Vacaciones


Creo que por fin estoy de vacaciones. No puedo afirmarlo con rotundidad porque en mi oficio nunca encuentro una frontera clara entre el trabajo y el ocio. Resulta raro también cuando trabajas en casa y llegan las vacaciones. Con el tiempo me he dado cuenta de que lo mejor es poner tierra de por medio o intentar hacer cosas diferentes. Quiero irme lejos, pero aún no lo tengo claro. Mientras tanto, voy y vengo a la playa estos días tan largos que parece que el calor durará para siempre, como si el verano fuera eterno y no un fogonazo que se acabará enseguida y empezaremos a echar de menos el olor del campo cuando se pone el sol o la brisa suave que por fortuna sopla muchas veces desde el Atlántico. Me acerco a la playa a ver a la familia, a algunos amigos, sin mirar el reloj. Mi madre me prepara una buena cena y aunque siempre le digo que no, cada vez que voy me ofrece una cama para quedarme a dormir. Mi amigo Patricio y Ana, su mujer, también me ofrecen una habitación cuando voy a verlos, pero saben que tengo la manía de dormir en mi cama o en un hotel y no en casa de nadie aunque me traten tan bien como si fuera la mía.
Pero creo que estoy de vacaciones, decía más arriba. Quizá debería ser un poco más tajante. Siempre escucho la radio en el coche. Noticias, entrevistas, cualquier programa que me distraiga. Apenas música. Nunca he sido demasiado melómano, pero esta semana ya me he descubierto conduciendo un buen rato por la noche regresando de alguna escapada y canturreando canciones al volante como si otra vez tuviera dieciocho años y me acabara de sacar el carné. Paro el coche en una cuneta y busco una carpeta repletas de cedés en la guantera. 
Mis gustos son de lo más variado, anárquicos: paso de Sting a Areta Franklin, a Solomon Burke, a Springsteen, a Sabina, a Serrat, a Fito & Fitipaldis, a Dylan, a Sam Cooke y su Wonderful world que enseguida me trae a le memoria esa deliciosa escena de Harrison Ford y Kelly McGillis en Único testigo, y la marcha aburrida por la autovía se convierte en un festival improvisado de recuerdos.


© Andrés Pérez Domínguez, agosto de 2012

Comentarios

  1. Linda fotos, estoy por crear un blog de mis vacaciones de las fotos que he sacado del Hotel en Peñiscola donde estuve hospedada que fue maravilloso

    ResponderEliminar
  2. ¿Podemos deducir que vas a pasar tus vacacione solo? Cuesta creérselo... Déjate querer un poquito, hombre....

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

François Cluzet