La responsabilidad de ser jurado


Si te dedicas al oficio de inventar historias, antes o después llega un momento en que te toca formar parte del jurado  de un premio literario. Yo lo he sido algunas veces, y casi nunca me he sentido cómodo. Aunque lleves muchos años escribiendo, juzgar el trabajo de otros supone una responsabilidad muy grande: por eso nunca he reseñado libros salvo cuando me lo han pedido o he sentido el compromiso irrechazable de hacerlo. No han sido más de cuatro o cinco veces, y la única condición que puse siempre fue hablar bien de los libros que comentara. Lo misma condición que puse durante las cinco temporadas que pasé en la desaparecida cadena Punto Radio recomendando libros a los oyentes. Otros colegas no piensan igual, y lo respeto, pero yo considero que si un juntaletras tiene el mal gusto de señalar públicamente los fallos de otro escritor es porque sus propios textos son obras maestras, incuestionables, el paradigma de lo que se debe hacer frente a la página en blanco. Y no creo que ése sea mi caso, desde luego.
Ser jurado tampoco resulta cómodo, decía, pero es diferente. Hace muchos años yo participé como concursante en este mismo premio cuyos textos ahora debo juzgar, y tuve la suerte de ganarlo. Todavía recuerdo la emoción cuando me llamaron para decírmelo. Alguno de estos treinta y un escritores cuyos cuentos me han llegado esta mañana recibirá dentro de unas semanas la noticia de su premio con la misma alegría. Puede que ahora mismo esté contando las horas o cruzando los dedos. Por eso valorar estos textos supone una gran responsabilidad que no hay que tomársela a la ligera. Y, qué curioso: no menos emocionante que esperar el fallo después de escribir una historia y presentarla a un concurso resulta empezar a leer con la curiosidad de saber cuál de los relatos te gustará o te sorprenderá como no pensabas, la esperanza de poder defenderlo ante los otros miembros del jurado cuando llegue el momento de fallar el premio.

© Andrés Pérez Domínguez, marzo de 2014






Comentarios

  1. Tiene que ser muy difícil ,porque no sabría cual es mejor me pasa lo mismo cuando compro un libro,( me gustan todos) una pregunta después de leerlos todos como sabes cual es el que más te gusta ?-Saludos y buenas noches

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, trato de valorar cada uno y al final vas eliminando hasta que sólo te quedan dos o tres. Y luego hay que debatir con los otros miembros del jurado. Aún queda un poco para eso.
      Un abrazo,

      Eliminar
  2. Querido Andrés, es un secreto saber qué premio es?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, hasta que no se falle no me parece buena idea decirlo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las pajas reales (o cómo escribir una felicitación navideña políticamente correcta)

La Teoría de la Relatividad

Un viejo cascarrabias