Aprovechar el día

No dejo de leer que los blogs están de capa caída, y tal vez sea verdad porque los lectores están acostumbrados (malacostumbrados, vaya) a textos rápidos, a pasar de uno a otro a golpe de click, a no detenerse el tiempo necesario porque enseguida se aburren y pasan a otra cosa. La vida misma, quizá. Pero me preocupa entrar en el mío y darme cuenta de que hace un par de semanas que no escribo nada. Aunque dar explicaciones por no asomarse por la propia bitácora resulta absurdo, pero sobre todo pretencioso, ya que al hacerlo uno supone que habrá alguien esperando enfadado al otro lado porque no has escrito nada cuando lo lógico es que tu blog y lo que escribes no sea más que una gota de agua perdida en el océano. Ni siquiera eso. En fin. Por si le interesa a alguien: ando arremangado con una nueva novela y me gustaría que los días tuvieran más horas. Ahora miro por la ventana de mi despacho y amanece. El de ayer ha sido un día extraño, complicado. Llevo toda la semana resfriado y no he parado. A las once caigo rendido en el sofá, tiritando y con fiebre, y me despierto de madrugada, aturdido pero también recuperado. Los insomnes sabemos que es inútil buscar el sueño cuando se ha escapado o volver a dormir si has conseguido cerrar los ojos durante unas pocas horas, así que en lugar de peder el tiempo dando vueltas en la cama me pongo a trabajar, y cuando amanece ya he terminado unas cuantas páginas de mi nueva novela y después de escribir esta entrada voy a salir a resolver unos cuantos asuntos pendientes. Es lo bueno que tiene madrugar tanto, que cuando amanece te queda la satisfacción de haber aprovechado el día.



© Andrés Pérez Domínguez, diciembre de 2013


Comentarios

  1. Bueno.. sí que te echábamos de menos. Me alegro de que estés mejor y que vuelvas a escribir en el blog. No nos olvides.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Olaya. No te preocupes. Aún he de dar mucha guerra :-)

      Eliminar
  2. Me gusta tu blog. No conozco el insomnio!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suerte que tienes de no conocerlo. Y gracias por lo de blog...

      Eliminar
    2. A mi me encanta tu blog y siempre lo leo, así que sigue con él que a muchos nos reconforta.

      Eliminar
    3. Muchas gracias, Pakiba. No pienso dejarlo. De todo el contacto que mantengo con los lectores (redes sociales, etc), si me tuviera que quedar con sólo un canal, sería éste

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

François Cluzet