Las putas y los supermercados

Cristóbal, yo hasta ahora sólo lo había visto en algún documental de estos dramáticos que ponen en la tele ahora que por fin todos los políticos parecen haberse puesto de acuerdo en una cosa: no es que haya crisis, sino que, como esto siga así, nos vamos a ir todos, literalmente, al carajo.
En la tele había visto a gente de lo más normal, quiero decir gente bien vestida y que no tiene aspecto de estar pidiendo por la calle, rebuscando en los contenedores de basura de las puertas de los supermercados. Si ya me dejó sentado de culo verlo en la pantalla imagínate lo que es estar paseando por una calle del centro de Sevilla, a medianoche, y encontrarte a un hombre mayor, con pinta de jubilado, bien vestido, con las manos protegidas por unos guantes y revolviendo en el contenedor de basura que está en la puerta de una frutería. Yo no sé a ti, querido amigo, pero a mí ciertas cosas me dejan las piernas temblando. La línea que separa el bienestar de la pobreza es tan frágil que me dan escalofríos sólo de pensarlo. Te lo juro. Y la crisis, por mucho que nos cuenten, no se va a resolver de un día para otro. Eso sólo son capaces de decirlo quienes van todo el día trajeados y su chófer los lleva a trabajar en coche oficial. No sería mala idea que esta gente se diera una vuelta una noche por los contenedores de basura donde la gente busca comida. No sé qué dirían, querido amigo: los políticos tienen respuesta para todo, tienen una imaginación que a veces no sé cómo muchos de ellos no acaban convirtiéndose en escritores. Lo mismo al final nos cuentan que es que hay gente a la que le gusta hurgar en la basura porque son unos rácanos y no quieren gastarse el dinero en el supermercado. Pero bueno, también hay muchos lumbreras que piensan que las putas son putas porque son unas viciosas.
© Andrés Pérez Domínguez, diciembre de 2008

Comentarios

  1. Con eso de que pueda pasar que alguna vez, cualquiera de nosotros, viva en la calle sucede igual que con la locura: nadie está a salvo. Yo creo que pensar lo contrario es equivocarse.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Y la cosa cada vez pinta peor, Juanma. Cada vez peor. No soy nada optimista con el futuro, la verdad. Por muchas milongas que los políticos quieran contarnos.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  3. Tendrían que decir algo para no decir que les importa un carajo, porque no es su realidad.
    Muy buen artículo amigo, felicidades.
    Antonia J Corrales

    ResponderEliminar
  4. No está mal el artículo, pero no me gustan las palabras que buscan llamar la atención (putas, etc). Suelo escucharle en la radio y en mi opinión usted no necesita utilizar esos recursos que me parece, insisto por ello, en llamar la atención. Pero le felicito por su trabajo

    ResponderEliminar
  5. Con esta crisis vamos a terminar todos convirtiéndonos en putas que buscan basura en los contenedores.
    Un saludo
    Jesús

    ResponderEliminar
  6. Antonia: espero que a alguno les importe, por que si no, apaga y vámonos. Pero también es cierto que otros hacen como que les importa. Gracias por el comentario, Antonia.
    Un beso

    Anónimo: sinceramente no sé si alaba lo que escribo o me enmienda la plana. En su derecho está de ambas cosas, desde luego. Pero no busco llamar la atención, aunque usted no se lo crea. Los artículos los escribo como los siento.

    Jesús: se muestra usted apocalíptico, pero por desgracia no va nada desencaminado, me temo

    ResponderEliminar
  7. De nada Andrés, amigo.
    Una cosilla en referencia a lo de "putas" :a las cosas hay que llamarlas por su nombre, para eso tenemos un idioma riquísimo. El problema no está en el concepto escrito, sino en la interpretación que cada uno le da. En tu artículo está súper bien "colocado". El tema va por otros lares muy diferentes al comentario que te hace el anónimo, así lo entiendo yo.
    Un buen taco en su momento es como un buen chupito después de una gran comida :), evidentemente no todos los chupitos sientan igual ni todas las comidas son buenas,como tampoco todos comemos lo mismo :) Para gustos los colores y para literatura la variedad lingüística. Si hubieses puesto meretriz habría quedado de pena, ¿ o no? Sí, creo que sí.
    Saludos,
    Antonia J Corrales

    ResponderEliminar
  8. ¡¡Que no digais más palabrotas!! ¡¡¡Coño!!!

    (me ha gustado lo del taco y el chupito)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Al parecer no me explico muy bien: determinadas palabras (estas y otras que suele usar Pérez Domínguez en sus separatas en punto Radio)no siempre son necesarias. Y en la escritura, lo que no es necesario acaba estorbando. En mi opinión, y de escritura sé algo, Andrés no necesita estos recursos porque creo que no lo hace mal. Solo puedo opinar de su trabajo en la radio porque no he leído ninguno de sus libros, y ya he visto que le suelen hacer buenas críticas. Pero no soy muy fan de las novelas de espionaje. Pero en cuanto a la radio, sigo pensando que es una forma de llamar la atención o de crear polémica, y esto no es lo más "sano" para alguien de quien se opina que es un buen escritor. O quizá no es tan bueno como la gente dice, y seguramente el piensa también...
    Un saludo a todos, y en especial al autor de este blog.

    ResponderEliminar
  10. En primer lugar quiero pedir disculpas por mi comentario anterior si ha molestado (es comentario mío abusando de este espacio, pero Andrés ha respondido con educación). Insisto, pido disculpas si ha molestado y no tengo ningún reparo en retirarlo.
    En segundo lugar: yo creo que todas la palabras que se usan en un espacio tan corto como "La separata" son necesarias, ninguna estorba y ninguna es utilizada como recurso fácil o llamativo. Así lo ha dicho el escritor y así lo creo. Es mi opinión, que respeta cualquier otra por encima de todo.
    En tercer lugar: Andrés (vuelvo a decir, será la última vez: en mi opinión) es un ecritor excepcional. Yo me he emocionado y he disfrutado con la lectura de su novela "El síndrome de Mowgli" (y los Reyes Magos me traerán "La clave Pinner" y "El factor Einstein"). Yo le aseguro a Anónimo que no son novelas de espionaje ni de boxeo. Describen sentimientos humanos y están escritas de un modo que, al menos para mí, me parece prodigioso. Sugiero, sin duda, su lectura.

    Y ya me callo, un abrazo a todos y disculpa, Andrés, por este abuso.

    ResponderEliminar
  11. Antonia: es verdad, a las cosas hay que llamarlas por su nombre. Los eufemismos, como siempre digo, casi siempre me parecen más ofensivos que las palabras a las que suplantan, con torpeza,casi siempre. Y el problema, como dices, no es sólo la interpretación, sino también la intención. Podría haber titulado el artículo, "Los cubos de reciclaje y las meretrices", pero me parecía una gilipollez, con todas las letras.
    Un beso,

    Querido Juanma: en este blog puedes decir lo que quieras y cuanto quieras. Nunca he censurado un comentario, y a alguien le molesta lo que digo yo por aquí o lo que dice quienes se pasan o dejan un comentario, es, sencillamente, su problema. Conque ya sabes: aquí tienes tu casa para decir lo que te dé la gana.
    Y muchas gracias por la amabilidad que muestras hacia mi trabajo. Que los Reyes te vayan a traer La clave Pinner y El factor Einstein me alegra mucho. Espero que los disfrutes, y si no, aquí tienes toda la libertad para decirlo públicamente, que también serán bienvenidos esos comentarios. Cuando quieras te los dedicaré con mucho gusto.
    Un abrazo,

    Amigo anónimo: no sé quién es usted, pero a lo mejor nos conocemos y todo. Yo escribo como escribo, y si usted entiende de esto, como dice, sabrá que a uno le salen las cosas así y no hay que darle muchas más vueltas. ¿Que no le gusta lo que hago? Bueno, nunca he pretendido gustar a todo el mundo. De hecho, cuando me siento a escribir ni siquiera pienso que le vaya a gustar a nadie. Pienso en mí como lector, y eso ya me exige mucho, no crea, porque muchos de los libros que empiezo apenas me duran un rato en las manos. Si hay gente que, como usted dice, opina que soy un buen escritor, pues no voy a negar que me alegra saberlo, pero procuro no darle importancia y seguir trabajando como siempre, procurando ser honesto y esforzándome en dar lo mejor de mí mismo. Pero tenga una cosa segura: cualquiera que me conozca jamás me habrá escuchado decir que soy bueno, es más, es algo que ni siquiera pienso o me planteo. Un escritor que se pone a divagar sobre las bondades de su obra tiene todas las papeletas de convertirse en un gilipollas. Ya ve, estas palabras me salen de una forma natural. Son los demás los que deben hablar de ti. Cuando coincido con algún colega enfermo de "yoísmo" (ya sabe, yo, yo, yo) enseguida me da dolor de cabeza.
    Un saludo,

    ResponderEliminar
  12. buenas tardes! vaya, parece que he llegado tarde a la discusión y me apena mucho, pues a pesar de que Andrés ya ha contestado con su galantería y caballerosidad habitual, a mí me gustaría tan solo añadir a este bloguero (o como se diga castellanizado)anónimo que conozco a Andrés posiblemente mejor y desde mucho más tiempo atrás que la inmensa mayoría de las personas de este planeta literario, no me vanaglorio de ello, pero sí es un placer del cual disfruto muy a menudo, sin duda alguna. Por esta razón, puedo no solo corroborar lo que tímidamente te confiesa Andrés, sino que te puedo decir que se queda muy, pero que muy corto describiendo lo que a él le importa el éxito comercial u otros intereses superficiales. Este escritor tardó mucho en llegar a entender que podía atreverse a enviar una novela a un editor porque el simple hecho de que fuera conocido en su pueblo por algo más que por desayunar en el mismo sitio todas las mañanas era mucho para él. He intentado "esconder" su vocación que posteriormente se ha hecho profesión durante más de 10 años, simplemente compartiendo con amigos y familiares de un círculo muy cerrado sus relatos al principio, sus novelas cortas después, y su primera novela finalmente. Hasta entonces, su vecino, sus compañeros de años de la escuela de karate (o kárate) o su camarero que le servía amistosamente el café cada mañana no tenían ni idea de que ese vendedor de puertas podría llegar a escribir su nombre poniendo todos los acentos correctamente (casualmente tiene tres.
    con esto quiero expresar que su intención de llegar a publicar libros y ser "conocido" se lo ha exigido el guión si es que quería publicar algo, si por él fuera, puedo poner la mano en el fuego que hubiera dejado que, como un "apestado" perseguido por la ley en los realities tan de moda en la televisión, aparecieran con la voz distorsionada y el plano desenfocado para que nadie pudiera saber quién era, ni su madre! que por cierto es una Santa!

    Bueno, perdonen mi perodata pero Andrés, es un tipo muy distinto al resto de los mortales, y quiero que se entienda hasta qué punto. Lo he dicho muchas veces, pero este hombre me parece más un caballero andante que una persona normal.

    Os juro, que si supiera escribir, y si duro más que Andrés, que lo dudo pues se conserva en muy buenas condiciones, escribiré un libro con anécdotas y situaciones que poca gente se creerá. Pero claro, tiene que ser cuando él ya no esté en este mundo, porque si no dejaría de ser su amigo, no porque no me lo perdone, sino porque no me perdonaría en la vida faltarle al respeto a Don Quijote personalizado.

    otra cosa, si Andrés escribe "puta", es porque es un chico normal y corriente que habla y escribe como siente (él ya lo ha comentado) y no como le gustaría a todos que se expresara, y esto lo hace más grande.

    un saludo a todos
    Patricio

    ResponderEliminar
  13. Bueno, Patricio: sin palabras me dejas, como siempre. Y, también, como siempre, la amistad y el cariño te vuelven un poco exagerado. Pero me emociona igualmente y la verdad es que no me queda mucho más que decir, salvo que, como dices, a mí todo lo que rodea al acto de escribir (salir en los medios, promoción, etc) me da bastante igual, pero también sé que es necesario, y una vez que se rompió el anonimato, como dices, ya eso no se puede parar. En cualquier caso, querido amigo, la fama de un escritor, por muy conocido que sea, es muy, muy pequeñita. Y eso tiene la ventaja de que puedes ir muy tranquilo por la calle y seguir siendo anónimo, o casi.
    Un abrazo grande y a ver si este fin de semana puedo pasarme por tu tierra, que ya va, de nuevo, tocando.

    ResponderEliminar
  14. Debe ser muy duro para Andrés Pérez Domínguez publicar libros, salir en los periódicos, hablar por la radio, salir en televisión...
    Que pena me da, pobre, que tenga una vida tan dura y que tengan que defenderlo sus amiguetes.

    ResponderEliminar
  15. Bueno, bueno, bueno, Andres, amigo, la que has liado con lo de putas. Ni que se hubiera vuelto a repetir la salida de senos, con perdón por no decir tetas, de la Sabrina. Esto parece regreso al pasado.
    Que digo yo, que tendrás que invitar a Patricio por lo menos, por lo menos... a una cenita, o tenerle en cuenta para cuando decidas escribir tu biografía en cartoné y con una tiradita de 500.000.
    En serio Patricio, un punto lo tuyo, enhorabuena!!! Me he reído un puñado.
    Si Camilo José Cela levantara la cabeza..., con lo que le gustaba llamar a él la atención, entre otras cosas que no gusto recordar, como le sucedió a mi amado Cervantes, le daría un "pa allá", y soltaría un putas que no se lo santaría ni un galgo. Al nobel esa palabra le gustaba un puñado. Recuerdo un artículo de él buenísimo que la recogía varias veces, es más, era la protagonista del mismo.
    Señor anónimo, no se nos enfade, que no es para tanto. Su comentario tampoco es ofensivo. Sí lo es el segundo, y no ha lugar, creo. Ya sabe como somos los escritores, no hay quien nos aguante, excéntricos por naturaleza, caprichosos como ella, pero sobre todo muy anarquistas. Puntualizo, los escritores de verdad somos muy anarquistas y la anarquía suele odiar la censura, sea ésta cual sea, y por ende lleva implícita la llamada de atención. ¿Sabe usted por qué? Porque se sale de la norma, de lo preconcebido, y eso llama la atención por sí solo, así son las cosas de simples.
    Un saludo para todos.
    Me lo he pasado en grande.
    Antonia J Corrales

    ResponderEliminar
  16. Ay!!!! ay!!!! Ovidé mi despedida favorita:
    Brindemos por la caída del régimen!!
    Y: Un dos tres...catorceeee!!!!!
    Antonia J Corrales

    ResponderEliminar
  17. Estimado anónimo: entiendo que a usted no le molestan las palabrotas, sino que lo que le molesta es que, según usted, yo quiera llamar la atención con ellas. Ya le explicado más arriba todo esto, y no tiene sentido repetirse.
    Respecto a mis amigos (nunca me gustó la palabra amiguete), estoy muy orgulloso de tenerlos, qué quiere que le diga: siempre he tenido la suerte de hacerme amigo enseguida de la buena gente. Y puedo defenderme yo solo, no crea, pero esto no es una batalla, es sólo la respuesta a una salida de tono, nada más.
    No le de pena de mí. La compasión es uno de los sentimientos que siempre he evitado despertar en los demás.
    Publicar libros, salir en la tele, radio, etc, como usted dice, no es más que el resultado de muchos años de trabajo, y de muchas carambolas de la vida. Pero eso, usted, que dice saber de escritura, seguro que sabe a lo que me refiero. ¿Que quiere tocar los cojones? Vale, pues me alegro. Pero voy a seguir haciendo lo mismo, o sea, lo que me dé la gana, o lo que me salga de los cojones, para que no haya duda. Como diría mi amigo Rafael Montalbán, y muchos de los que se pasan por aquí también lo conocen, llega un momento en la vida en que tienes que aceptarte como eres, les guste o no les guste a los demás.
    En cualquier caso, siempre que quiera usted pasarse por aquí, como anónimo, disfrazado o con su nombre verdadero (esto último lo dudo, permítame) será usted bienvenido. Espero.
    Un saludo,

    Antonia, ya ves: es lo que tiene esto de los blogs. Pero yo creo que este anónimo no lo hace por las palabrotas, que estoy seguro que eso le da igual. Es una gilipollez, una excusa para meterse conmigo. Son gajes del oficio, querida amiga. Debe de ser alguien que me conoce y que quiere incordiar un poco. Lo mismo hasta es buena gente. Un beso,

    ResponderEliminar
  18. Bueno, he esperado que Andrés respondiera para hacerlo yo también (y menos mal, porque iba a reventar).
    Lo hago porque me siento aludido con lo de "amiguete". No, no soy amiguete, ni de Andrés ni de nadie. En verdad, si nos ponemos pulcros, tampoco soy su amigo. Si ambos elaboráramos una lista de amistades (cosa triste, por cierto), dudo que yo estuviera en la suya y él en la mía. Andrés y yo hemos coincidido un par de veces, durante unos minutos, en un espacio que amamos y compartimos. Nada más. En esa lista hipotética de ambos hay muchas personas, por delante suya y por delante de mí, con las que compartir penas y alegrías.
    Dicho lo cual, las personas se huelen. ¿Podríamos Andrés y yo llegar a tener una amistad tal que mereciera ese nombre? No tengo la menor duda de la respuesta: SÍ. Pero ni es mi prioridad ni, seguro, tampoco la suya. Es el desarrollo natural de la vida quien se encarga, o no, de esas cuestiones.
    Yo he pedido disculpas por mi comentario "¡¡No digais más palabrotas!! ¡¡Coño!!". Pienso, envuelto en mi narcisismo, que ese comentario guasón desató la polémica. Todos los demás comentarios míos, y de mis "amiguetes", han sido escritos con un respeto tal que no merecen ninguna salida de tono como la que se ha dado.
    Para finalizar, sólo insistir en lo único que me importa de todo esto: Andrés Pérez Domínguez es un escritor excepcional. Y, en fin, uno tiene la manía de admirar a las personas que escriben bien. O bueno, a las que lo hacen según a mí me gusta la litaratura.

    Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  19. Fe de erratas: la "litaratura" o "literatura", casi me da igual...como aquello de las "nivolas".

    Ea, que me callo de nuevo. ¿Será la última vez que lo haga?

    ResponderEliminar
  20. Dejando aparte la polémica de "amigos" o "amiguetes" hay algo que está fuera de cualquier duda, lo de que Pérez Domínguez es un escritor "excepcional". En SEvilla hay al menos media docena de escritores/as que merecen dicho apelativo antes que él, pero quizás no tienen el apoyo de los medios y de las editoriales con las que publica Andrés (todo hay que decirlo). Y que conste que por lo que escribe en este blog y habla en la radio se puede deducir que es un escritor con algunas virtudes. Y si ampliamos al resto de la comunidad andaluza el número de escritores que le darían sopas con ondas subiría espectacularmente. Para mí es el típico periodista que se mete a novelista con más o menos fortuna.
    ¿Excepcional? Hummmmmm. Un poquito exagerado

    ResponderEliminar
  21. Para mí (comienzo de nuevo apoyándome en las mayúsculas, para que no haya dudas).
    PARA MÍ, Andrés es un escritor excepcional. Las opiniones son como los culos, cada uno tiene las suyas y el suyo. Mi respeto hacia la de los demás es profundo. Respeto que también alcanza a cualquier trasero que no sea el mío propio. Es por eso que si usted, anónimo, dice "para mí es el típico periodista que se mete a novelista con más o menos fortuna", yo no tengo nada que decir. Bueno, sí, creo que Andrés no es periodista. Aunque no estoy seguro.
    Por otra parte, hace años que dejé de opinar sobre la forma de novelar de escritores de quienes no he leído novela alguna.
    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  22. Andrés, llego a este blog desde el de El síndrome de Mowgli, y descubro lo que todo el mundo sabe, que la envidia es muy, muy, muy malaaaaaaaaaaa. Y aparte de mala, anónima.
    Me ha encantado tu última novela. Diferente a "La Clave Pinner" y "El Factor Einstein", pero excepcional, coincido con Juanma,al que le digo que las otras dos también le van a gustar mucho.
    Tienes aqui a un lector incondicional.
    Salud,
    Ricardo

    ResponderEliminar
  23. Señoras, señores, caballeros andantes y algún que otro energúmeno:

    qué me gusta que me tiren de la lengua, oiga! y nuestro escritor favorito sabe cuánto me encanta.

    Mire Usted, señor Anónimo, todos sabemos que estos comentarios no va a llegar a más que a unos cuantos amantes de los artículos que Andrés publica en la radio y de algunos seguidores de sus libros, pero teniendo en cuenta que le respondo con respeto (porque así me lo exigen mis principios) con el mismo respeto le pido que se informe bien antes de emitir este tipo de comentarios pues está claro que lo que dice Andrés tiene toda la razón, que su misión no es más que intentar joder por envidia, o porque como pasa mucho, que le jode el simple hecho de que algún vecino nuestro sea más que nosotros, y esto es suficiente para lanzar mierda al vecino todo lo que podamos. Y creo que todos estamos de acuerdo en que Ud. conoce a Andrés bastante, no me cabe duda, si no no atacaría a las primeras de cambio reconociendo que ni siquiera ha leído un libro suyo.

    Por desgracia Andrés ha recibido muchísimos más premios en el norte de España que en Andalucía, aparte de la falta de apoyo que hay en esta comunidad a la cultura, por no decir que en Sevilla aún no ha ganado nada, o al menos (ahí está él para corroborarlo) eso creo. Hasta los periódicos norteños se deshacen en elogios con artículos a página completa mientras en Andalucía es un par de párrafos esquinados, una pena de verdad, y es que los andaluces somos muy simpáticos y hospitalarios pero nos mata la envidia.

    Y no me venga ahora con que Ud escribe desde Venezuela, porque eso no se lo cree ni Hugo Cháves, es más: Andrés, si quieres puedo decirte la IP del ordenador que te ha enviado ese mensaje, y te puedo decir desde qué servidor envía el mensaje e investigando un poco podríamos desenmascarar al anónimo cobarde, pues quien tira piedras y se esconde no tiene otro nombre...

    y le digo que se informe porque, primero: ni Andrés es periodista, ni le interesa serlo: su labor es colaborador de la radio, porque tiene amigos (o conocidos, vale!) que sí son periodistas y que han disfrutado de su verbo fácil y distendido, y por ello le han pedido que colabore dando su opinión en diversos medios. Pero aunque me estoy metiendo demasiado en dar detalles, te diré que en todos los años que lleva escribiendo artículos y haciendo entrevistas literarias en la radio, no ha cobrado ni un duro, ni siquiera le han pagado la el transporte de 50 km diarios por su trabajo, y estamos hablando de muchos años, creo que son 6, y eso es mucho.

    Él lo hace, primero porque le gusta la literatura y comentar sobre ella, y segundo porque sabe que puede aportar de esta manera un poco de cordura a este loco y desmadrado mundo, publicando artículos de opinión general como el que nos une, desgraciadamente, porque con una persona como Ud. no deseo juntarme ni en misa, y que Dios, si existe -que hasta ahora no me lo ha hecho saber- que me perdone.

    A Ud le fastidia estos mensajes de las personas que lo alabamos porque nos encanta cómo escribe y cómo es él (los que lo conocemos, y animo a Antonia y Juanma que son los más activos en este blog, que hagan esfuerzos por cruzarse con Andrés porque no tiene desperdicio...), pues Ud. no tiene ni idea de cómo molestar a Andrés, y no se dá cuenta que a un tipo tan intachable y cuidadoso con sus comentarios como Andrés, es difícil joderlo, simplemente porque tiene tan claras las cosas que intentar molestarlo es de tontos.

    Por ello le pido enérgicamente que se lea un libro de Andrés, el que sea, pero como no querrá gastarse dinero en él, me ofrezco a dejárselo yo, no crea, hablo en serio, con tal de que tome una opinión real y sincera de su obra soy capaz de regalárselo, Ah!, se me olvidaba que es un anónimo y me pedirá que deje el libro en alguna papelera acordada como si de un soborno se tratara...

    Pero tiene razón al decir una sola cosa: que sus amigos le defienden, y sólo porque sabemos perfectamente cómo es, y lo buen amigo y fiel que es con los suyos y en lo suyo, cosa que estoy seguro que pocos dirán de Ud.

    Que pase un buen día, (sólo el de hoy) no se vaya a creer que le deseo tanto bien.

    Mi nombre es Patricio González, y cuando quiera le reto a muerte al amanecer, eso sí, el arma no puede ser otra que la dialéctica. Quien pierda quedará mudo de decir idioteces, y paro ya que ya estoy empezando a decirlas yo, jaja.

    Un saludo a todos

    ResponderEliminar
  24. Bueno, bueno. Que haya paz.

    Antonia, Juanma Patricio: muchas gracias por todo.

    Juanma, por aquí puedes decir cuanto quieras y como quieras, sin protocolos. Y a todos los demás, mencionados o o, pues lo mismo.

    Patricio, un placer, como siempre, que te pases por aquí. Una cosa: en Punto Radio sí me pagan desde el primer día. Lo digo sólo porque sé que por este blog se pasan compañeros de la radio y no quiero que malinterpreten el comentario. No hace falta lo del IP o como se llame eso del anónimo. Me da lo mismo, incluso me divierte. Y te aseguro que me resbalan los comentarios negativos. Éste del anónimo, de verdad que ni siquiera lo considero ofensivo

    Ricardo, un placer. Y te alabo el gusto (de disfrutar con mis libros, quiero decir)

    Anónimo: vamos a ver, yo no soy periodista, pero si lo fuera tampoco me haría mejor o peor escritor. No tiene nada que ver ser periodista para ser buen escritor, de hecho, no sabría decirte qué es necesario para ser un buen escritor. Pero como tú entiendes de esto tal vez puedas decírmelo.
    ¿Media docena de escritores mejores que me darían sopa con ondas? ¿Sólo media docena? Seguro que son muchos más.
    Lo de los medios y las editoriales es más jodido. Cuando yo empecé no me conocía nadie, pero ni siquiera mis amigos sabía que escribía, así que fíjese usted.
    Lo mejor, con comentarios como los suyos, es reírse, a carcajadas. Si sigue usted escribiendo por aquí le aseguro que terminará alegrándome el día. Está claro que me conoce, incluso que a lo mejor hemos hablado alguna vez. Pero si quiere seguir firmando como anónimo, pues vale, no hay problema.
    Y, por último, que me tengo que ir a comer: mañana dejaré aquí la separata del viernes en la radio, en la que hablo de los asesores de Obama que ha contratado el ayuntamiento de Sevilla, así que esta entrada quedará ya obsoleta, o vieja, vaya. Pero vieja de los cojones, ya sabe.

    ResponderEliminar
  25. Yo sí soy amiga de Andrés y me gusta serlo, además es un pivón, como dicen mis niñas, jejeje
    Pero ahora mismo estoy hecha un lío, verán ustedes, yo creía que la base de esta polémica era el tema de los tacos, del taco putas, y veo que no. De decir que a Andrés no le hace falta utilizar ese léxico porque se desenvuelve muy bien en la radio, el señor anónimo ha pasado a decir poco menos que Andrés no sirve para nada de lo que hace... qué leches es esto!!!! Coherencia, se le ha olvidado lo que es la coherencia, señor anónimo? Según el diccionario de la Real Academia de la lengua:
    Actitud lógica y consecuente con una posición anterior.
    ejem,ejem, ejem.
    Dados los hechos expuestos, o a tenor de ellos, digo, manifiesto que: Andrés tiene razón, usted entró aquí a PUTEAR un ratito y..., eso, no se hace, eso... eso es caca, nene malo.

    Oye Juanma, que tú no ofendiste a "naiede"
    Besos para todos y para Andrés un ramo de flores virtual por estar por encima de estas cosas, sí señor!! Ah!!! y porque es muy guapo,jejeje
    Antonia J Corrales

    ResponderEliminar
  26. Antonia, muchas gracias por todo, aunque me hayas ruborizado virtualmente...
    Un beso,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

El payaso Trump