Internet

Cristóbal, ya sabes que tú y yo nos comunicamos mucho por correo electrónico, o vía mail, como dicen los modernos o los cursis, que la mayoría de las veces viene a ser lo mismo: lo de modernos y cursis, quiero decir. La verdad es que esto del correo electrónico facilita mucho las cosas, igual que Internet es una herramienta estupenda si uno la sabe utilizar. Lo que ocurre, querido Cristóbal, es que la palabra escrita adquiere casi siempre un valor incuestionable, y la red, qué quieres que te diga, a veces me da la sensación de que es una viña sin vallar, un saco en el que todo cabe, y donde como te digo, la información, por el hecho de estar escrita adquiere algo así como un valor de Ley que a veces no se corresponde con la realidad. Y a veces me hace gracia, Cristóbal, cuando veo al dependiente de unos grandes almacenes suspirar resignado cuando le llega un cliente que se ha empapado por Internet del aparato que quiere comprar, o a los pobres médicos en las consultas, hasta el gorro de que los pacientes vayan con el diagnóstico que han deducido después de pasarse un rato buceando en Internet. Es un gran avance esto de la red, de eso estoy seguro, pero también gracias a eso muchos nos creemos que sabemos de todo, y así nos va.

© Andrés Pérez Domínguez, noviembre de 2007

Emitido en Punto Radio el 7 de diciembre de 2007

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

François Cluzet