Biografías por encargo

Cristóbal, hay mucha gente que asegura que esto de escribir es un don, pero yo no estoy de acuerdo. Aunque, para llevarme la contraria yo mismo -ya ves, también me gusta contradecirme a mí mismo-, también te diré lo que le digo siempre a quienes me preguntan cómo lo hago: que a escribir no se puede enseñar, pero tal vez sí se pueda aprender. En fin querido amigo, que yo creo que lo hago igual que camino, de la misma forma que me tomo un café o me duermo una siesta: me sale de una forma natural aunque al mismo tiempo hay que trabajar mucho para sacar un folio adelante. Una cosa muy rara.
Pero no es de escritura creativa de lo que quiero hablarte hoy. Viene esto a colación porque he visto en las noticias que hay una empresa a la que puedes llevar viejas fotografías de tus abuelos, por ejemplo, y después de que les cuentes la historia de su vida te fabrican una biografía ilustrada, con lo que la vida de cualquier persona de la calle puede convertirse en un libro, con una prosa digna y fotos que acompañen al texto, donde van adquiriendo forma los acontecimientos que a lo mejor son irrelevantes pero que los familiares que tal vez no han conocido a esas personas podrán disfrutar algún día. Ya sé que dicho así puede resultar un poco cursi, pero a mí me parece una gran idea. No sé si habrá algún talento literario en quienes redactan estas biografías por encargo, pero para una de las cosas que sirve la Literatura es para ordenar la vida, para que tengan sentido ciertos momentos que antes no lo tuvieron o para llamar la atención sobre detalles que nos pasan desapercibos.
Cualquier vida, por aburrida que parezca, tiene algo extraordinario si escarbamos un poco. En realidad, fíjate, yo te diría que no existen temas aburridos, sino puntos de vista aburridos sobre unos determinados temas. No sé, Cristóbal, pero si a mí me llegase gente con un álbum de fotos y empezara a contarme las historias de sus abuelos enseguida empezaría a darle vueltas, a preguntarme cosas, por qué en esa foto tiene ese gesto o en aquella mira a la cámara de esa manera. Me obsesionaría quizá de un modo que me resultaría imposible trabajar porque no tendría tiempo para escribir todas las novelas que se me ocurrirían. Y es que, ya te digo: escribir tal vez no sea un don, querido amigo, sino que, por alguna razón, puede ser la forma en que alguien que maneja los hilos de nuestras vidas sin que nos demos cuenta nos castiga obligándonos a ser felices jugando a imaginarnos las vidas de los otros.

© Andrés Pérez Domínguez, noviembre de 2008

Comentarios

  1. Genial, una de las separatas que más me han gustado. También vi esa noticia y también me llamó bastante la atención.
    Y, como no hay vidas aburridas, confío en que esta gente que escribe por encargo sea capaz de exprimirlas para sacarle hasta la última gotita. Toda la familia seguro que se lo merece.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Es una gran idea, Juanma, y muy original. Basta con escarbar un poco en cualquier vida para encontrar algo que merezca la pena ser contado.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  3. Curioso, sí señor, muy curioso.
    Aunque no sé yo muy bien el resultado que dará. Algo similar eran los cuentos personalizados... En fin... Pero es chulo tener un libro así, ¿ o no? Depende jejeje
    Antonia J Corrales

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que es una idea original, y un regalo bonito. Los que escribimos a veces no nos damos cuenta de lo difícil que resulta para mucha gente poner sus sentimientos negro sobre blanco.
    Un beso,

    ResponderEliminar
  5. Como siempre, Andrés, llegas con una noticia que no tiene mayor historia que una simple anécdota y la conviertes en unos comentarios punzantes que te hacen pensar mucho.
    Gracias por la lección de escritura que nos has dado con dos palabras! así se diferencian los buenos, lo bueno y breve igual a genio!
    yo creo que lo tuyo es un maratón, -siguiendo con el símil que usas- pues correr todos sabemos, pero llegar a hacer cuarentaypico kilómetros en dos horas: ahá amigo mío! para eso hay que correr mucho y dejar muchas cosas atrás, jaja (yo y mis chistes)

    ResponderEliminar
  6. Gracias, querido amigo. Aprovecho este foro para felicitarte, algo que extenderé un poco ahora en privado cuando escriba el comentario.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  7. gracias amigo,
    no habrá fiesta este fin de semana pero está pendiente... espero contar con vosotros.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

François Cluzet