Homosexuales en Rusia


Yo pertenezco a una generación cegata en la que la homosexualidad todavía se entendía como una anomalía y en la que eran (todavía lo son, por desgracia) frecuentes los chistes sobre maricones o las bromas o el desprecio discreto o abierto hacia los de la acera de enfrente. Afortunadamente, las cosas han cambiado y quienes empezamos a ir al colegio en los últimos años de la dictadura nos hemos habituado a ver a hombres paseando cogidos de la mano, besándose como cualquier pareja, por muy raro que nos pareciera hace años. Pero la culpa de esa extrañeza es nuestra, o de quienes nos educaron. Y quienes no se hayan acostumbrado o les moleste es su problema, por haberse quedado atascados en algún momento de hace décadas y tal vez ya no poder salir nunca. Peor para ellos.
En Rusia parece que ser abiertamente homosexual es una actividad de riesgo. Ciertos energúmenos se encargan de secuestrar, dar palizas, torturar e incluso matar a los homosexuales. Lo que pone los pelos de punta es que muestran sus caras abiertamente, con la impunidad chulesca de quien se sabe un botarate y además presume de serlo. Decía el gran Manuel Chaves Nogales en un libro que he leído hace poco que en Rusia siempre había advertido un fondo de barbarie mal disimulado por una capa superficial de cultura europea. Cito de memoria, pero el mensaje era más o menos ése. Lo escribió el periodista sevillano hace ochenta y tres años, y eso que no había visto a estos guardianes de la moralidad presumir de sus hazañas en Youtube.

         © Andrés Pérez Domínguez, agosto de 2013



Comentarios

  1. Es una salvajada ,pero no te creas aquí también los hay que dan miedo , la diferencia es que aquí esta penalizado .Los cabezas rapadas te has encontrado con ellos ?yo si te aseguro que es para echarse a temblar .Tengo un problema en la pierna y cuando los vi me pare ,gracias a dios que no me vieron ( sino me matan ) porque no solo son los homosexuales .Buenas noches

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

Un viejo cascarrabias