La campaña

Querido Cristóbal: tú ya lo sabes bien, pero yo no dejo de asombrarme cuando veo a los políticos en campaña electoral. Es para partirse. En cuanto las elecciones se aproximan algunos pierden el sentido del ridículo hasta extremos que rozan la vergüenza. Vergüenza ajena, por supuesto. Y ahora es más divertido porque uno puede mirar a los de aquí, a los de toda la vida, a ese pobre Rajoy, al que le faltan brazos para achicar agua del barco del PP que me parece que navega a la deriva, o a Zapatero y a Solbes, que parece que se han quedado miopes desde que están ahí arriba. Es lo que tiene gobernar, que a poco que uno se acostumbre a mirar papeles y estadísticas en lugar de arremangarse y bajar a la calle con la gente enseguida pierde la perspectiva. Y a los tienes, a Zapatero y a Solbes, empeñados los dos en que el asunto del dinero en España va muy bien, empecinados en que la gente no está hasta el cuello por culpa de las hipotecas implacables o el precio exagerado de los pisos, ahí los dos tan contentos, en una Arcadia Feliz donde España juega la Champion League de la economía. Hay que joderse, querido amigo. Pero bueno, ya llego al final de la separata, así que de los políticos que hacen el ridículo en campaña, hablaremos otro día. Seguro que nos darán motivos para ello.

© Andrés Pérez Domínguez, enero de 2008
Emitido en Punto Radio el 25 de enero de 2008



Comentarios

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

El payaso Trump