El nirvana



Hace poco decía Tom Hanks en una entrevista que para él no había nada como meterse en la cama con su esposa a las diez menos diez, colocar la almohada entre las piernas, hablar de cómo les había ido el día, hacer un crucigrama, ponerse el protector bucal, apagar la luz y, a las diez y veinte, el nirvana. Parece claro que estar contento ―la palabra felicidad siempre me ha parecido demasiado grande, y acaso ser feliz no sea más que estar contento muchas veces― para el actor tiene más que ver con las cosas pequeñas que con subir las escaleras para recoger una estatuilla en la ceremonia de los Oscar. Habrá quien diga en la reflexión había algo de impostura, pero yo me lo creo. He dicho muchas veces que una de las cosas que más disfruto en la vida es un rincón tranquilo donde poder leer y escribir. Esta tarde, después de una comida sabrosa en familia y un par de copas de vino, me siento en mi estudio, en silencio, estiro las piernas, las acomodo sobre el viejo escabel, me pongo las gafas, cojo el lápiz de subrayar y abro un libro mientras la tarde muere al otro lado de la ventana. Unas cuantas páginas después empiezan a caer los párpados. Sin darme cuenta he cerrado la novela, un dedo entre las páginas como improvisado punto de lectura. Los personajes y la trama seguirán estando ahí luego. Sólo son unos minutos.
Cuando abro a los ojos sigue siendo de día. El invierno no tardará en llegar. Eso me gusta mucho. Respiro hondo, como si me desperezara. Sigo leyendo.
Efectivamente, el nirvana.







© Andrés Pérez Domínguez, noviembre de 2013

Comentarios

  1. Pocos placeres comparables al de un buen rato de lectura tranquila, sin interrupciones o al de sacar un ratito para escribir. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Esos ratitos tan intensos....Una conversacion antes de dormir, una cabezadita despues de una buena sobremesa, unad miradas en silencio...Esto tiene que ver con la Felicidad más sana. Besos

    ResponderEliminar
  3. Esas pequeñas cosas a las que, día a día no valoras, pero en las tardes tristes añoras.....

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo contigo, Andrés. Yo le llamo "el placer de las pequeñas cosas"
    Por cierto, acabo de descubrir tu blog y me tienes enganchada :-)
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María Molina. Aquí tienes tu casa. Un saludo,

      Eliminar
  5. Totalmente de acuerdo contigo, Andrés. Yo le llamo "el placer de las pequeñas cosas"
    Por cierto, acabo de descubrir tu blog y me tienes enganchada :-)
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María Molina. Aquí tienes tu casa. Un saludo,

      Eliminar
  6. Hola!
    Tengo una curiosidad, eso de subrayar...es ¿ a cualquier tipo de libro?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquier cosa que me interese en cualquier tipo de libro... ;-)

      Eliminar
    2. Si, claro. Es lógico. Cada uno marca y remarca lo que quiere.
      Yo suelo subrayar cierto tipo de libros, pero no me imagino haciéndolo en una novela. De ahí la curiosidad.
      Gracias por contestar , ya que, era una gran pavada :)
      Un saludo

      Eliminar
  7. Mi nirvana es una mezcla del de Tom Hanks y el tuyo: A eso de las diez y media, en completo silencio, meterse en la cama, la almohada colocada no entre las piernas, sino detrás de la cabeza y abrir un buen libro. Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

El payaso Trump