Los drones mensajeros


Parece que dentro de pocos años el gigante Amazon va llevar los pedidos a sus clientes en aviones teledirigidos, y ya hemos visto en la tele esos artefactos voladores con hélices y un paquete en la panza que se posan silenciosamente en los jardines de las casas americanas, los dejan en el césped y luego levantan el vuelo para regresar al almacén. Presumo que esto sólo vale para casas con jardín, con lo que el progreso y sus ventajas, aunque no queramos, tiene mucho que ver con las clases sociales. No sé si cada vez nos pareceremos más a Blade Runner o a la para mí aún mejor, mal que a algunos amigos cinéfilos les pese, Minority report, y aunque seguro que entregar paquetes en avioncitos con mando a distancia tiene sus ventajas y resulta la mar de molón, a mí me mosquea un poco pensar que estos trastos sobrevuelen el cielo algún día, que se les pueda caer un paquete y aplastar la cabeza de cualquiera que pasee por la calle, o estropearse durante el vuelo y estrellarse contra el parabrisas de tu coche mientras estás en un atasco. Por muy moderno que se le pueda antojar a muchos a mí no me gusta imaginar el cielo lleno de estos moscardones metálicos transportando paquetes de un lugar a otro, recoger quizá la pizza con recelo mientras miras el aparatejo zumbando a la altura de tu cara, pensando si lleva una cámara instalada y alguien te está mirando desde una habitación sin saber con qué intenciones, riéndose de tu cara de angustia porque has visto muchas películas y has leído muchos libros para no acojonarte cuando un robot aéreo se te planta delante de la nariz, maldiciendo porque te gustaría que volvieran esos mensajeros de toda la vida, esos a los que firmabas el albarán y cuando no estabas te dejaban el paquete en casa del vecino.
Un antiguo, sí. 
Eso es lo que soy.



© Andrés Pérez Domínguez, diciembre de 2013


Comentarios

  1. Eso mismo pense yo cuando lo vi por la tele , eso más bien será para esas casitas de América que salen en la tele,pués aqui en Barcelona si no es en alguna zona alta lo tenemos un poco mal para que nos llegue a los pisos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, en los pisos creo que va a ser muy complicado. Aunque miedo da imaginar a un dron mirándote desde la terraza... Un abrazo,

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

El payaso Trump