante una semana el poco tiempo libre del que disponía estaba enganchada a este libro, que a pesar de sus más de seiscientas páginas me acompañaba incluso en mis desplazamientos, y protagonizó una de las anecdotas más angustiantes para mí, al dejarlo olvidado en una zapatería, lo cual me obligó a regresar a la capital y a recorrer varios lugares que había frecuentado antes de dar con él. La angustia atenazaba mi cuerpo durante su busqueda y un suspiro salió de mis labios cuando la dependienta con una sonrisa en la boca me pregunto si habia dejado olvidado un libro. Realmente absorbente y digno de ser tenido en cuenta"

Comentarios

  1. Vaya comentarios tan fantásticos y tan halagüeños.Realmente dan ganas de leer el libro.Y qué bonita anécdota.Estoy esperando a que salga tu "violinista",así que compraré los dos libros a la vez.Si presentas en Málaga,no dejes de decírmelo.

    ResponderEliminar
  2. Te aviso si va a haber presentación en Málaga,claro. Y, sí, es un placer ver que a los lectores sigue interesando tu libro.

    ResponderEliminar
  3. Realmente me gusto mucho tu libro, me tuvo enganchada de tal forma que casi deseaba tener un ratito para cogerlo. Nunca salgo con un libro tan voluminosos de casa, normalmente cojo libros de bolsillo, o ejemplares mas cortos, pero me era imposible dejar de leer y casi me cuesta un disgusto, porque pensaba dios en lo más interesante y pierdo el libro, no me lo puedo creer, mi marido me miro con cara de pocos amigos, dio media vuelta y volvio a la capital en busca del libro perdido... Y veo que sigues escribiendo y a que ritmo, a ver si encuentro la clave Pinner y cuando salga el violinista me hago con él, sigue escribiendo merece la pena leerte

    ResponderEliminar
  4. Pues muchas gracias, Carmina. En la columna de la derecha de este blog puedes ver las etiquetas de todos mis libros y, además, encontrarás bastantes entrevistas en la tele y en la radio que te pueden orientar.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

El payaso Trump